Judiciales

Vecino que pedía renuncias en Cañuelas fue condenado por golpeador

Un ex empleado municipal  de Cañuelas, despedido por sus antecedentes violentos e incumplimientos laborales, es otro de los “vecinos” que apareció en varias radios y canales de TV pidiendo justicia y exigiendo la renuncia de la intendente Fassi. Se llama Carlos de la Torre, y  fue señalado en una nota de Tiempo Argentino titulada: “Estuvo preso por agredir a su ex esposa y  ahora pide justicia en Cañuelas”.

“La intendenta o mejor dicho, Gustavo Arrieta, tiene que bajar y dar la cara (?) Necesitamos respuestas. Ella no puede hacerse cargo y lo único que sabe hacer es llorar. ¡Que se vaya!” apareció gritando por TN y en Radio Mitre el mencionado vecino.

 

De La Torre prestaba servicios en el Hospital de Cañuelas.  Al asumir Gustavo Arrieta el 14 de diciembre de 2007, a pedido de la Jefa de Gabinete – Marisa Fassi – se decidió no continuarle  el contrato de prestación de servicios el 18 de diciembre de 2007.

 

Entre los motivos que fundamentaron el cese, se contabilizaban incumplimientos varios y la intranquilidad que genera que esté en contacto con la gente – mujeres en su mayoría – con su probada personalidad violenta.

 

“A partir de su despido, dicen en Cañuelas,  De la Torre participó, encabezó y movilizó todo lo que pudo en contra de Gustavo Arrieta y Marisa Fassi” comentó un empleado municipal.

 

A continuación, parte de la nota editada por Tiempo Argentino: “ “Pedimos seguridad. Pedimos que en primera medida vuelva el intendente (Gustavo) Arrieta, que se fue con Scioli y dejó a su esposa que no está en condiciones de hacerse cargo del municipio. Pedimos la renuncia del secretario de Seguridad y de las autoridades policiales, y también la remoción de por lo menos uno de los fiscales, que está sospechado de corrupción y carece de la confianza de la comunidad”, dijo con tono enérgico De la Torre a Clarín WebTv.

 

Siete años antes de su estelar aparición mediática, en 2005, De la Torre protagonizó un escándalo en la plazoleta San Martín, frente a la estación de trenes, que llegó a oídos de todo el pueblo. Por aquel entonces, el bioquímico ya no vivía en Roque Pérez, aunque seguía yendo porque era propietario de una casa de quiniela y sus dos hijos –hoy adolescentes– vivían con su madre. Los vecinos recuerdan que esa tarde a Manuelita la salvó un comerciante que iba en su camioneta y vio justo cuando De la Torre la tomaba del pelo, la zamarreaba y le estrellaba la cabeza contra el cordón de la vereda. “El hombre de la camioneta se bajó y empujó a De la Torre. Hubo un forcejeo e insultos y todo terminó ahí.

 

Le salvó la vida a la chica”, recordó ayer una fuente policial.

 

“Ahora andá a hacer la denuncia, hija de puta”, le gritó De la Torre antes de huir. Con la cabeza ensangrentada, Manuelita Elías fue a la comisaría de Roque Pérez y denunció a su ex, quien ya había dado señales violentas, como romperle el parabrisas al auto del nuevo novio de ella. De la Torre fue detenido ese mismo día.

 

En la seccional fue agredido por otros presos y tuvo que ser alojado en un calabozo para contraventores.

 

Al poco tiempo, le concedieron el arresto domiciliario.

 

Si bien en un principio intentaron acusarlo por el delito de tentativa de homicidio agravado, finalmente llegó a juicio acusado de lesiones y, según recuerdan en Roque Pérez, fue absuelto. “La justicia recién ahora está comprendiendo lo que significa la violencia de género”, dijo ayer alguien que siguió de cerca el caso.

 

El tiempo pasó y Manuelita dejó Roque Pérez. Hoy tiene 43 años y vive en Capital, lo único que la preserva de su ex es una orden de restricción judicial que nadie controla”.

 

Cristina Fernández de Kirchner.

Las Más Leídas

También te puede interesar