18|11|2021

Poroteo de dólares y hotline con la UIA, el plan primavera del BCRA

08 de octubre de 2021

08 de octubre de 2021

La entidad anticipa sequía de divisas hasta diciembre. Habilitó contactos con la central fabril para que el cepo a las importaciones no altere la producción.

Las nuevas trabas al pago adelantado de importaciones que impuso el Banco Central no tomaron por sorpresa a las empresas. Por un lado, porque se veían venir el cierre del grifo en momentos de drenaje de reservas. Pero, sobre todo, porque la autoridad monetaria le adelantó la medida del martes último a la Unión Industrial Argentina (UIA) y habilitó una hotline para resolver cuestiones que puedan restringir la producción.

 

"Nos avisaron antes", confirmó a Letra P un directivo de la UIA. "Tendremos una mesa para ir viendo los temas y esperar a que se flexibilice de vuelta. Hay que tener paciencia", añadió. Recordó que, hace un año, la comunicación 7030 del Banco Central había impuesto fuertes restricciones a las importaciones y que, a fuerza de gestiones, se fueron liberalizando.

 

El martes, el BCRA restringió el pago anticipado de importaciones, al dictaminar que los desembolsos deberán realizarse contra el despacho a plaza de los bienes. Argumentó que, desde junio, venía incrementándose esta modalidad, en lo que en el equipo económico interpretaron como una cobertura contra una posible devaluación. Además, redujo de U$S50.000 a U$S10.000 diarios el monto a partir del cual las empresas deben informar la compra de divisas para importación. En este caso, se trata de un régimen informativo y no de una autorización previa.

 

"Esto genera más complicaciones, sin dudas", indicaron a Letra P en una gran firma alimenticia, aunque no detallaron la magnitud del problema. En una automotriz, en cambio, indicaron que la medida no los afecta. En ADEFA, la Asociación de Fabricantes de Automotores, no hubo reclamos por el momento. Lo mismo en Afarte, la asociación que agrupa a quienes fabrican artículos de electrónica radicados en Tierra del Fuego.

 

El BCRA indicó que mantiene conversaciones con las cámaras empresarias para "atender cualquier situación puntual que pueda afectar el normal desenvolvimiento de la economía". El presidente de la entidad, Miguel Pesce, abrió la puerta a una reunión con la UIA pero recién dentro de dos semanas. La semana entrante viajará a Washington con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para participar de la Asamblea Anual del FMI y el Banco Mundial. El mensaje del BCRA a los empresarios fue: habrá dólares para los productos que efectivamente ingresen al país y, para el resto, deberán conseguir financiamiento.

 

Pesce justificó la medida en una exposición que hizo este miércoles en el seminario Nuevo Dinero 2021. "Tenemos un compromiso con la estabilidad cambiaria. No queremos que haya sobresaltos en el mercado cambiario", dijo. "El BCRA tiene una larga experiencia como regulador cambiario. En momentos donde podemos relajar las regulaciones cambiarias a favor de la producción, de la inversión y del intercambio, lo hacemos. En el momento donde necesitamos introducir alguna regulación para evitar un desborde que comprometa la estabilidad cambiaria, lo hacemos también", sostuvo.

 

En la visión del regulador, las "especulaciones" típicas del proceso electoral se combinan con un tercer trimestre en el que el mercado cambiario "sufre el estrés porque dejan de entrar los recursos provenientes de las cosechas gruesas y finas". Y agregó: "Estamos en ese momento, creo que lo vamos a atravesar con éxito, como lo atravesamos el año pasado".

 

Si bien la restricción a las importaciones está prevista hasta el 31 de octubre, la continuidad de la carrera electoral y de la temporada baja de divisas permiten anticipar inconvenientes al menos por otro mes. Según estimaciones del Banco Central, la entidad terminará con ventas netas de dólares en octubre y noviembre y recién recompondrá reservas en diciembre, cuando ingrese la liquidación de la cosecha fina de trigo.