17|1|2021

Aislamiento VIP: más catarsis que fiestas en el Círculo Rojo

14 de enero de 2021

Foto: Infobae

14 de enero de 2021

Sin la habitual agenda social de Punta del Este, el jet set empresario se dispersa en juntadas XS y Zoom para llorar la crisis.

El 11 de enero de 2020, hace poco más de un año, Jorge Brito recibía al establishment en Mamá Ganso, su estancia de Punta del Este, por última vez. La reunión social marcó las últimas dos décadas. Era el momento en el que, distendidas, figuras ilustres de las empresas, economistas y otras personalidades del jet set compartían chismes y perspectivas sobre el año que comenzaba. La muerte del banquero, el cierre de fronteras de Uruguay y la pandemia dispersaron a los hombres y a las mujeres de negocios en esta ocasión.

 

Esa última reunión -más proclive a la charla que las que suele organizar FIAT, también en Punta del Este-, giró en torno al cambio de gobierno. Cristiano Rattazzi (FIAT), José Urtubey (Celulosa), Eduardo Escasany (Banco Galicia), Gustavo Weiss (Eleprint) y Adelmo Gabbi (Bolsa de Comercio), entre otros, cruzaron impresiones sobre los funcionarios que se acomodaban en los despachos oficiales, sobre el rumbo que tomaría la presidencia de Alberto Fernández y sobre el rol que asumiría la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. El embajador del oficialismo fue José De Mendiguren, que preparaba su mudanza desde la Cámara de Diputados al Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE). El coronavirus era algo que pasaba en China.

 

"Al no haber Punta del Este, la gente quedó muy dispersa", dijo a Letra P un habitué de esas reuniones que, ahora, organiza almuerzos de a pocos y según haya agendas coincidentes en la costa bonaerense.

 

Otro empresario del interior del país tampoco registra eventos sociales en la agenda. Pasa los días en su provincia, con viajes ocasionales a Buenos Aires que permiten esporádicas reuniones de a pocos.

 

No lo cuentan con nostalgia: la crisis económica no permite relajarse; los zoom corporativos, focalizados en los problemas sectoriales, no cesan. El acceso a las divisas, los controles de precios y las tarifas congeladas son las preocupaciones que surgen en esas reuniones ejecutivas. Hay una continuidad entre diciembre y enero a prueba del calendario estival.

 

Fue lo que sucedió este miércoles en la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL). Los ceos del sector cruzaron información sobre los anuncios de la Secretaría de Comercio Interior sobre Precios Cuidados y el desliste de 39 categorías de Precios Máximos. Les quedó gusto a poco. La secretaria de Comercio, Paula Español, pidió que en aquellos productos de consumo masivo que salen del congelamiento los aumentos no vayan más allá del 5 o 6 por ciento, según contaron dos ejecutivos.

 

"Los aumentos son muy pocos", dijo Martín Cabrales, de Cabrales. "Seguimos muy retrasados. El precio de los alimentos no lo fijamos nosotros, sino el Estado con la suba del tipo de cambio oficial, del costo logístico y el 'costo covid'. Para las pymes, es muy complicado", agregó.

 

Esa es la tónica del tímido eventismo de la temporada 2021: encuentros privados y más reservados en casas de countries del Gran Buenos Aires o las mesas de los restaurantes más exclusivos de la Capital Federal. Hay quienes se anotan solo después de asegurarse que hay disponibilidad de estar al aire libre. Para todo lo demás existen Zoom, Meet o Teams.