11|4|2021

11|4|2021

“Nos gusten o no, a Monzó y a Frigerio debemos incluirlos”

27 de marzo de 2021

27 de marzo de 2021

La jefa del PRO quiere a todos los sectores adentro. Su candidatura, la vuelta de Macri, los intendentes y la apurada a Vidal, en un mano a mano con Letra P.

Pocas semanas después de haber dejado el Ministerio de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich comenzó a construir su propio trono de hierro. Inició un camino de alta exposición mediática y no le faltaron seguidores y seguidoras en las redes sociales y pequeños grupos más o menos consolidados dispuestos a movilizar en su nombre. Todo ese paquete contrasta con su inexistente territorialidad y su reducida tropa de dirigentes en la provincia de Buenos Aires, dos déficits centrales que deberá revertir si finalmente decide ser candidata a presidenta en 2023.

 

De recorrida por el país con la presentación de su libro Guerra Sin Cuartel, se muestra activa y dispuesta a dialogar sobre la agenda política actual. Dice estar abocada al armado opositor en cada una de las 24 provincias, y avisa que es con todos. “Nos guste o no, a Monzó y a Frigerio debemos incluirlos”, respondió durante un mano a mano con Letra P, tras la conferencia de prensa que brindó en el Hotel Brizo de la capital provincial, donde fue recibida por el intendente Julio Garro. El mensaje llega tras las críticas que hizo Mauricio Macri a ese sector del peronismo PRO -aunque algo atemperadas ahora, en su libro Primer Tiempo- y en medio de una batalla librada por Jorge Macri, a través de sus soldados, con ese sector.

 

Hábil declarante, mandó mensajes al oficialismo pero también al interior de la alianza de la que es parte: “Vidal tiene que tomar una decisión porque el partido no espera a nadie”, dijo sobre la indefinición de la exgobernadora sobre su posible candidatura para ocupar una banca en el Congreso representando a Buenos Aires.

 

En esta entrevista, además, la presidenta del PRO nacional no descarta que Macri busque volver a la Casa Rosada, patea para adelante su propia postulación y suma incógnita: “Estoy convencida de que en 2023 Juntos por el Cambio tendrá más de dos candidatos”. Y propone las PASO para dirimir cualquier interna. Dice que construye con los intendentes y aspira a sumar a peronistas desencantados con el “kirchnerismo talibán”. ¿Vidal? “Debe tomar una decisión, porque el partido no espera a nadie”.

 

-¿Va a ser candidata a presidenta?

 

-No podemos hablar de 2023. Antes está esta elección. No debemos poner el carro delante de los caballos. Estoy dedicada a armar equipos en las 24 provincias para las elecciones de este año.

 

-¿Cree que Macri será candidato?

 

-No hay manera de que juegue en esta elección. Lo demás está abierto.

 

-Es decir, no descarta que vuelva a intentarlo…

 

-No puedo decir que Macri no va a ser candidato a presidente. Está abierto a cómo se arme Juntos por el Cambio, qué candidatos se presenten. Es algo imposible de definir ahora. 

 

-Horacio Rodríguez Larreta también tiene intenciones. Son varios…

 

-Las PASO son una solución para definir entre los distintos candidatos en 2023. Estoy convencida de que en esa elección van a haber más de dos candidatos de Juntos por el Cambio. 

 

-¿Cómo piensa resolver su déficit territorial en la provincia de Buenos Aires para construir su eventual candidatura presidencial?

 

-Estoy trabajando con los intendentes. Estamos generando juntos una estructura política importante que se mueve alrededor de las ideas que represento como presidenta del partido a nivel nacional. Pero también están conmigo Florencia Arietto, Gerardo Milman, Hernán Lombardi… es decir, estamos juntando militancia, muchos jóvenes y algunas sorpresas. 

 

-¿Coincide en que Juntos por el Cambio debe ampliarse? ¿Qué sucede con los que se fueron, como Emilio Monzó o Rogelio Frigerio?

 

-Nos gusten o no nos gusten, debemos incluirlos. Todo aquel que se sienta parte, debe estar. Muchos peronistas votaron al Frente de Todos porque creyeron que iban a cambiar, que no iba a ser un kirchnerismo tan extremo y talibán. Pensaron que Alberto Fernández era un peronismo más razonable y que iba a tener la capacidad de demostrar poder para hacer aquello que había prometido. Pero no sucedió. Por eso muchos de los que votaron a (Sergio) Massa, a (Roberto) Lavagna y a (José Luis) Espert pueden votarnos a nosotros.

 

-¿Con eso les alcanza para ganar nuevamente?

 

-No depende tanto de los dirigentes como de la reconstrucción de la confianza de la sociedad. Apuesto a eso. El peronismo gobierna hace 37 años, y podríamos preguntarnos por qué logró volver si hizo las cosas mal y perdió elecciones. Es porque se saca una piel y se pone otra. En nuestro caso no es así, tenemos algo que va a ser distinto, no solamente por la política sino también por la forma en que nos vamos a parar frente al poder. De alguna manera lo reconoció Mauricio Macri: en algunos momentos, fuimos débiles frente al poder que nos trababa. Bueno, en la próxima no vamos a ser débiles. 

 

-¿Cuál es la estrategia para contener a todos los espacios de la alianza?

 

-Hemos logrado algo inédito en la historia democrática argentina que es mantener a la coalición unida. Juntos por el Cambio está creciendo. No me preocupa tener una crisis porque somos más. Hay sectores del peronismo y del vecinalismo y muchísima gente que se está sumando. Esto se resuelve con elecciones internas como lo hizo el radicalismo y como lo hace el PRO en muchísimas provincias. 

 

-Hay dirigentes que están esperando una definición de María Eugenia Vidal sobre su rol en estas elecciones. ¿Qué opina?

 

-Nosotros definimos estrategias y políticas todos los días. Estamos construyendo dirigentes que ponen la cara y luchan. Así se van a armar las listas. No creo que un partido deba esperar a alguien. María Eugenia Vidal es una pieza muy importante en el PRO y en Juntos por el Cambio, y es ella la que debe tomar una decisión, pero el partido debe avanzar, no espera a nadie, y luego pueden confluir ambos tranquilamente.