02|5|2022

El largo camino del expediente Gestapo hasta Comodoro Py

01 de enero de 2022

01 de enero de 2022

Las querellas, con buen clima en el fuero Federal de La Plata. Las defensas pedirán competencia en suelo porteño, donde se filmó el video. Un camarista clave.

La aparición del video donde se ve a exfuncionarios bonaerenses, espías de alto rango de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), empresarios de la construcción, un intendente y un senador provincial planificando la presentación de denuncias para encarcelar a gremialistas y correrlos del mapa sindical sacudió el tablero de la política nacional. Esas imágenes ya judicializadas y con una investigación en marcha, le pusieron rostros, voces y nombres propios al mecanismo de persecución política, gremial y social que el Frente de Todos (FdT) denuncia desde hace tiempo y señala a Juntos por el Cambio (JxC) como responsable de esas maniobras bautizadas lawfare.

 

La denuncia presentada por la abogada Cristina Caamaño, interventora de la AFI, que recayó en el Juzgado Federal 3 de La Plata, comenzó a dar sus primeros pasos con una serie de allanamientos donde se secuestró material fílmico y documental que serán objeto de análisis del juez Ernesto Kreplak, hermano del ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kprelak, situación que ya figura en la libreta de apuntes de los defensores para recusarlo. No es un argumento muy fuerte, pero se sumará a la bala de plata que tienen los operadores judiciales de JxC para sacarle la causa: el video fue filmado en suelo porteño, en la sede del Grupo Bapro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

Con ese piso de marcha en la pelea por la jurisdicción ya se preparan presentaciones para que la causa se tramite en los tribunales de Comodoro Py, ámbito judicial Pro friendly, donde el macrismo encuentra tierra fértil para sembrar y cosechar. No obstante, habrá resistencia. El juez Kreplak rechazará los pedidos de apartamiento. Ya lo hizo con la causa de presuntos aportantes truchos de Cambiemos. No se descarta que lo haga en esta nueva trama. Si Kreplak es apartado pero se define que la causa quede en La Plata, el otro juez disponible es Alejo Ramos Padilla, quien fue una pesadilla para el macrismo: fue el magistrado que investigó la trama de espionaje paraestatal cuando estaba al frente del juzgado Federal de Dolores.

 

Nadie puede adivinar el futuro, pero la repetición de conductas y actores judiciales hacen presuponer qué ocurrirá. Cuando sea el tiempo de las recusaciones y Kreplak tal vez las rechace, tendrá posiblemente un aliado en la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata, donde seguramente apelarán las partes disconformes. Se trata del camarista Roberto Lemos Arias, quien, dentro de la interna de los jueces, pertenece a la Lista Celeste, que siempre fue menos crítica del kirchnerismo que la Bordó. Designado camarista durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, Lemos Arias se mostró siempre como un magistrado moderado y tejió buenos vínculos con los distintos sectores.

 

Puede ser que Lemos Arias no intervenga en este expediente y que, en caso de hacerlo, habrá otros dos magistrados, pero el oficialismo ya sabe que cuenta con un juez que, al menos, no se muestra alineado con el macrismo, pese a su buena cintura política para manejarse en los pasillos tribunalicios y del Consejo de la Magistratura. “Nada de lo que ocurre en el fuero Federal de La Plata es ajeno a Lemos Arias”, reiteran varios abogados y magistrados de la capital provincial.

 

Hasta esa instancia, quienes están a favor de la denuncia y quieren ver a exfuncionarios de Cambiemos desfilando en pasillos judiciales tendrán buenas noticias, pero el panorama empieza a nublarse en caso de que las defensas accedan con sus planteos a Casación federal, donde ya ordenaron, en otras causas de espionaje, que los expedientes tramitaran con los tribunales federales ubicado en la barrio porteño de Retiro.

 

Sin embargo, esta denuncia de la AFI no es la única. En la justicia Penal de La Plata se presentó otra que apunta directamente a la exgobernadora María Eugenia Vidal, a su exministro de Trabajo Marcelo Villegas y al intendente platense, Julio Garro. El escrito fue presentado por el abogado Martín De Vargas, letrado que asiste a una de las víctimas arrolladas con el auto por el marido de la diputada nacional Carolina Piparo en las primeras horas del 1 de enero de 2021.

 

Esa segunda causa quedó radicada en la Unidad Funcional de Investigación 5 de La Plata, a cargo de Juan Menucci, y del juez de Garantías Juan Pablo Massi. Fuentes judiciales adelantaron a Letra P que el fiscal declinó la competencia por entender que se trata de un delito federal. Si esta denuncia cambiara de fuero, sería absorbida por la que tramita en el juzgado de Kreplak y, tal vez, terminaría también en Comodoro Py, donde el macrismo quiere dirimir sus conflictos con la ley.