SEMANA SANTA FE

Perotti, el gordo de Navidad y la pirotecnia guardada

Con el fallo de la Corte aseguró una torta de plata que persiguieron cinco gobernadores, pero le baja el precio. La rosca, Manzur y lo que falta.

 

De hecho, durante el anuncio del fallo relativizó numéricamente la cuestión cuando comparó los 100 mil millones de pesos que pretende cobrar con la masa salarial de la provincia y la recaudación proyectada por ingresos brutos, que en 2022 serán de 400 mil millones y 200 mil millones respectivamente. A su lado, el ministro de Economía, Walter Agosto, repasaba mentalmente los datos que le había aclarado minutos antes al gobernador. Más números para sus planillas, nada de efusividad para el guardián de las cuentas provinciales.

 

“Es una buena noticia, pero no resuelve los problemas de gestión y él está enfocado en eso”, sostuvo a Letra P una fuente con llegada al gobernador. La explicación tiene eco en el abordaje casi pleno de la inseguridad, en una semana en la que, crisis de por medio, definió la cúpula ministerial para encauzar un problema explosivo que plebiscitarán sus últimos dos años de gestión. “Perotti no gasta a cuentas; es un paso importante, pero un paso más, porque los fondos no están disponibles”, agregó una fuente con participación directa en la negociación. 

 

En rigor, lo positivo que encuentra Perotti en el cobro, según explican en su entorno, es que este regalo del cielo evitará situaciones comprometidas para la provincia en el plano financiero. Ya habrá tiempo para ver cómo maneja su influencia y ordenamiento sobre los gobiernos locales, propios y ajenos, a quienes les corresponde un porcentaje de la pesca, y de qué forma distribuye esos fondos. 

 

La caja es la caja 

Más allá de que intente bajarle el precio, es una tentación para Perotti hacer política con ese chanchito que pedirá a gritos romperse en los últimos dos años de mandato. De hecho, el gobernador en persona trabajó el tema y buscó generar las condiciones previas y posteriores al fallo. 

 

En lo político, afinó la situación semanas atrás con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y hasta podría también agregarse un trabajo fino realizado en el plano judicial, apelando a la cercanía con su coterráneo, el cortesano Ricardo Lorenzetti; una escena verosímil que el manual del lobby político-judicial prohíbe confirmar o desmentir.

 

En lo administrativo, el fiscal de Estado, Ruben Weder, hizo seis presentaciones para acelerar el proceso desde el día en que la Corte levantó la feria extraordinaria por la pandemia, a mediados de 2020. Ahora comenzará la próxima etapa: cómo la Nación afronta este pago y cuál es el número exacto, que la Corte fijó en los 86 mil millones pero Perotti colocó por encima de los 100 mil millones. 

 

En la negociación, Santa Fe pondrá sobre la mesa el espejo de la provincia de San Luis que aceptó el pago en bonos ajustados por el Coste Efectivo Remanente (CER). Según confirmaron a Letra P, la semana que viene habrá un encuentro para afinar los números entre el Ministerio de Economía provincial y el conducido por Martín Guzmán

 

“Hay pocas alternativas de no ir a los bonos. No vemos un esquema de no acordar”, definió Weder a Letra P. De la reunión, posiblemente participe Manzur, quien estará habilitado en el Presupuesto para modificar partidas en este sentido. Así, se buscará un cierre a una novela que duró más de 15 años y atravesó a cinco gobiernos provinciales.

 

Maximiliano Pullaro se reunirá con Miguel Ángel Pichetto y Rodrigo De Loredo.
Carlos Fscendini, el exvicegobernador se sienta en el directorio del Nuevo Banco de Santa Fe. 

También te puede interesar