18|1|2023

El FdT busca activar las negociaciones para evitar la parálisis en Diputados

09 de diciembre de 2022

09 de diciembre de 2022

Hay una exploración para sesionar el próximo jueves, pero las esquirlas de la sesión fallida siguen ardiendo. JxC, atrapado en su laberinto. Salida lejana.

La sentencia del Tribunal Oral Federal 2 contra Cristina Fernández de Kirchner impactó duro en el oficialismo, pero el anuncio que hizo de no presentarse "a nada" en las elecciones del año que viene, generó un cimbronazo en la coalición panperonista que recién comienza y que retumba en las dos cámaras del Congreso, mientras el oficialismo busca evitar que la Cámara Baja quede paralizada durante toda la extensión del período de sesiones ordinarias que extendió el presidente Alberto Fernández hasta el 30 de diciembre.  

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

La primera onda expansiva se conoció este miércoles, con el anuncio que hicieron sus autoridades parlamentarias para reclamarle a la Corte Suprema una audiencia urgente para que termine la parálisis del Consejo de la Magistratura. El escenario está abierto desde que ingresó el escrito al máximo tribunal. En JxC se preparan para un nuevo capítulo de una guerra judicial que no parece aflojar, pero dentro de la Cámara de Diputados, el Frente de Todos sigue explorando posibilidades para evitar que diciembre transcurra sin sesiones y que las esquirlas del jueves negro de la semana pasada consolide una parálisis del recinto que podría perjudicar al oficialismo y a la oposición por igual. 

 

Como una paradoja para el cierre de este fin de año, el jueves pasado, cuando fracasaron las dos sesiones convocadas, había comenzado la extensión del período que estableció el Presidente mediante un decreto. La prolongación fue muy accidentada entre la caída de la preparatoria para reelegir a Cecilia Moreau como presidenta de la Cámara Baja y la fallida sesión posterior, que tenía prevista la nacionalización de cuatro universidades provinciales y la creación de otras cuatro. Todo quedó en veremos entre gritos, agresiones y gestos obscenos que se extendieron por más de una hora. A pesar de los intentos para evitar que se cayera la sesión, todo se derrumbó cuando el interbloque Federal y los diputados de la izquierda trotskista decidieron dejar sus bancas ante el incremento de la tensión. 

 

En ese momento se diluyó una aritmética posible y muy poco frecuente para el oficialismo. Durante más de una hora el recinto pudo sesionar sin los 116 diputados y diputadas de Juntos por el Cambio, aunque los principales dirigentes de la bancada se encargaron de dejar en claro que no le saldría gratis al Frente de Todos. No se sentaron en sus butacas, pero no pararon de gritar y advertirle a Moreau que la sesión era nula porque había prorrogado los horarios fuera de los términos reglamentarios. El tiro del final lo disparó el diputado Maximiliano Ferraro, de la Coalición Cívica. En un momento dejó de golpear su banca y mocionó levantar la sesión. Lo hizo cuando había advertido que los dadores de cuórum se habían hartado de los alaridos. 

 

Las principales autoridades del FdT trabajan sobre esos platos rotos. Tal como contó este portal, ese mismo jueves se reunió el bloque para analizar los escándalos. Desde entonces el jefe del bloque, Germán Martínez, retomó los contactos con todos los bloques para volver a sesionar. No hay precisiones oficiales sobre la fecha, pero algunos legisladores mencionan la posibilidad de sesionar el jueves 14. Hay mas expectativas en el interbloque Federal y en las cuatro bancas de la izquierda, que en JxC. 

 

El PRO está arremolinado desde el jueves pasado. El jefe del bloque, Cristian Ritondo, quedó expuesto por hacerle gestos obscenos a Moreau. La cuestión no empeoró hasta que la fundadora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, dijo este lunes que "era un barrabrava". El diputado fue respaldado por la mayoría del PRO, pero no tuvo un sólo respaldo de la UCR y mucho menos de la CC. En ese silencio se cocina parte de las discrepancias que retumban dentro del conglomerado opositor. Una alta fuente del espacio detalló que esta semana no hubo reuniones y sigue todo tirante o "casi cortado". "La fecha del 14 estaba prevista antes de que se pudriera todo, pero volver a esa instancia está complicado. Ellos quieren sacar algunos temas, pero tienen que tender algun puente", dijo la autoridad legislativa.

 

Otro participante de los intercambios, que pertenece a otro bloque opositor, confió que el FdT está concentrado en sacar la reforma de la legislación penal para perseguir el lavado de activos. En el Palacio de Hacienda dicen que no tiene nada que ver con el acuerdo que firmó la AFIP con el IRS norteamericano para acceder a la información fiscal de argentinos en ese país. Sin embargo, adentro de la cámara algunos legisladores sostienen que es "vital". A la mesa de negociación se suma la moratoria previsional que vence antes de fin de año y tiene un dictamen de mayoría, pero en el diálogo también surgió el interés opositor de avanzar con la reforma de la Ley de Alquileres y el FdT no resigna la intención de acelerar el debate de la Ley de Humedales. 

 

Las conversaciones continuarán durante el fin de semana largo, pero igual sobrevuela el interrogante más reciente. ¿Cuánto impactará el debate sobre la parálisis del Consejo de la Magistratura? El escrito del FdT busca una definición. En la Cámara Baja sostienen que el pedido de audiencia es para ofrecerle una salida a la Corte. "Ya no tienen mucho margen para seguir dando vueltas con esto, o designan a los consejeros o abren una negociación y aceptan los nombramientos del Congreso", resumió la fuente vinculada a la estrategia judicial del oficialismo. 

 

La controversia por el Consejo podría encapsularse en el plano tribunalicio para que no siga cruzándose en medio del funcionamiento de las dos cámaras. En JxC no ha señales de que eso suceda, al menos por parte de todo el interbloque. El bloque de la UCR se mueve en sentido contrario. Este miércoles los diputados Pedro Galimberti y Fernando Carbajal denunciaron al  juez Diego Cormick ante el Consejo. Es el magistrado contencioso que consideró que la diputada Fernanda Reyes no puede jurar como consejera de la tercera minoría. Ese fallo fue apelado por Moreau y el trámite está en marcha. Aún así, la UCR redobló la apuesta, en un tablero que también sigue desordenado dentro de JxC.