28|4|2022

2001: Fernández llamó a "desterrar para siempre" la violencia institucional

19 de diciembre de 2021

19 de diciembre de 2021

El mandatario recordó a las víctimas de la represión. Descubrió una placa conmemorativa en la Casa Rosada. "El Estado está para hacer Justicia", dijo.  

El presidente Alberto Fernández rindió homenaje a las 39 víctimas mortales de la represión de diciembre de 2001 al descubrir una placa con sus nombres en la puerta principal de la Casa Rosada. “Que sepan que quedaron grabados en la memoria colectiva y que la vida que entregaron no ha sido en vano”, dijo durante el acto, que se desarrollo este domingo y en el que estuvo acompañado del secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla.

 

Al cumplirse 20 años de las jornadas trágicas del 19 y el 20 de diciembre, que desencadenaron la caída del entonces presidente Fernando de la Rúa y dejaron un saldo de 39 personas muertas producto de la represión en todo el país, el mandatario responsabilizó a “la brutalidad, la incapacidad del Estado de dar respuestas y la violencia institucional”, algo que, manifestó, “hay que desterrar para siempre”. “El Estado está para hacer justicia, no para ser violento y menos con los que reclaman por sus derechos. El Estado tiene que escuchar, no disparar tiros”, afirmó delante de las familias de las víctimas homenajeadas.

 

En este sentido, adelantó: “Vamos a seguir luchando para que la violencia sea de una vez y para siempre desterrada, para que los derechos de los hombres y las mujeres sean respetados y para que todos podamos tener una vida en armonía aun cuando tengamos que quejarnos por algunas cosas que no nos gustan”.

 

Además, el jefe de Estado apuntó contra la Justicia luego de que la Cámara de Casación Penal haya confirmado las condenas contra los responsables políticos de la represión, el exsecretario de Seguridad Enrique Mathov (cuatro años y tres meses de prisión efectiva) y el exjefe de la Policía Federal Rubén Santos (tres años y seis meses, por homicidio culposo de tres personas). “La Justicia tardó en llegar 20 años y llegó mínimamente porque ninguno fue condenado por los homicidios ocurridos, sino por delitos menores”, aseguró Fernández y agregó: “Llegó 20 años después porque los que tenían que firmar el fallo sabían que esta plaza se iba a colmar de gente reclamando justicia y quisieron acallar esas voces”.

 

"No sé si lograron acallar esas voces con esa condena. Lo que no aquietaron es nuestro espíritu de seguir manteniendo viva la memoria de esas víctimas", completó.