23|6|2022

A pesar del rechazo sindical, Larreta consiguió modificar el estatuto docente

12 de mayo de 2022

12 de mayo de 2022

La Legislatura porteña aprobó la iniciativa oficial con votos propios y de aliados. "Es una reforma laboral encubierta", siembran como sospecha los gremios. 

En un clima cargado de tensión, con vallas y una movilización sindical que rodeó la Legislatura porteña, sólo el apoyo del bloque que responde a Horacio Rodríguez Larreta y sus aliados, fue aprobada este jueves la reforma del estatuto docente. Al rechazo opositor en el recinto se sumó la resistencia fuera del edificio, con los gremio como UTE-CTERA y Ademys, que denunciaban que se trata de "una reforma laboral encubierta". 

 

El proyecto, que cosechó 32 votos a favor y 27 en contra, establece incentivos para la formación educativa, consagra la titularización de maestros del nivel medio con fecha de corte el 31 de marzo del 2020 y crea tres nuevos cargos en la carrera: maestro especialista, coordinador de trayectorias y preceptor tutor.  Ante Letra P, la autora del proyecto, la radical Manuela Thourte, presidenta de la Comisión de Educación, rechazó la acusación sindical y destacó que el oficialismo "se animó a dar un debate que era necesario en medio de incertidumbre y miedo en los docentes”. 

 

En la sesión, los diputados del Frente de Todos y el Frente de Izquierda, durante sus exposiciones, cuestionaron el escaso diálogo que exhibió Vamos Juntos para instrumentar modificaciones a la normativa, algo que Thourte negó por completo: “Todo se dio en el marco de un respeto a todos los gremios, a toda la comunidad educativa. Además, hicimos jornadas específicas invitándolos a dar su opinión. Por ese proceso, el proyecto sufrió 15 cambios entre el original y el aprobado. Cumplimos con la tarea”. 

 

 Otra de las críticas que se le realizó a la iniciativa, por parte de la legisladora Alejandrina Barry del FIT, es que la reforma complicará las posibilidades de formación en aquellos maestros que hoy tienen que impartir clases en más de un turno. Thourte explicó: “Los docentes se forman de manera continúa en universidades, gremios. Eso les da puntaje y la chance de ascender en el escalafón. Es central la formación pero también es esencial que los chicos tengan clases, no podemos sacar a los maestros de las aulas. No estamos en condiciones de que los chicos pierdan un solo día más de clase”. 

 

 La titularización masiva, un tema espinoso para la oposición

La posibilidad de titularizar a una parte de la comunidad docente formó parte de la discusión en el seno de las dos coaliciones mayoritarias, con legisladores que se debatieron hasta último momento si votar a favor o en contra de ese artículo de la norma que obtuvo sanción en general.

 

Finalmente, como explicó una fuente parlamentaria de la oposición a Letra P, se eligió “el mal menor”: “Es preferible que se titularice a una parte de los maestros antes que a ninguno pero dejamos constancia que lo ideal es establecer una titularización masiva”, justificaron. De este modo, el Frente de Todos y el Frente de Izquierda votaron de manera positiva de las cláusulas que establecieron la titularización. En cambio, Republicanos Unidos, cuyos legisladores responden a Ricardo López Murphy, sufragaron en contra de la titularización pero a favor de la propuesta en general. La Libertad Avanza, en tanto, votó en contra tanto de la reforma al estatuto como de la titularización.

 

"Se está dejando afuera a miles de docentes, más de 10.000 calculan los gremios, particularmente en los profesorados", reprochó Barry al tomar el micrófono. Mientras que María Bielli, integrante del FdT y vicepresidenta de la Comisión de Educación, apuntó contra Soledad Acuña, titular de la cartera educativa: “Para un docente capacitarse no es una elección, es una responsabilidad y un derecho. Cuando una ministra dice 'premiemos el esfuerzo', también se está quitando la responsabilidad de aquello que le corresponde. Porque si para los docentes formarse es un derecho, la responsabilidad de que los docentes se capaciten de manera permanente, continua y en servicio es de la ministra de Educación”. “Jerarquizar implica reconocer material y simbólicamente. No podemos jerarquizar sin reconocimiento salarial. Estamos en la Ciudad más rica del país y ocupa el puesto 19 de las jurisdicciones que peores pagan sueldos docentes en todo el país”, completó.