Política

Cerró una planta de biodiesel en Tres Arroyos “por culpa de las retenciones del Gobierno”

Así lo manifestaron a Letra P desde el Sindicato del Petróleo, Gas y Biocombustibles de Bahía Blanca y La Pampa, luego de que en conferencia de prensa se anuncie el cierre de Biocombustibles Tres Arroyos S.A. Es que desde el decreto anunciado en agosto pasado por el viceministro de Economía Axel Kicillof, en donde se subieron las retenciones al biodiesel, lo que hace el gobierno nacional “es pulverizar a la pequeña y mediana empresa”, aseguraron. Además, anticiparon que próximamente también cerrarán dos plantas en Daireaux y Catriló, y que los créditos anunciados por Cristina Fernández son “mentira”, porque “no existen”.

El cierre de la planta en aquella ciudad del interior bonaerense se produjo “debido a esto de las retenciones que pusieron”, porque “en el mercado interno ya no pueden competir más ni tampoco subsistir, con los costos variables que tiene la empresa”. “En este caso quedan en la calle cinco empleados”, le aseguró a este portal el Secretario Administrativo del Sindicato del Petróleo, Gas y Biocombustibles de Bahía Blanca y La Pampa, Pablo Anaya.

 

“La empresa estaba funcionando muy bien antes de estas medidas. Estaban sacando un promedio de dos camiones por semana que lo vendían a Petrobras. Pero con el aumento de las retenciones que Kicillof decretó en agosto imaginate cómo repercute en la empresa; es que si vos estabas en $5200 la tonelada, la bajaron a $4400 en el mercado interno, porque las petroleras debían pagar a las plantas productoras la tonelada del biodiesel un índice que se ponía todos los meses sobre los valores de los insumos. Eso, con los costos variables que tiene la empresa y demás, es imposible sostener la producción. O puede sostener la producción pero no la gente: tienen que cerrar”, disparó.

 

“Eso es lo que pasó con esta empresa y aparentemente se viene un cierre en Daireaux y otro en Catriló. La pequeña y la mediana empresa esto no lo puede aguantar. Imaginate que una empresa que no produce menos de 1500 toneladas tiene que cerrar; más o menos para eso tendrían que hacer una inversión de casi 2 millones de dólares, ¿y vos invertirías en algo que no tiene reglas claras? Eso es lo que está pasando hoy”, explicó Anaya, que participó del anuncio del cierre de la planta en Tres Arroyos junto al presidente de la firma Ronaldo Kuhlmann y su socio, Nicolás Ambrosius. “No hay vuelta atrás con el cierre. El momento es insostenible”, agregó.

 

Y por si fuera poco, paralelamente al panorama desalentador que detalló, comentó un episodio que protagonizaron empresarios del sector que fueron a solicitar créditos, luego de que el gobierno los promocionara: “el mismo Ronaldo Kuhlmann dice que él fue a varias entidades bancarias y no existe ningún crédito”. “Siempre la política del gobierno nacional fue darle valor agregado a la materia prima. Pero no se puede… ¿desde dónde se sustenta? Encima las líneas crediticias son una mentira, entonces ¿cómo se sostiene?”, se preguntó el sindicalista.

 

Además comentó que la idea de Biocombustibles Tres Arroyos S.A. era “crecer de a poco”, “incrementando de a poco más socios, pero esto es imposible porque nadie quiere invertir. Así que bueno, es una encrucijada que termina así, lamentablemente con el cierre. En este caso los perjudicados son los obreros, los dueños cerrando, muy preocupados por toda la inversión desde hace siete años”. “En cambio, las empresas que tienen espalda grande, por ejemplo las que están en el norte, los grandes pooles, es otra cosa. Eso sí. Ellos tienen otra salida y pueden aguantar el cimbronazo”, diferenció.

 

Por último, Anaya dijo que desde agosto a esta parte “han habido acercamientos con el gobierno nacional, pero todo quedó ahí. Lo agendan, pero no pasa de ahí. Hace quince días, un grupo de empresarios que nuclean las empresas del bio -en donde no estaba la de Tres Arroyos- se juntaron con Kicillof, y el viceministro de Economía junto a sus hombres dijeron que iban a revisar la medida, y hasta este momento no pasó nada”.

 

Así las cosas, todo parece indicar que lo que sucedió en Tres Arroyos es el inicio de una onda expansiva, según el Sindicato del Petróleo, Gas y Biocombustibles de Bahía Blanca y La Pampa. La conclusión es tajante y apunta directamente a aquella medida anunciada por Kicillof a comienzos de agosto: “con el decreto de las retenciones al biodiesel el gobierno nacional pulveriza a la pequeña y mediana empresa”.

 

Toto Caputo y Santiago Bausili  
Federico Zárate le bajó el pulgar a las designaciones a dedo en la Justicia de Faltas de Jesús María. 

También te puede interesar