12|9|2021

“Valdés quebró la industria tabacalera y planchó a la industria textil”

ENTREVISTAS

31 de julio de 2021

31 de julio de 2021

El candidato a gobernador del Frente de Todos en Corrientes cuestiona al mandatario radical y plantea una agenda de desarrollo económico local y regional.

ITUZAINGÓ, CORRIENTES (Enviado especial) El próximo 29 de agosto la provincia de Corrientes irá a las urnas para elegir gobernador. Tal como contó Letra P, el candidato de unidad del Frente de Todos para intentar impedir un nuevo mandato del mandatario radical Gustavo Valdés es Fabián Ríos, exsenador nacional y actual gerente en el Ente Binacional Yacyretá. Estará secundado en la fórmula por el senador provincial Martín Barrionuevo como postulante a vicegobernador. El diputado nacional José Ruiz Aragón y la militante feminista, Patricia Rindel, quien ocupa una banca provincial desde diciembre de 2020 en reemplazo del fallecido Daniel Alterats, pelearán por las bancas al Senado correntino.

 

Letra P entrevistó a Ríos tras un alto en sus actividades en el gigante hidroeléctrico. “El Frente de Todos es un espacio que ejercita unidad política, herramienta esencial para tiempos difíciles. Esto va a ser apreciado por la sociedad”, afirma y ratifica que en los próximos días quedará delineada la agenda de campaña con la presencia de autoridades nacionales en la provincia.

 

La mirada de Ríos sobre los desafíos por venir para Corrientes pasa por el desarrollo económico local y regional. ¿De qué manera generar valor agregado para volver a potenciar la industria textil, forestal o tabacalera? ¿Qué ventajas competitivas podrían potenciarse?

 

Cualquier respuesta necesita un diálogo fluido con el Gobierno. En este sentido, el candidato confirma a Letra P que ya está en diálogo con el Poder Ejecutivo nacional para plantear una ley de zona cálida, mejorar los controles sobre la hidrovía Paraguay-Paraná y discutir a fondo la coyuntura de los productores yerbateros de la provincia.

 

“Esta es una observación que vengo haciendo desde que era legislador. Me molesta cuando los sectores agropecuarios de la zona centro o los sectores industriales hablan de competitividad como si fueran los únicos: ´nosotros somos competitivos, nosotros trabajamos´. Si no tuviéramos las tarifas que existen en el país, estarían pagando el triple por el consumo de la energía. Quieren llevarse esa rentabilidad y no distribuirla. Y parte de esa ganancia les pertenece a los laburantes de Corrientes y a los misioneros que producen energía barata desde Yacyretá”, recalca.

 

- ¿Cuál es su propuesta concreta para Corrientes en ese punto?

 

- No está en mi prioridad como gobernador reclamar un gasoducto. Tenemos mucho más cerca la posibilidad de bajar las tarifas de electricidad en toda la región. ¿Por qué no aparecemos en el mapa de la distribución energética? Lo que planteamos es que se pueda compartir con la provincia y la región parte de la competitividad que se genera desde Yacyretá.

 

- Santa Cruz postula que la energía que se llegue a producir en Río Turbio quede en la provincia, ¿es un planteo parecido?

 

- Es razonable que Santa Cruz se quede con una porción de la energía que genere. Queremos algo similar para Corrientes. Lo hablamos con el gobierno nacional. Creo que Yacyretá, en el mundo energético, no está incluida en la discusión, cuando es la base más sólida para la generación de energía, excepto ahora por la bajante del río Paraná. También lo estamos hablando con los sectores productivos e industriales que sufrieron bastante durante el macrismo y la gobernación de Valdés. La industria tabacalera quebró, el sector textil expulsó bastante gente, y por la apertura indiscriminada de importaciones de muebles de madera, cesaron muchos trabajadores y trabajadoras de la industria forestal.

 

- ¿Sería un proyecto de Zona Cálida, en línea con los beneficios en el precio de la energía para residentes de zonas frías?

 

- La industria puede comprar electricidad de manera directa, salvo a Yacyretá o Salto Grande. Para nosotros debería existir un estatus distinto para la industria en la zona de impacto de Yacyretá. La provincia está comprando arriba de los 90 dólares el MW. Una industria que tiene contrato directo puede abonar 85 dólares. Yacyretá está vendiendo a 42 dólares el MW. Puede haber una reducción del 50 por ciento de la tarifa para las industrias locales. Tenemos que ponernos el sombrero de la competitividad. Es una decisión política que debe tomar nuestro espacio. Es lógico que una parte del rédito económico que se genera con la energía quede para el producto bruto de la región.

 

- ¿Cuál es su postura sobre lo que sucede en el canal fluvial del Paraná, gestionado hasta ahora por Hidrovía SA?

 

- El punto central pasa por el control. Esta zona del río Paraná tiene que ser parte de la hidrovía, tiene que tener un mecanismo regulatorio. Corrientes debería tener jurisdicción para controlar. Hay un dato, que puede ser producto de la casualidad o no. Cuando empezó la bajante del río Paraná, aumentó la cantidad de camiones cargados de soja sobre la ruta 12.

 

- ¿Tráfico ilegal de soja?

 

- Sí. Hay una triangulación de comercio exterior que hace necesario que el funcionamiento estructural de la hidrovía con participación de las provincias tenga mayores controles. El mantenimiento del canal fluvial es técnicamente lo más complejo, pero los controles tienen que extenderse hasta esta zona.

 

- El Instituto Nacional de Yerba Mate (INYM) quiere limitar la producción de los yerbateros de Corrientes, a favor de Misiones. ¿Qué medidas habría que adoptar para bajar el precio de la yerba en góndola pero a la vez mejorar la cuestión productiva?

 

- Dentro del INYM había un acuerdo tácito, donde todo se podía discutir, salvo la limitación en la cantidad de hectáreas implantadas. Se abrió un fuerte canal de exportaciones a Siria. Sin embargo, entramos en otra discusión dura con Misiones y el INYM, que pretenden limitarnos. En Corrientes tenemos la industria integrada de manera vertical. En cambio, en Misiones hay muchos pequeños productores que no tienen cómo colocar su producción. Las negociaciones debían pasar por la posibilidad de complementarnos entre ambas provincias. Y sobre todo trabajar en la cadena de comercialización para analizar el tema del precio. Entre el productor y la góndola existen sobrevalores inexplicables.

 

- El gobernador Valdés asumió diciendo que quería industrializar la provincia, incluso con la promesa de nuevos puertos. ¿Qué ocurrió?

 

- Quiso hacer el puerto de Ita Ibaté, donde no había factibilidad técnica para hacerlo. Se deben haber gastado 100 millones de pesos que quedaron en la nada. Hoy en el Ministerio de Transporte de la Nación no saben cómo se habían comenzado las obras, que fueron totalmente abandonadas. En sus cuatro años, quebró la industria tabacalera y planchó a la industria textil. Si ese es el proceso de industrialización que propone, mejor paremos acá, porque en cuatro años más nos hundimos.