18|1|2023

El lado B del agite por CFK 2023: volvió la brecha y el clamor por una devaluación

18 de noviembre de 2022

18 de noviembre de 2022

Los financieros ensancharon su distancia con el oficial. Fake news de la renuncia de Rubinstein. Alivio del swap con China, pero dólar a $ 600 dentro de un año.

Mientras el agite por el acto de Cristina Fernández de Kirchner tomaba impulso minuto a minuto en la tarde del jueves, los dólares financieros volvieron a subir en la anteúltima jornada antes del fin de semana largo y llevaron tensión a la estabilidad financiera que el ministro de Economía, Sergio Massa, había logrado, luego de las presiones para aplicar una devaluación brusca de parte de algunos sectores que operan en los mercados y que por ahora fueron sorteadas. Como contrataque, sin dar nombres, el Gobierno agitó el fantasma de bancos y agentes de bolsa como responsables de la nueva embestida contra la administración del tipo de cambio que realiza el Palacio de Hacienda, en un día que incluyó, también, la desmentida de la renuncia del viceministro Gabriel Rubinstein.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"Claramente hace tres días que cuatro bancos que vendieron bonos y compraron en el secundario, más dos casas de bolsa, jugaron a rumores con audios y fake news empujando la devaluación. ¿Por qué? Porque tienen vencimientos a la última semana de diciembre y van a perder mucha plata, porque especularon con una devaluación a $200 para el Mundial", señalaron en off the record fuentes del equipo económico de la administración de Alberto Fernández.

 

El propio Massa debió dejar en claro el poder de fuego que tiene el Banco Central, que dirige Miguel Pesce, para controlar un intento de corrida cambiaria. La razón es la nueva negociación con el gobierno de Xi Jinping por 5.000 millones de dólares, que están en el rango de uso de reservas, que se sumó a la recaudación que logró a través de la liquidación de divisas del campo luego de la instrumentación del dólar soja. "La liberación de parte del swap en el acuerdo con China permite a la Argentina tener disponible para trabajar en el mercado único y libre de cambios 10 mil millones de dólares", aseguró Massa, en declaraciones a la prensa.

 

El mercado, sin embargo, piensa distinto. Según distintos operadores de bolsa consultados por Letra P, el dólar a 290 pesos tenía un atraso del 20%. En medio de rumores de problemas para renovar vencimientos de fin de año, la corrida aplicada sobre los dólares financieros buscó meterle presión a la devaluación del oficial, una situación que pareció volver el tiempo tres meses atrás, cuando el empuje para devaluar fue fuerte. Distintos agentes aseguraron que, a pesar de las aclaraciones que realizó Massa para demostrar el poder de fuego que permite controlar las embestidas, la presión por un tipo de cambio en torno a los 350 pesos continuará algunos días más.

 

De hecho, un analista que asesora inversionistas y empresas que acceden a los dólares financieros, también en off the record, señaló que "sostener una brecha por encima del 100% ya generó fuertes distorsiones en el mercado, que fueron pagados a un alto costo para el modelo de atraso cambiario". "Si bien la inflación no se disparó como se había anticipado, tampoco llegará al 95% interanual proyectado por el Gobierno, lo que implica que se mantienen las tensiones por los precios y si se sigue calentando las remarcaciones, el refugio del dólar tiene que seguir siendo atractivo", aseguró la fuente del mercado.

 

Quien sí explicó la situación fue el presidente y socio de la ALyC Patente de Valores S.A., Santiago López Alfaro, quien señaló que "hace cinco días, el dólar valía en 290 pesos, lo que significaba un crecimiento del 50% en el año. Ante una inflación que acumula en el año 75%, estaba 20% retrasado". El economista afirmó que "para actualizarlo, debería estar a 350 pesos, que es lo que está llegando ahora el Contado con Liquidación. El dólar es como cualquier bien, que en la Argentina termina ajustando por inflación, pero pasa que no lo hace linealmente, lo hace por espasmos. Con la liquidez que hay, en algún momento se despierta".

 

En diálogo con Letra P, López Alfaro vaticinó un dólar a 600 pesos para noviembre del año próximo, en línea con una inflación del 100% que pronostica el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) que organiza el BCRA. "En julio subió fuerte y estabilizó cuatro meses con tasas altas y carry trade, con algunos fondos saliendo del carry trade, tomando ganancias y volviendo al dólar. Por eso tendremos un ajuste del dólar, que para equilibrar la inflación del año tiene que ir a la zona de $350, pero todavía puede ajustarse un poco más", sostuvo López Alfaro, quien además destacó que "el dólar turista está en 338 pesos", lo que significa otra señal de atraso de los financieros, antes de la minicorrida. "Estamos en un perfil de vencimientos de deuda a corto plazo importante y el mercado, en algún momento, tiene estas reacciones", sostuvo.

 

En el Gobierno, el gran temor no es la corrida por la devaluación, que cree poder dominar, sino la expectativa de inflación que genera el encarecimiento de los dólares financieros. Si no logran frenar esas noticias, deberá esperar un nuevo sacudón de precios antes de fin de año. "Los dólares libres saltaron de 210 pesos a 350 pesos a mitad de año y los precios volaron. Luego bajaron de 350 pesos a 280/290 pesos, pero ningún precio bajó. Ahora vuelven acercarse a los 350 pesos y seguramente veremos otro salto en los precios. No son los valores de los dólares, es el exceso de pesos", alertó el analista financiero Christian Buteler, a través de su cuenta en la red social Twitter.