Política

Bahía: Breitenstein puso paños fríos a su relación con Bevilacqua

Pese a estar parados en veredas distintas, a partir de un enfrentamiento político entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y Daniel Scioli, el ministro de Producción, Cristian Breitenstein, afirmó que con el intendente de Bahía Blanca, Gustavo Bevilacqua, “somos parte de un mismo equipo” y que “él tiene absoluta libertad para trabajar con personas de su confianza y de ninguna manera puedo condicionar eso”.

A punto de cumplirse siete meses de su salida como titular del Departamento Ejecutivo bahiense, el actual ministro de Producción bonaerense, intendente electo en uso de licencia, visitó el Parque Industrial de su localidad, a fin de interiorizarse sobre su funcionamiento, conocer sus expectativas de crecimiento y analizar las posibilidades para, desde el estado provincial, establecer mecanismos para favorecer su crecimiento.

 

Aprovechando su presencia, un cronista del diario La Nueva Provincia lo consultó sobre la situación que atraviesa la provincia, las diferencias entre el Scioli y la Presidenta y sobre los conflictos de la ciudad.

 

“Somos parte de un mismo equipo. Bevilacqua es la continuidad de un proyecto”. Con estas palabras el actual ministro bonaerense entregó su cargo al actual intendente, en diciembre de 2011. Pocos podían imaginar que, siete meses después, cada uno estaría parado en una vereda distinta, a partir de un enfrentamiento político entre la presidenta y el primer mandatario bonaerense.

 

A continuación, la entrevista con el periodista local:

 

–¿Cómo están las relaciones entre usted y Bevilacqua, considerando que ambos están alineados con distintos referentes?

 

–Nuestra relación es buena y yo sigo estando a disposición de la comuna para toda colaboración que pueda prestar la provincia. Creo que el tiempo va a constituir a Gustavo (Bevilacqua) en un gran intendente.

 

–¿No advierte una diferencia entre su manera de gobernar y la de Bevilacqua?

 

–No. Yo veo una continuidad, no una ruptura importante con lo que ya veníamos haciendo. Creo que el intendente está muy comprometido en esa línea.

 

 –¿No le molesta que mucha de su gente haya dejado el gobierno?

 

–En absoluto. En realidad gran parte de mi equipo sigue trabajando con Bevilacqua. Pero él tiene absoluta libertad para trabajar con personas de su confianza y de ninguna manera puedo condicionar eso. Pero insisto: no advierto mayores cambios, más allá de algunos matices.

 

–¿Como tomó que Bevilacqua no considera prioritarias obras que para usted eran importantes, por caso el natatorio municipal o el autódromo?

 

–Mire, esas obras se relacionan con fondos de la Provincia y la Nación y no se puede negar que ha habido, en los últimos meses, un cambio de circunstancias, un nuevo escenario al que hay que adaptarse. La crisis internacional y las bases del modelo del Estado nacional están en revisión, lo cual genera mayor incertidumbre y obliga a ser mucho más prudente.

 

–¿Cómo ven desde la Provincia que el ministro Julio de Vido convoque a los intendentes para discutir la política de obras públicas?

 

–Es natural. Yo he ido, siendo intendente, a innumerables reuniones con De Vido y los resultados se manifiestan en obras. Eso no cambió con Gustavo (Bevilacqua). El propio gobernador Scioli ha sugerido que, en muchos casos, es mejor que la Nación actúe en forma directa con los municipios.

 

–Al municipio se le acaba de negar un préstamo del banco provincia por 25 millones de pesos, ¿Cree que fue por cuestiones políticas –como sugirió Bevilacqua– o técnicas, como aseguró la entidad?

 

–Se debió a un problema estrictamente técnico ya que una resolución del directorio exige transferir las cuentas sueldos de los empleados municipales al banco provincia. En ese tema el municipio bahiense realizó algunos planteos que no llegaron a buen término.

 

Fuente: La Nueva Provincia

 

garro, otro caido en la batalla cultural de milei
Alberto Weretilneck, gobernador de Río Negro. 

También te puede interesar