PRETEMPORADA 2023

Larreta avanza: cena con radicales en un palomar privado de Pinamar

Asado, vino y cervezas para matizar su encuentro con Negri y Abad, previo a una foto con Morales. La casa prestada, Lombardi y la razón del faltazo de Yeza.

PINAMAR (Enviado) El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, encabezó en la noche de este viernes un asado con varios de sus incondicionales políticos que lo acompañan desde hace días en su campaña por esta ciudad y otras localidades de la costa bonaerense y un grupo de dirigentes radicales de peso, como el diputado Mario Negri y el legislador Maximiliano Abad. El encuentro, el primero de este año, marcó un primer acercamiento concreto que podría traducirse en un acuerdo electoral entre el PRO y la UCR. La maniobra aliancista, que buscaron mantener en privado, ubica a las palomas en una posición más adelantada que los halcones liderados por la exministra Patricia Bullrich

 

De hecho, se espera que este sábado por la tarde, dos de los principales líderes de cada partido, Larreta y el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, se tomen una fotografía juntos en Mar del Plata, a 48 horas del cónclave del lunes al que convocó el presidente de la UCR, en la que se esperan trazos gruesos sobre el futuro de la estrategia política que emprenderá el partido centenario. Como informó Letra P, Facundo Manes, el contendiente de Morales en la pelea por la candidatura a la presidencia, pegaría el faltazo a esa cumbre, aunque mandaría emisarios.

 

Aun así, no todos los morados están convencidos de cerrar un acuerdo electoral con el jefe de Gobierno porteño a meses de la fecha límite para presentar listas de postulantes. Creen que la reunión que pactó Morales con Larreta es apresurada y que los términos de la alianza podrían mejorarse hacia adelante, teniendo en cuenta que Bullrich no se da por vencida en su ambición de llegar a la Casa Rosada.

 

Según pudo saber Letra P, la reunión de este viernes por la noche fue organizada en la casa de un exfuncionario nacional del gobierno de Cambiemos, que pidió a la mayoría de los comensales no filtrar su nombre, pese a que se trata de un cuadro técnico de segunda línea poco conocido en el ámbito público. Hubo empanadas y choripán de entrada y distintos tipos de otros sánguches de carne asada como plato fuerte; todo, maridado con vinos y cervezas. 

 

Además de los mencionados, estuvieron también por el lado del PRO el diputado Diego Santilli; el intendente de Tres de Febrero y jefe de los equipos técnicos del Colorado, Diego Valenzuela; el jefe comunal de Olavarría y armador en la Séptima sección en nombre del larretismo, Ezequiel Galli; la diputada que rompió con el monzoísmo Silvia Lospennato; el concejal de Hulingham y funcionario porteño Lucas Delfino; y el legislador quilmeño Martiniano Molina; mientras que por la UCR, además de Negri y Abad, se anotaron el diputado  santafesino Maximiliano Pullaro, entre otros. El único integrante por fuera de las dos familias –el radicalismo y el PRO versión moderada- fue el diputado Hernán Lombardi, uno de los representantes más pulidos del macrismo, quien desde hace varios días para en el Balneario Hipocampo junto a otros halcones que no estuvieron presentes en la cena como el intendente Néstor Grindetti (Lanús) y legisladores ritondistas como Sergio Siciliano.

 

La ausencia más llamativa en el asado fue la del intendente anfitrión, Martín Yeza, que pese a la invitación avisó que no iba a asistir. Según pudo saber este medio, el jefe de los equipos técnicos de Cristian Ritondo mantiene una tensa relación con el dueño de la casa pinamarense, sumado a que recién esta semana logró reencauzar el diálogo con Larreta y su equipo, después de largos meses de desencuentros. 

 

De hecho, la reunión privada, las caminatas por la playa y el juego de paddle compartido por más de dos horas entre el alcalde porteño y el intendente macrista puro que se hizo en un marco descontracturado y amable fue para retomar el diálogo que habían perdido después de la última fotografía conjunta: fue a mediados de octubre del año pasado, en una visita relámpago del Larreta y Santilli a Pinamar, con el objetivo de mostrarse en unidad, pese a las diferencias con Ritondo y Yeza.

 

En ese momento, la charla no salió como esperaban -de hecho, el presidenciable buscó sin éxito que Yeza también se anotara en la pelea por la gobernación para darle volumen al partido amarillo, algo que el pinamarense rechazó por su alineamiento a Mauricio Macri-, sumado a que, más tarde, ambos grupos añadieron declaraciones públicas que desgastaron la relación. Una de esas declaraciones que encendieron la interna se dieron a propósito de la presentación de los equipos técnicos de Bullrich en Mar del Plata, donde estuve todo el team halcón en pleno, Ritondo y Yeza, entre ellos. 

 

El otro dato de la cumbre de este viernes que marcó el inicio de un acuerdo electoral, catalogado por uno de los presentes como “un asado ecuménico”, fue la presencia de Hernán Lacunza y Eduardo Levi Yeyati, representantes de los equipos técnicos económicos del larretismo y el radicalismo, respectivamente. La elaboración de un programa de ajuste sólido, que se aplique sin gradualismo ni titubebeos, es una de las condiciones que el expresidente Mauricio Macri viene pregonando desde que dejó el sillón de Rivadavia, quizá de ahí el apuro de las partes en cerrar antes del acuerdo electoral un manual a seguir desde el 10 de diciembre de este año que tenga el aval del jefe PRO. 

 

Donald Trump, instantes antes de ser rozado por un disparo de arma de fuego.
Donald Trump.

También te puede interesar