17|6|2022

El Central prohíbe operar a los bancos con criptomonedas

05 de mayo de 2022

05 de mayo de 2022

El organismo que dirige Pesce informó que “las entidades financieras no podrán realizar ni facilitar la realización de operaciones con activos digitales".

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) avanzó este jueves sobre el control del comercio virtual de monedas y capitales al informar que “las entidades financieras no podrán realizar ni facilitar a sus clientes la realización de operaciones con activos digitales, incluidos los criptoactivos” y “aquellos cuyos rendimientos se determinen en función de las variaciones que ésos registren”.

 

Según un comunicado oficial, la entidad que dirige Miguel Ángel Pesce busca “mitigar los riesgos asociados a las operaciones” de este tipo que podrían impactar de forma negativa sobre las “personas usuarias de servicios financieros y para el sistema financiero en su conjunto”.

 

En este sentido, recordó que las actividades de las entidades financieras deben estar “orientadas a financiar la inversión, la producción, la comercialización, el consumo de los bienes y servicios requeridos tanto por la demanda interna como por la exportación”. “Los distintos actores implicados en las operaciones con estos activos pueden no encontrarse establecidos en el país, lo que podría generar apartamientos a la normativa general”, consideró.

 

Hace un año, el Banco Central y la Comisión Nacional de Valores (CNV) difundieron una alerta conjunta para advertir de las “eventuales implicancias y riesgos que los criptoactivos pueden acarrear” y recomendar “una actitud prudente” para mitigar “una eventual fuente de vulnerabilidad para las personas usuarias e inversores”.

 

En aquel momento, la entidad financiera detalló que este tipo de actividad implica una “elevada volatilidad”; tiene “riesgos asociados a las disrupciones operacionales y a los ciberataques”; puede estar relacionada con el “lavado de activos/financiamiento del terrorismo y al potencial incumplimiento de la normativa cambiaria”; registra “ausencias de salvaguardas e información completa que la regulación vigente prevén para las personas usuarias de servicios financieros y al carácter transfronterizo de las operaciones”.