ELECCIONES 2023

Juan Schiaretti y Martín Llaryora dividen el mapa en dos y activan una nueva fase de la campaña

Tierra adentro el candidato se mostrará como la copia fiel del gobernador. En la Capital, se desmarcará. Las claves de la estrategia y la artillería contra Juez.

Una de las verdades schiarettistas advierte que, pese a la crisis económica, Córdoba “no paró de crecer”. Cada vez que lo dice, el gobernador Juan Schiaretti repasa datos, enumera obras y, últimamente, destaca que el crecimiento poblacional experimentado en territorio mediterráneo responde a la apuesta de quienes compararon la situación del país y eligieron vivir en la provincia. “Nadie se muda a un lugar que no le da certezas de progreso”, razona. Ese anzuelo que el mandatario suele lanzar al océano político nacional es el que su candidato, Martín Llaryora, quiere usar para pescar en la pecera provincial.

Luego del acto del martes en el hotel Quórum, el llaryorismo activará una nueva fase de la campaña que dividirá la estrategia con el doble objetivo tradicional de los debates políticos electorales. Por un lado, buscará poner el acento en las virtudes propias y, por otro, buscará exponer los puntos flacos de Juntos por el Cambio (JxC), la principal fuerza opositora en la provincia.

Esa carrera tendrá fases diferenciadas. Habrá un trabajo sobre la Capital que derramará sobre el interior con la gestión como bandera. En el equipo del intendente que quiere ser gobernador confían en que el oficialismo encuentra allí una poderosa herramienta que permitirá comenzar la carrera al 25 de junio con un plus sobre sus contrincantes.

Esa es la principal razón que explica las actividades institucionales, anuncios e inauguraciones que Schiaretti y Llaryora comparten en los barrios capitalinos y que se intensificarán hasta el filo de la veda electoral. La estrategia eleva las virtudes del trabajo en conjunto entre el gobierno provincial y el municipal, por lo que también empuja las chances electorales de Daniel Passerini, el viceintendente que es el candidato del oficialismo y también se suma a las recorridas que protagonizan las dos principales referencias de peronismo mediterráneo.

Con las obras en Plaza España ya finalizadas, la agenda del intendente se guarda un puñado de cortes de cintas significativos de cara al cierre de su gestión. Este viernes se inaugurarán las obras que convirtieron a la Plaza de las Américas en un parque “totalmente sustentable”. La agenda también marca la puesta en marcha del segundo hospital, entre los cuatro que se inaugurarán antes del final de la gestión. La semana que viene, se habilitará nuevamente el Parque Las Heras, otra de las grandes apuestas de la administración cordobesista en torno a la reforma urbanística de la ciudad.

Con la posibilidad concreta de que el intendente tome una licencia para abocarse exclusivamente a la campaña durante el mes previo a la elección, Passerini tendrá la chance, también, de fortalecer su perfil de gestor. El Teatro Municipal Comedia se reinaugurará durante la gala previa al 25 de mayo y el nuevo Concejo Deliberante estará funcionando antes de que termine el año. Ambos edificios se incendiaron durante 2005. El intendente era Luis Juez, el aspirante de Juntos por el Cambio a la gobernación. Ni él ni los intendentes que lo sucedieron pudieron darle una solución al problema generado por esos accidentes. En el llaryorismo le llaman “los elefantes blancos de la oposición”.

En el plano de la discusión con sus rivales, Llaryora fortalecerá su presencia en el interior con recorridas en las que se destacarán las virtudes del Modelo de Gestión Córdoba con acento en la producción y en el desarrollo de obras que apuntalen ese perfil. En su equipo confían en que ese movimiento logrará contrarrestar la fuerte inserción que tanto Juez como Rodrigo De Loredo tienen en esa parte del territorio, sobre todo a partir de la presencia en medios nacionales.

Los cambios de la continuidad

En la proyección del equipo que acompaña a Llaryora, la defensa de las que consideran virtudes del modelo de gestión se acompañará con un discurso concentrado en las problemáticas que centralizan el debate político cotidiano. En esa línea se juega una de las partes de la propuesta en la que el llaryorismo pone en juego el concepto de “cambio generacional”.

“Nosotros reconocemos que los problemas existen y tenemos propuestas para solucionarlos. No son recetas vacías, porque parten de la base de lo que Martín ya hizo en San Francisco y en Córdoba”, dicen y apuntan a la vereda opositora: “Cuando la gente quiere votar a alguien para que hable, lo votan a Juez para el Congreso; pero cuando se necesita a alguien para gestionar, nos elegirán a nosotros. La única vez que Juez gestionó fue en la Capital e hizo un desastre”.

El senador que quiere desbancar al peronismo del poder mediterráneo había chicaneado al oficialismo luego del acto del martes. “Llaryora plantea soluciones como si fuera de un partido distinto al del gobernador. Que las aplique, ellos no tienen que esperar hasta el 10 de diciembre para hacer lo que hace falta”, dijo el fundador del Frente Cívico al matutino cordobés Alfil.

“Es difícil que los peores del pasado vayan a resolver los problemas. Seremos nosotros los que afrontaremos el desafío de mejorar la educación, la salud y de resolver los problemas de inseguridad”, había dicho el intendente cuando cerró el encuentro dirigencial del martes.

Embed

Si bien confían que el conflicto docente encontrará una solución en las próximas dos semanas, el llaryorismo advierte que la reforma educativa que el intendente llevó adelante en la ciudad de Córdoba puede trasladarse a toda la provincia de manera exitosa. “Lo mismo con la reestructuración del sistema de Salud a partir de la cooperación pública y privada”, agregan y suman ejemplos en materia de Seguridad, aunque ponderan que ese problema está concentrado en las grandes ciudades y es ajeno al interior profundo.

“Si uno recorre el interior, se encuentra con que las principales preocupaciones tienen que ver con la inflación y la suba de precios. Nosotros tenemos una apuesta basadas en el progreso y el desarrollo”, dicen los continuadores del cordobesismo que sobrevivió a todas las crisis económicas y políticas de siglo XXI y quiere surfear el sacudón de 2023.

Martín Llaryora, sin alianzas sindicales en tiempos complejos. 
Juan Schiaretti y Martín Llaryora en un plenario con 200 intendentes e intendentas. 

También te puede interesar