CRISIS POR CORONAVIRUS

Los cabañeros de Tandil piden no suspender las vacaciones de invierno

Desde el sector se mostraron "preocupados" por la paralización del turismo como consecuencia del aislamiento obligatorio y reclamaron medidas para volver a funcionar en el receso estival.

Tandil es uno de los destinos turísticos más elegidos por los bonaerenses para descansar en las vacaciones de invierno, pero el sector turístico teme perder ese momento del año como consecuencia del aislamiento obligatorio por el coronavirus. "Es imposible llegar a fin de año sin la facturación de esas dos semanas", advierten. 

 

El turismo es uno de los sectores más golpeados por el COVID-19. Si bien el Gobierno puso en marcha una serie de medidas de estímulo (reducción de contribuciones patronales, planes RePro) y lanzó una línea de créditos para el sector, los empresarios reclaman volver a trabajar con un protocolo sanitario para evitar contagios. 

 

"No queremos perder la facturación de las vacaciones de invierno. Tal vez, una manera sería posponer hasta agosto las vacaciones y así permitirnos trabajar en un momento del año que es tan esperado", sugirió un miembro de la Asociación de Cabañas de Tandil en diálogo con Letra P.

 

 

Tras el verano, los cabañeros se prepararon para recibir a los turistas en Semana Santa, pero se vieron obligados a cerrar sus puertas y, en muchos casos, a devolver el dinero de las reservas. Aunque viven un momento de incertidumbre, no pierden la esperanza de que el Gobierno les permita volver a la actividad cuando "la situación sanitaria esté controlada". 

 

"El costo que nos está dejando la pandemia es terrible. Por cada cabaña hay entre seis y ocho personas que trabajan. Tenemos que pagar sueldos, servicios y no nos entra un peso", reconoció el dueño de una cabaña. 

 

La idea de los cabañeros es que los turistas sean controlados cuando ingresen a la ciudad y cumplan con un protocolo para evitar la circulación del virus. "La gente viene en su auto a la ciudad, son muy pocos los que viene en micro. Sería fácil el control", señalan. 

 

El 18 de marzo, el intendente Miguel Lunghi estableció por decreto la inhabilitación temporaria a alojamientos turísticos en todas sus formas, cabañas, hoteles, hosterías, apart hoteles, como así también a bares, confiterías restaurantes, lugares de entretenimientos.

 

Fernando Rambaldi cosecha apoyos de Juntos por el Cambio y abre el lobby hacia el PJ para eliminar el peaje de La Calera. 
El senador nacional por Entre Ríos Edgardo Kueider

También te puede interesar