28|11|2021

Kicillof cerraría bares, cines y otras actividades por dos meses

02 de abril de 2021

02 de abril de 2021

Lo anticipó el jefe de Gabinete de Salud bonaerense, Salvador Giorgi. La Provincia busca ganar tiempo para vacunar a mayores de 60. Rodríguez Larreta no cierra.

El Gobierno bonaerense evalúa la adopción de nuevas restricciones, entre ellas el cierre por entre seis y ocho semanas de algunas actividades recreativas como bares y cines, ante el aumento de casos de COVID-19 en el Área Metropolitana. Así lo anticipó este viernes el jefe de Gabinete del Ministerio de Salud bonaerense, Salvador Giorgi, luego de que algunos de sus pares de la administración provincial hablaran de una “explosión” de casos y pidieran “tomar medidas rápidamente”. Si bien la propuesta busca ganar tiempo para avanzar con la campaña de vacunación en todo el territorio, contrasta con la idea del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien no considera tomar nuevas medidas restrictivas. 

 

“Creemos que deberíamos cerrar seis, siete u ocho semanas para que nos den tiempo de vacunar a los adultos mayores de más de 60 años. Si tenemos esa población vacunada e inmunizada, eso cambiaría bastante la situación epidemiológica y podríamos reabrir algunos rubros”, dijo el jefe de Gabinete del Ministerio de Salud bonaerense en declaraciones a la prensa.

 

Consultado sobre cuáles serían las actividades que podrían verse restringidas, Giorgi enumeró “los cines, bares, actividades recreativas y de ocio”, al tiempo que ratificó la idea de “sostener con protocolos toda la actividad productiva”.

 

“Estamos en una situación preocupante por la suba de casos, no tanto por la cantidad sino por la velocidad del incremento. Este jueves tuvimos más de 7.000 casos y el jueves anterior, 3.000. De una semana a otra subimos más de 100%”, advirtió el funcionario. Además, dijo que “hay que entender que la letalidad aumenta mucho en los adultos mayores”, y explicó que “si completamos la vacunación en ese grupo poblacional va a ser distinta la situación”.

 

Giorgi remarcó que “el sistema de salud tiene un límite y puede saturarse”, por lo que los esfuerzos del Gobierno bonaerense se centran en “evitar ese colapso sanitario”. “Apelamos a la responsabilidad individual, pero creemos que eso no es suficiente y estamos evaluando la situación de cada distrito, ya que seguimos en un sistema de fases”, señaló el funcionario de la cartera que encabeza Daniel Gollán.

 

Al respecto, agregó: “Si aumentan los casos estrepitosamente o los sistemas de salud locales están al borde de saturar la terapia intensiva, probablemente se retroceda en el sistema de fases”.

 

Giorgi remarcó además la importancia de que avance la vacunación entre los mayores de 60 años y señaló: “Si tenemos esa población vacunada e inmunizada, eso cambiaría bastante la situación epidemiológica y podríamos reabrir algunos rubros”.

 

“Todo esto lo estamos evaluando con el cierre de la semana epidemiológica. Luego del fin de semana vamos a tener novedades”, agregó el jefe de Gabinete de la cartera sanitaria provincial.

 

“No podemos mirar para otro lado, en todo el Cono Sur están aumentando los casos”, dijo el funcionario, y ejemplificó con lo que sucede en otros países: “En Perú, hay toque de queda; en Brasil el sistema está colapsado; en Alemania la gente puede salir una vez por semana”.

 

Mientras tanto, en la previa de la reunión que mantendrá el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, con el presidente Alberto Fernández, la Ciudad se muestra prudente frente a la posibilidad de aplicar nuevas restricciones. “Nosotros, en la Ciudad no estamos tomando ninguna medida de restricción. Existen algunas medidas que restringen algunas actividades todavía y algunas otras medidas que a través de protocolos provocan algunas limitaciones. Pero por encima de eso no vemos que sea necesario tomar alguna medida adicional”, indicó este viernes el jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel.

 

Según trascendió, en la administración que encabeza Rodríguez Larreta evalúan ir de menor a mayor en lo que se refiere a restricciones y habría mayor consenso en torno a una eventual limitación de la nocturnidad, antes que otras medidas más restrictivas.

 

En contraste, el martes, el ministro Gollán había sido categórico respecto de la gravedad situación. “Queríamos transmitir la enorme preocupación por la dimensión casi explosiva que está teniendo en estos momentos la confirmación de nuevos casos en una situación que no habíamos visto hasta ahora”. Y más: “La velocidad pone en serio riesgo la respuesta de capacidad del sistema de salud: puede hacer entrar en crisis el sistema de diagnóstico y el de seguimiento”.

 

El viceministro Nicolás Kreplak, por su parte, pidió “tomar medidas rápidamente”. “Estamos viviendo algo muy impresionante porque lo que sucedió en cuatro meses del año pasado ocurrió en cuatro semanas en el verano y ahora se dio en cuatro días”.