X

Redacción 08/07/2020 20:05

La vicegobernadora Verónica Magario intervino en la repatriación de una joven matancera que, en el medio de las restricciones por el COVID, quedó varada más de tres meses en Camboya.

“Comenzó la odisea la última semana de su estadía ya que su fecha de regreso era el 24 de marzo, pero lo logaron en el mes de junio”, relató a Haciendo Radio Miryam Cocco, vecina de San Justo y madre de Brenda Suyay Andrada, la joven repatriada desde Camboya. La mujer indicó que su hija junto con tres amigas, planeó ese viaje durante dos años y lo hizo realidad el 28 de febrero del 2020. Si bien el recorrido estaba pautado por 30 días, su regreso recién se produjo el 19 de junio motivo.  

Durante la entrevista, Cocco resaltó la intervención de la vicegobernadora bonaerense, quien, junto con otros cancilleres, hicieron posible el regreso del grupo de amigas.

“Se hicieron múltiples gestiones y por fortuna a mediados de mayo intervino en la situación Magario. Hoy puedo contarles con alegría que tengo al lado a mi hija y que sus amigas están con sus familias”, señaló la mujer y añadió que pudieron volver en dos vuelos, uno comercial desde Camboya a Brasil y el otro de repatriación desde Brasil a la Argentina. “Durante tres meses la Embajada Argentina en Tailandia no hizo absolutamente nada”, denunció.

 

 

“Ellas dieron a conocer su situación a través de las redes y la vicegobernadora en menos de 24 horas se puso a disposición de la familia”, indicó la mujer y agregó que Magario “las llamaba vía WhatsApp, fue muy humana y logró lo que la gente de la Embajada no pudo, no quiso o no supo. Agradezco también, a (Alberto) Fernández por su política de repatriación, al ministro de Relaciones Exteriores, Felipe Solá porque tiene entre los funcionarios a Martin Scheiner que fue también clave en cancillería”.

La mujer relató que la primera parte del viaje fue en Tailandia “cuando todavía las fronteras no estaban cerradas”. En Camboya, que tenía muy pocos infectados, si bien no había aislamiento obligatorio, “las chicas permanecieron aisladas voluntariamente porque no sabían hasta cuándo iban a estar allí. Pasaron por dos hospedajes distintos, encerradas los tres meses y cuando salían era únicamente para comprar alimentos, y por desgracia sufrieron robo de celulares”.

Sobre el final, Cocco volvió a agradecer a la ex intendenta de La Matanza. “Luego de tanta angustia e incertidumbre quiero hacer público este hecho desesperante tanto para mi familia, cómo lo fue para muchas otras. Nunca pensamos que Magario nos podía ayudar de esa manera”, señaló y agregó: “Este domingo la llamó a mi hija para preguntarle cómo había sido el reencuentro después de la cuarentena y ese gesto no lo tiene nadie. Hubo una gran cadena donde distintos eslabones se fueron uniendo a raíz de que ellas dieron a conocer su situación. También, decirle gracias a los familiares y amigos que nos han hecho el aguante”.