X
SECCIONES
29.11.2016

Celebra Sturzenegger: municipios invierten en Lebacs para no resignar recursos

Cuatro distritos bonaerenses compraron títulos del Central porque pagan 5 puntos más de tasa que lo que ofrece el Banco Provincia. Aseguran que el interés ya es un ingreso en el marco de la recesión.

La situación económica que afrontan algunos distritos del Conurbano ya empezó a generar decisiones no habituales para mantener bajo resguardo los ingresos. Es que cuatro municipios bonaerenses decidieron invertir en Lebacs (Letras que emite el Banco Central) para obtener ganancias en base a una tasa de interés que sigue siendo mayor a la que ofrece la competencia. Las Letras del BCRA son el ariete de su titular, Federico Sturzenegger, para contener la inflación y enfriar el tipo de cambio absorbiendo pesos de la plaza. A principios de este año, llegaron a pagar hasta un 38% de tasa anual, lo que entusiasmó a buena parte de los inversores nacionales y extranjeros. Pero la especulación con estos títulos hoy llegó a cuatro distritos: Merlo, Lomas de Zamora, La Matanza y Mercedes.

Lo que desde hace unos meses vienen haciendo los intendentes es arbitrar la tasa de las Lebacs con lo que ofrece el Banco Provincia en plazos fijos. La realidad es que normativamente, las comunas están obligadas por su carta orgánica y por la Ley del Bapro a tener como agente financiero al banco bonaerense. Pero con una única excepción: la de poder invertir además en un título público del Estado Nacional. Lo que no pueden hacer es poner dinero en el sector privado, más allá de que sea beneficiosa la tasa.

La Letras atrajeron a los jefes comunales porque la diferencia del interés –que alguna vez fue de 2 puntos- hoy es de 5 puntos. Según confirmaron fuentes de los municipios a Letra P, lo que se está colocando es excedente financiero. Los que hasta ahora lo hicieron son todos municipios del Frente Para la Victoria. De todos modos, hay otros dos que están ajustados en cuestiones financieras, como los PRO Lanús y Quilmes, que ya están haciendo consultas internas para entrar a ese mercado especulativo. Por razones lógicas, los distritos gobernados por Cambiemos tienen más línea directa con el Gobierno Central, lo que les da más margen de maniobra. Sin ir más lejos, al día de hoy, el 75% de los municipios de la Provincia (109 de 130) tienen pedidos de adelantos transitorios a la Gobernación de María Eugenia Vidal. Son giros aún no concretados que pueden ser utilizados para cubrir gastos corrientes.

En el caso de La Matanza, distintas fuentes aseguran que desde los años de Fernando Espinoza y Alberto Balestrini la comuna lleva adelante una política de control de gasto y mantenimiento del superávit fiscal. Lo cierto es que la avanzada de estos cuatro municipios en una medida que es llamativa dado el cuestionamiento público a la apuesta los títulos, ya generó interconsultas de casi todos los intendentes, que se ven apretados en un fin de año donde la recaudación promedio ha caído fuerte, con alzas interanuales de casi 10 puntos menos que la inflación, dependiendo el partido. Desde un intendencia del sur confiaron a este medio que se están haciendo colocaciones cortas porque el mercado aún está muy volátil. Pero confirmaron a la vez que “los intereses que se gana con Lebacs comienzan a ser una fuente de ingresos más, además de la coparticipación y otros dineros”.

Naturalmente, Provincia está monitoreando que la inversión en Lebacs no sea con fondos que Vidal haya girado a los municipios por otros conceptos, como obra pública.

Letra P no se responsabiliza por los comentarios vertidos por sus lectores. Y se reserva el derecho de bloquear y o eliminar aquellos que contengan mensajes con contenido xenófobo, racista, y o discriminatorios.

Celebra Sturzenegger: municipios invierten en Lebacs para no resignar recursos

Cuatro distritos bonaerenses compraron títulos del Central porque pagan 5 puntos más de tasa que lo que ofrece el Banco Provincia. Aseguran que el interés ya es un ingreso en el marco de la recesión.

La situación económica que afrontan algunos distritos del Conurbano ya empezó a generar decisiones no habituales para mantener bajo resguardo los ingresos. Es que cuatro municipios bonaerenses decidieron invertir en Lebacs (Letras que emite el Banco Central) para obtener ganancias en base a una tasa de interés que sigue siendo mayor a la que ofrece la competencia. Las Letras del BCRA son el ariete de su titular, Federico Sturzenegger, para contener la inflación y enfriar el tipo de cambio absorbiendo pesos de la plaza. A principios de este año, llegaron a pagar hasta un 38% de tasa anual, lo que entusiasmó a buena parte de los inversores nacionales y extranjeros. Pero la especulación con estos títulos hoy llegó a cuatro distritos: Merlo, Lomas de Zamora, La Matanza y Mercedes.

Lo que desde hace unos meses vienen haciendo los intendentes es arbitrar la tasa de las Lebacs con lo que ofrece el Banco Provincia en plazos fijos. La realidad es que normativamente, las comunas están obligadas por su carta orgánica y por la Ley del Bapro a tener como agente financiero al banco bonaerense. Pero con una única excepción: la de poder invertir además en un título público del Estado Nacional. Lo que no pueden hacer es poner dinero en el sector privado, más allá de que sea beneficiosa la tasa.

La Letras atrajeron a los jefes comunales porque la diferencia del interés –que alguna vez fue de 2 puntos- hoy es de 5 puntos. Según confirmaron fuentes de los municipios a Letra P, lo que se está colocando es excedente financiero. Los que hasta ahora lo hicieron son todos municipios del Frente Para la Victoria. De todos modos, hay otros dos que están ajustados en cuestiones financieras, como los PRO Lanús y Quilmes, que ya están haciendo consultas internas para entrar a ese mercado especulativo. Por razones lógicas, los distritos gobernados por Cambiemos tienen más línea directa con el Gobierno Central, lo que les da más margen de maniobra. Sin ir más lejos, al día de hoy, el 75% de los municipios de la Provincia (109 de 130) tienen pedidos de adelantos transitorios a la Gobernación de María Eugenia Vidal. Son giros aún no concretados que pueden ser utilizados para cubrir gastos corrientes.

En el caso de La Matanza, distintas fuentes aseguran que desde los años de Fernando Espinoza y Alberto Balestrini la comuna lleva adelante una política de control de gasto y mantenimiento del superávit fiscal. Lo cierto es que la avanzada de estos cuatro municipios en una medida que es llamativa dado el cuestionamiento público a la apuesta los títulos, ya generó interconsultas de casi todos los intendentes, que se ven apretados en un fin de año donde la recaudación promedio ha caído fuerte, con alzas interanuales de casi 10 puntos menos que la inflación, dependiendo el partido. Desde un intendencia del sur confiaron a este medio que se están haciendo colocaciones cortas porque el mercado aún está muy volátil. Pero confirmaron a la vez que “los intereses que se gana con Lebacs comienzan a ser una fuente de ingresos más, además de la coparticipación y otros dineros”.

Naturalmente, Provincia está monitoreando que la inversión en Lebacs no sea con fondos que Vidal haya girado a los municipios por otros conceptos, como obra pública.