10|11|2021

“La imposición de Buenos Aires no tiene futuro en el PRO Santa Fe”

30 de septiembre de 2021

30 de septiembre de 2021

Candidato a diputado y halcón de la guardia Bullrich, lanza dardos contra el presidente del PRO en Santa Fe y pide "liderazgos compartidos".

El diputado provincial y exconcejal rosarino Gabriel Chumpitaz, logró un lugar en la lista definitiva que va a disputar bancas en la Cámara baja de la Nación en noviembre. Halcón PRO de la guardia de la exministra de Seguridad Patricia Bullrich, en la interna jugó fuerte con el radical santafesino Maximiliano Pullaro, exministro de Seguridad durante la gestión de Miguel Lifschitz, que finalmente quedó pocos votos detrás de la periodista Carolina Losada, por una banca en el Senado de la Nación.

 

En diálogo con Letra P, cuestiona los padrinazgos de referentes nacionales en candidaturas locales y destaca que el fuerte de su lista fue la representación territorial lograda. “No creo que existan líderes mesiánicos ni figuras descollantes”, advierte y le marca la cancha al vicepresidente del PRO, Federico Angelini, cuando dice que las conducciones deben ser compartidas.

 

-¿Qué lugar le quedó al PRO después de las Paso en el escenario político santafesino?

 

-Lo más importante es fortalecer JxC. Somos parte de una coalición amplia, que incluye al radicalismo, a la Coalición Cívica y otros sectores. Como PRO puntualmente tuvimos representantes en todas las listas que disputaron la interna, lo que muestra una diversidad de pensamientos y distintos matices dentro de un partido que hay que respetar, pero siempre con la misma ideología. El PRO sale bien parado, sobre todo con algunas individualidades que logramos un caudal de votos importante y eso nos posiciona de cara al 2023.

 

-Los dos primeros puestos fueron para figuras de la UCR. ¿Se quedaron con el timón de JxC?

 

-No, yo considero que JxC es una coalición muy bien distribuida y que de las Paso salió más sólida y más grande. La incorporación del sector NEO del radicalismo, que encabezó Maximiliano Pullaro, le da mucho más volumen, no solo político sino también electoral, la cantidad de votos que logramos es único. 

 

-Como candidato más votado del PRO, ¿cree que es hora de replantear los liderazgos del partido en Santa Fe a partir de esos números?  

 

-Los liderazgos se deben replantear siempre, más allá de las elecciones. Quien genere volumen político para engrandecer al PRO y  JxC y aportar a nuestros proyectos en la provincia de Santa Fe y en la República Argentina tiene que ser parte del liderazgo que, además, debe ser compartido. No creo que existan líderes mesiánicos, figuras descollantes. El camino es el de liderazgos compartidos, dentro de una planificación estratégica colectiva.

 

-¿Las urnas le dejaron un mensaje a Angelini?

 

-No solo a Federico, a todos los integrantes del PRO. Acá la UCR superó en votos a nuestro partido. Tenemos que replantearnos muchas cuestiones: una son los liderazgos compartidos y otra la incidencia de Buenos Aires para plantear candidatos sobre Santa Fe. Los candidatos deben ser territoriales, deben pertenecer a la provincia.

 

-¿Fue un error el apoyo de Bullrich y Macri a la candidatura de Angelini? ¿Lo pudo discutir con ellos?

 

-El planteo que hago acá es el mismo que hago cuando hablo con los referentes nacionales. La política se hace a partir del trabajo, el compromiso y el territorio. La imposición de Buenos Aires no tiene futuro en Santa Fe, quedó demostrado en las Paso. Con Maximiliano Pullaro hicimos una coalición muy local, fuimos la única lista con representación de los 19 departamentos y los resultados fueron muy buenos.

 

«Hay que tener una visión un poco más amplia para poder generar una mayoría que nos permita ganar el gobierno en el 2023»

-¿Perdieron los halcones?

 

-No. De hecho, a quienes trabajamos con Patricia Bullrich siempre se nos tituló de halcones y tuvimos una muy buena performance. Sí entiendo que hay que tener una visión un poco más amplia para poder generar una mayoría que nos permita ganar el gobierno en el 2023,  tanto la provincia como en la Nación. Si logramos una mayoría de un 65% se va a poder gobernar, ahora si uno gana una elección con un 51% se va a ser muy difícil porque el país está dividido en dos. Para lograr ese porcentaje amplio hay que ponerse de acuerdo con el radicalismo, el socialismo y el peronismo dialoguista y razonable.