23|7|2022

Rossi, contra el estado de debate (de ideas) permanente

11 de junio de 2022

11 de junio de 2022

El santafesino exportó su Corriente a Entre Ríos. Con el traje de titular de la AFI, volvió a meterse en la interna oficial. Una parábola con la 125. 

CONCEPCIÓN DEL URUGUAY (Corresponsalía Entre Ríos) La Corriente Nacional de la Militancia aterrizó este sábado en Concepción del Uruguay. Ya con el traje puesto de Jefe de los espías, Agustín Rossi sigue haciendo política en el territorio y, sin distinción de sectores, convocó a todo el oficialismo entrerriano, tanto a quienes se identifican con Alberto Fernández  como a sectores camporistas. El santafesino, que ofició en los últimos meses de ministro sin cartera, llevó su espacio al distrito gobernado por Gustavo Bordet. Y desde allí, volvió a pedir el fin de la interna del Frente de Todos. El nuevo titular de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) consideró que "una fuerza política que gestiona no puede vivir en un estado de debate permanente", como la superación del "debate de ideas" cristinista. Y en alusión a las elecciones de 2023, consideró que "a un gobierno se lo vota o deja de votar en función de los resultados de su gestión". 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En el cierre del cónclave, Rossi convocó a la audiencia “a contar las cosas que se están poniendo en juego”, al tiempo que aseguró sobre las próximas elecciones: "Va a disputarse el sentido de la historia de los últimos 75 años, si el peronismo que nació en 1945 le hizo bien o mal a la Argentina. Van a estar en juego los derechos sociales y políticos consagrados primero por Perón y Evita; y luego, por Néstor y Cristina. La derecha va a venir por las convenciones colectivas de trabajo”, alertó el exministro de Defensa. 

 

En sintonía con el despliegue de unidad lanzado desde la Casa Rosada, el funcionario reconoció como único opositor a Mauricio Macri, a quien golpeó en varios tramos de su discurso. "Este Macri que habla así no es el Macri de 2015, hoy la derecha está claramente diciendo lo que piensa y lo que va a hacer", evaluó. 

 

Pero la crisis del Frente de Todos no pasó desapercibida en el discurso de Rossi, que en los últimos meses se erigió como uno de los voceros albertistas en plena pulseada con la vicepresidenta. "Yo celebro el debate, celebro que Cristina (Fernández de Kirchner) haya dicho hace un mes que lo que tenemos los peronistas es un debate de ideas", comenzó destacando quien fuera el titular del bloque del Frente  para la Victoria durante parte del mandato de la expresidenta. Y continuó, pidiendo un cierre a la interna: "Ahora, una fuerza política que gestiona no puede vivir en un estado de debate permanente. En algún momento, el debate tiene que encontrar una síntesis; y si no encuentra una síntesis, tenemos que aprender a convivir con las diferencias", opinó.

 

En ese contexto, el exministro insistió en que "tiene que desescalar el debate para darle paso a la gestión". Como parábola, Rossi contextualizó en lo que fue el conflicto del gobierno cristinista con las entidades del campo en 2008. A la distancia, opinó que "lo peor" de esa crisis no fue precisamente el voto no positivo de Julio Cobos en el Senado, que fulminó la resolución 125 que regulaba los valores de exportación. Fue, añadió Rossi, lo que vino después: la pérdida de 15 diputados del bloque que él conducía y la instalación de una idea en el seno del oficialismo, que refería a que “Néstor y Cristina ya fueron y que había que pensar en el poskirchnerismo”. “Yo les decía, compañeros, la única forma de ganar las elecciones en 2011 es quedarse al lado de Cristina, fortalecer la gestión de Cristina. A los dos años ganamos las elecciones. Por eso compañeras y compañeros les digo hoy acá que la fuerza política tiene que estar para fortalecer la gestión de Alberto y Cristina”, aconsejó.  

 

Por otra parte, el rosarino le dedicó una parte importante de su discurso a subrayar los logros de la gestión nacional, para inspirar optimismo en la audiencia: “Crecimos el año pasado, crecimos este año y vamos a crecer el año que viene. No digo que haya que ver el vaso medio lleno y quedarse conforme, debemos transmitir el vaso completo, todo lo que hicimos bien y también lo que falta. Debemos transmitir un mensaje de esperanza al pueblo, porque las sociedades y pueblos necesitan tener esperanza”.

 

Frente de Todos Juntos

“Alberto y Cristina” fue la fórmula que ninguno de los oradores se olvidó de mencionar al referirse al gobierno. El gobernador Bordet dijo no tener dudas que enfrente está la vuelta al gobierno de Macri, al que calificó de “derecha” y que fue “repudiado ampliamente por el electorado argentino en 2019”. Para eso,  el mandatario provincial alineado con la Casa Rosada llamó a actuar “en defensa propia”.

 

Bordet sacó chapa de haber gobernado bajo una gestión “que corrió al Estado para darle soluciones a la gente” y convocó a decirle a la sociedad lo “que se hizo bien y lo que falta”. Y agregó: “El sentimiento de apatía no está bueno. Si podemos transmitir las cosas que hicimos bien, transmitimos un mensaje de esperanza. No de optimismo, que es discurso vacío”, opinó, escoltado por la vicegobernadora Laura Stratta.

 

En primera fila lo escuchaban la ministra de Gobierno y Justicia, Rosario Romero; de Desarrollo Social, Marisa Paira; de Producción, Juan José Bahilllo; y el presidente de la Cámara de Diputados, Angel Giano. Fueron un llamado de atención las ausencias de la diputada nacional, Blanca Osuna; y el diputado provincial, Julio Solanas. Ambos fueron fundadores del espacio y supieron ser los referentes en Entre Ríos.

 

El acto contó con la presencia de la diputada nacional Victoria Tolosa Paz y un panel con Remo Carlotto, Araceli Ferreyra, Ricardo Forster, Marita Perceval, Nahuel Sosa y Juan José Giani. La jornada la organizó la diputada Carolina Gaillard, que además de estar enrolada en la Corriente, es muy cercana al presidente Fernández. La conducción estuvo a cargo del intendente de la ciudad, Martín Oliva.