09|1|2022

"Hemos sido motor de frentes desde hace 30 años, no nos asustan las diferencias"

28 de noviembre de 2021

28 de noviembre de 2021

La diputada provincial celebra los 230 mil votos que obtuvo en Santa Fe y no le cierra las puertas a un armado superior, pero pregunta el "para qué". 

Al haber obtenido casi 230 mil votos en las generales de Santa Fe, la diputada provincial Clara García lee que consiguió “mucho más” de lo que esperaba. Ahora, al socialismo le llueven presiones para conformar un frente distinto, más amplio, junto a la UCR, el PRO, CREO y otras fuerzas. La legisladora provincial no rechaza el convite, pero pide concentrarse en el “para qué”. En diálogo con Letra P, destacó: “Hemos sido motor de frentes desde hace 30 años y no nos asustan las diferencias”.

 

-¿Se consiguió más o menos de lo que se esperaba?

 

-Mucho más, porque partíamos de una pérdida tan enorme que hacía presagiar una debilidad que no tuvimos, pudimos transformar ese dolor en una energía que nos permitió en equipo, en colectivo, tomar acciones muy buenas. También hubo una respuesta de la militancia y una respuesta del electorado. Tuvimos un primer óptimo resultado en las PASO al haber ganado los 19 departamentos. En las generales, en un país donde los dos extremos de la grieta arrasaron en todas las provincias, demostramos que estamos fuertes, enteros, y tengo una enorme valoración por lugares como mi ciudad, Rosario, que realmente nos dio un espaldarazo. Tuvimos 230 mil votos, si uno los analiza respecto a otras elecciones nacionales, son muy buenos resultados.

 

-¿Y ahora qué?

 

-En lo individual me cuesta mucho hablar porque soy una militante de lo colectivo y de decisiones partidarias. El socialismo y el Frente Amplio Progresista van a ser protagonistas del futuro. No somos una fuerza testimonial, somos una fuerza de gobierno y nuestra recorrida por toda la provincia nos dio mucha mayor convicción de que estábamos en lo correcto cuando gobernamos. Queremos volver a transformar nuestra provincia, me da mucho dolor ver la inmovilidad, la inactividad del retroceso, así que es un futuro enormemente activo.

 

-Con la presencia de dos tanques electorales, ¿no es demasiado complicado insistir con la tercera vía?

 

-Me duele que sean dos opciones que la gente elige con un criterio anti (hace comillas con las manos) o contra de, porque eso lleva a frustraciones. Estando Cristina (Fernández) se hace (Mauricio) Macri como contra, y con un gobierno muy malo de Macri nace la figura de Alberto (Fernández) como una nueva opción, como contra. Ninguno de los dos gobiernos ha sido positivo. ¿Cómo no tener entusiasmo en el peor de los momentos? Estamos enteros y desde el territorio se percibe una gran fortaleza,  siguen estando esas tres piezas muy presentes.

 

-¿Conformado así como está, el Frente Progresista puede competir de igual a igual en elecciones provinciales?

 

-No quisiera darte las definiciones de cómo se va a competir en el 2023. Yo veo a nuestros gobiernos locales muy ocupados en la problemática actual, en las dificultades que te trae un mal gobierno con una discriminación enorme respecto al reparto de fondos de obras ¿Cómo será el 2023? Todavía falta, dejanos disfrutar la gran carrera que hemos hecho, esta gran maratón rápida que se hizo de cara al 14 de noviembre.

 

-Hay una suerte de presión de radicales sobre todo, y el PRO, de llevar al socialismo a un frente de frentes.

 

-Me gusta más pensar en para qué llegar a ser gobierno más que cómo llegar. Parece que los resultados malos que hemos tenido en el país tienen que ver con que los partidos han puesto mucha más fuerza en el frente electoral, que en el para qué quieren transformar, bajo qué tipo de gobierno. Soy una militante de lo programático, entonces si en el frente que fuere o en el espacio electoral que fuere nos vamos a poner de acuerdo en un gobierno transparente, sí, en un gobierno de obra pública sí, en una educación innovadora sí, en una salud de calidad como sabemos hacer, sí. Si hay un acuerdo programático esas van a ser las pautas para poder pensar en sumar nuestros brazos. Estamos abiertos para sumar, sabemos hacerlo, hemos sido motor de frentes desde hace 30 años y no nos asustan las diferencias.

 

-Que ahora el radicalismo sea el que conduce a JxC en la provincia, con Pullaro y Galdeano, exsocios del socialismo, ¿hace que un acercamiento sea más tolerable?

 

-No me gusta pensarlo en esos términos. Con los radicales de NEO (Pullaro) fundamentalmente hemos tenido una relación muy entrañable, hemos compartido cuestiones difíciles de gobierno y nos ha unido la lealtad y coherencia. Me cuesta pensarlos en términos de enemigos. Queda mucho camino por recorrer, aparte en nuestro país es todo tan dinámico, hoy tenemos como Frente dos objetivos muy duros, dedicarnos a nuestros gobiernos locales y hacer una muy buena gestión, y nosotros en la Legislatura, como oposición, ser muy responsables porque la realidad que se viene es difícil.

 

-El día después de la elección, el intendente de Rosario, Pablo Javkin, se sacó en una foto con el senador electo Scarpin. ¿Qué lectura hizo?

 

-Prefiero advertirla desde la explicación que dio Pablo, con quien me unen 30 años de militancia compartida. Él como intendente tiene que defender a Rosario y entiendo que quienes van a tener lugares en el Congreso tienen que tener diálogo con el intendente. Se viene el presupuesto, se vienen los votos para el transporte, para las obras. Me parece correcto desde lo institucional que él tenga diálogo con todas las fuerzas para defender a la ciudad.

 

-Pero después de esa foto Javkin también dijo que creía en frentes más amplios.

 

-Bueno, aquí está el Frente Amplio Progresista, abrimos los brazos.

 

-El senador Roberto Mirabella dijo que el PJ y el socialismo deberían acercarse. ¿Cómo lo tomó?

 

-Lamento que Mirabella, que es Perotti, haya requerido dos años y una derrota para entender que hace falta dialogar, con lo cual me cuesta creer si eso es cierto o no. También pienso que el justicialismo tiene una diversidad tan enorme que cuesta entender con quién habla cuando habla con un referente. Primero tendrían que encontrar el diálogo interno.

 

-¿Podría ser la manera para que el socialismo retenga la presidencia de la Cámara?

 

-No, esas especulaciones no van, en absoluto pienso en eso. Seguramente vamos a retener con Pablo Farías la presidencia de la Cámara, porque es un presidente excelente, abierto al diálogo.