En víspera de elecciones

Cruje la UOM: marchas contra Caló y advertencias de nuevo sindicato

Las conducciones de Avellaneda y Morón protestaron en la sede nacional. Denuncian movida del líder metalúrgico contra sus listas. Fuerte malestar y desafíos.

En los umbrales de las elecciones internas de sus seccionales, pautadas para la próxima semana, la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) registra un clima de aguda tensión, con dos días consecutivos de marchas hacia la sede nacional, denuncias de injerencias e intentos de soborno para desactivar listas, quejas por la manera en que se encara la negociación salarial y advertencias de portazo y creación de un nuevo sindicato. Ese combo de acusaciones se cuela entre las conducciones de dos seccionales fuertes del gremio -Avellaneda y Morón- y tiene como destinatario al líder metalúrgico, Antonio Caló.

 

“Cuando uno dice que el salario de los metalúrgicos es una miseria y cuando uno empieza a preguntarse cómo se manejan los recursos del seguro de vida que junta $197 millones mensuales y también se pregunta sobre los dueños de las empresas que manejan nuestra obra social, ahí la conducción nacional del gremio nos castiga”, disparó, en diálogo con Letra P, el titular de la seccional Morón de la UOM, Sergio Souto. Con ello, daba cuenta de la resolución de la Junta Electoral Nacional que le quita la oficialización a la lista que encabeza. Esto hizo que la conducción metalúrgica moronense decidiera manifestarse este viernes en Alsina 477, sede del secretariado nacional del gremio, un día después de una protesta de similar tenor realizada por su par de Avellaneda.

 

Como contó Letra P, Morón es una de las seccionales donde se presentaron dos listas, una liderada por Souto y otra impulsada por la agrupación José Ignacio Rucci que lleva a la cabeza al actual adjunto, Rubén Andrada. Semanas atrás, tres miembros de la lista de Souto renunciaron.

 

Aludiendo a un artículo del estatuto gremial que indica que una lista pierde la oficialización cuando renuncian en simultáneo más de dos candidatos, la Junta Electoral Nacional bajó la boleta de Souto. “Una norma menor estatutaria no puede ir en contra de la libertad sindical”, dijo el gremialista y recordó que la Junta Electoral del gremio “habilitó el reemplazo” en su lista de “los dos sinvergüenzas que renunciaron; y la Junta Electoral Nacional, que solo debe intervenir en grado de apelación, actúa de oficio y resuelve por encima de la nuestra”, se quejó.

 

Frente a eso, Souto detalló que su espacio hizo una denuncia en el Ministerio de Trabajo y una presentación ante la Justicia “pidiendo un amparo para que los metalúrgicos de Morón puedan votar. Presentaremos todos los recursos administrativos y jurídicos. Le decimos al Gobierno nacional que queremos una Argentina que respete la actividad sindical”. “Es público el respaldo de los trabajadores a nuestra lista, con más del 90% de los delegados. Pretendemos que se realice la elección y los trabajadores voten a sus representantes”.

 

El actual titular de la UOM Morón orientó hacia el secretariado nacional las razones que motivaron las renuncias que jaquearon su lista. En la conducción de la seccional Avellaneda, que protestó este jueves frente a la sede nacional, denunciaron maniobras tendientes a replicar lo sucedido en Morón: “En los últimos días, personas que se identifican como integrantes de la lista opositora están ofreciendo dinero a nuestros candidatos para que renuncien a su candidatura para hacer caer nuestra lista”. Ante eso, exigieron públicamente “que se detengan los intentos de soborno”.

 

La seccional Avellaneda, que históricamente puso al número dos de la cúpula nacional, exhibe una contienda entre la nómina liderada por el actual titular Daniel Daporta (que reemplazó a Armando Leyes, fallecido el año pasado por Covid) y la lista que encabeza Felipe Anriquez, que hizo una presentación de impugnación al padrón, lo que generó una convocatoria a una audiencia por parte de la cartera laboral. Ese panorama levantó sospechas en las huestes de Daporta, dirigiendo también la mirilla hacia Caló, algo que motivó la movilización del jueves: “Los integrantes de la Nueva Lista Rosa tenemos sueños e ideales, cualidades que no se compran con dinero ni se declinan por amenazas”, enfatizaron.

 

En esa línea fue Souto: “Nosotros no hemos aceptado claudicar. No podemos aplaudir los desastrosos acuerdos salariales de los últimos tiempos”, recalcó en medio de una paritaria 2022 aún sin resolver y que también contribuye a la atmósfera de tensión gremial.

 

Advertencia

En ese contexto, el titular de la UOM Morón marcó otra diferencia con la plana mayor del gremio: “A la conducción nacional la tienen que elegir los trabajadores, como lo hacen con nosotros”. El secretariado nacional es designado de forma indirecta a través de electores que surgen de las listas seccionales ganadoras: “Como saben cómo iban a votar nuestros electores, hicieron todo lo posible para voltear la lista”, acusó Souto, quien, molesto con Caló, planteó: “Si la UOM tiene este tipo de dirigentes, nosotros haremos otro gremio, porque en la seccional Morón nos acompañan muchos trabajadores. Lejos de desmotivarnos, estamos más motivados, dando esta pelea”.

 

Bajo esa tesitura, convocó “a los metalúrgicos del país” a “iniciar una lucha, volver a los valores de quienes crearon esta organización, que no es la sigla, es la unidad de los trabajadores, y crear un nuevo sindicato”. Y fue más allá: dijo que, si su lista queda afuera de las elecciones que inician el lunes 7 próximo, no permanecerá “ni un minuto más en un sindicato que no respeta la voluntad de los trabajadores”. “Estamos en comunicación con metalúrgicos de todo el país. A veces, no tienen quiénes los organizasen y conduzcan, hay muchos que se quedan callados y le dicen al secretariado que los compañeros aplauden para permanecer años en un cargo. No venimos a la UOM para eso”, puntualizó.

 

Mauricio Macri
Martín Llaryora recibirá este lunes a Maximiliano Pullaro. A Rogelio Frigerio lo reemplazaría su vicegobernadora Alicia Aluani. 

También te puede interesar