12|6|2022

Ishii: “Mi único jefe fue Néstor Kirchner, ya no tengo jefes”

30 de abril de 2022

30 de abril de 2022

El intendente de José C. Paz toma distancia de la interna en Todos. Dice que respeta las diferencias, pero no comparte. La política “a destiempo” y la gestión.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) “Respeto a los que hacen política, pero en este momento estamos gobernando”. El intendente de José C. Paz, Mario Ishii, toma distancia de la guerra abierta entre el kirchnerismo y la Casa Rosada que empuja al borde del abismo al Frente de Todos (FdT). Sale de esa contienda aferrándose a la gestión y al que acaso sea el único símbolo que queda de unión entre las diversas tribus, además del sello partidario: “Mi único jefe político fue Néstor Kirchner, ya no tengo jefes”, dijo a Letra P el hombre del poncho.

 

Respaldado por un electorado que lo mantiene en la intendencia hace 23 años, que lo reeligió una vez más en 2019 con casi el 60% de los votos, Ishii es de los pocos jefes comunales que mantiene autonomía respecto de todos los espacios que conforman la coalición gobernante. José C. Paz es plataforma de aterrizaje del presidente Alberto Fernández en sus desembarcos en el conurbano y, al mismo tiempo, parada obligada del gobernador Axel Kicillof o el diputado Máximo Kirchner.

 

“Con respecto a las visitas tanto del Presidente como del gobernador a José C. Paz lo que podemos decir es que siempre los vamos a recibir para apoyar la institucionalidad de sus cargos; respeto a los que hacen política, pero en este momento estamos gobernando”, indicó a este medio.

 

Ishii dijo que no entra en la contienda política interna porque “es a destiempo”, y destacó que “es momento de gobernar” porque “la gente necesita que estemos gestionando (…) Eso es lo que hacemos en el distrito, contener a la gente en este momento de crisis”. “No es momento de hacer política, en este momento somos gobierno, falta mucho tiempo para las elecciones y la gente nos necesita más que nunca”, analizó el jefe comunal.

 

El enfrentamiento entre Cristina Kirchner y Alberto Fernández se agudizó en los últimos días, cuando la tropa que responde a la vicepresidenta volvió a la carga contra el ministro Martín Guzmán, arquitecto de la política económica con la que el kirchnerismo está en completo desacuerdo. El albertismo neonato parece haber decidido resistir sin ir a la contienda, aunque mantiene a los funcionarios que según la avanzada K no funcionan.

 

“Entiendo que haya diferencias políticas dentro del espacio, las respeto, pero no las comparto”, dijo Ishii, quien insistió con que es momento de meter la cabeza en la gestión ante la delicada situación social, agravada por una escalada inflacionaria empujada por el precio de la comida, que pega más en los sectores más desprotegidos.

 

La última foto del Presidente junto a Ishii aún está fresca. Fue el 20 de abril pasado, durante el plenario del Partido Justicialista que se hizo en el distrito y que ganó repercusión por los dichos de Fernández, que dijo “los que quieren hacerles creer que en el 2023 estamos perdidos, ¡un carajo estamos perdidos!”.

 

El intendente -que habilitó internas en las elecciones de medio término, desafiando el mandato de lista única- fue la única autoridad municipal en la comitiva presidencial, de la que también formó parte Kicillof, que en febrero pasó China y Rusia, sumando fotos a su álbum de encuentros con las máximas autoridades del peronismo gobernante.