30|11|2021

Arroyo advirtió que las movilizaciones son "un foco de contagio"

01 de mayo de 2021

01 de mayo de 2021

El ministro de Desarrollo Social dijo que no es tiempo de estas protestas. Ratificó su idea de vacunar a titulares de comedores.

El ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, aseguró este sábado que las movilizaciones y protestas "son un foco de contagio" en medio de la segunda ola de casos de coronavirus, ante lo cual instó a los movimientos sociales a "ser muy cuidadosos". La advertencia se da también en el marco del debate sobre si la educación presencial o incluso la habilitación de algunos comercios sube la curva de contagios. 

 

"Son un foco de contagio. No es tiempo de movilización, no es tiempo de marchas, no es tiempo de amuchamiento, porque la circulación comunitaria del virus es recontra evidente", sostuvo el funcionario nacional. En esta línea, y en declaraciones radiales de las que dio cuenta NA, el integrante del Gabinete insistió en que "no es tiempo de movilizar, es tiempo de ser muy cuidadosos".

 

"Conversamos permanentemente con las organizaciones sociales y los dirigentes", subrayó Arroyo.

 

En ese sentido, el exdiputado nacional remarcó que el Gobierno está "reforzando todas las medidas" de asistencia a los sectores más vulnerables, tras lo cual mencionó el refuerzo de la Asignación Universal por Hijo (AUH), el REPRO, el incremento de las partidas para comedores y merenderos y el aumento del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM). "Estamos siguiendo la situación y vamos a tomar nuevas medidas sociales en la medida en que sean necesarias", agregó.

 

Además, remarcó: "La situación del trabajador informal no se ve tan afectada por el cierre nocturno, pero sí por el tema del traslado, del transporte público. Vamos siguiendo la situación y en función de eso vamos a tomar medidas adicionales para acompañar".

 

Arroyo reiteró también su respaldo a que los encargados y encargadas de comedores sean incluidos en la campaña de vacunación contra el coronavirus: "Hay 10 mil comedores en todo el país. La mayor parte son de las iglesias, sociedades de fomento y de movimientos sociales. Son 70 mil personas que cocinan. Han puesto el cuerpo. Cuando circula el virus en un comedor, se desacomoda todo el barrio". De todos modos, aclaró que "no es que se le van a dar vacunas a los movimientos sociales y que ellos las van a aplicar".