X

Qué es y qué objetivos persigue Seguimos Educando, la respuesta estatal que articuló a internet, la TV y la radio con la educación pública formal.

Por 26/05/2020 13:51

Las clases se suspendieron el 15 de marzo y un día después los medios públicos lanzaban Seguimos Educando, la iniciativa conjunta del Ministerio de Educación y la Secretaría de Medios a la que se suman Educar, Radio Nacional, la TV Pública y las señales Encuentro y Pakapaka. Se trata de una programación atada a la currícula del sistema educativo a la que se puede acceder en la televisión, la web y la radio con la ayuda de cuadernillos digitales e impresos. Fue pensada como una alternativa que no reemplaza al aula, pero acompaña el aislamiento de familias, alumnos y docentes.

La continuidad de la cuarentena dio lugar a la segunda etapa de este proyecto, que consolidó su propuesta desde el 1 de abril. Así, el coronavirus obligó a las emisoras estatales a reforzar su función educativa. El subsecretario de Medios Públicos, Claudio Martínez, dijo que Seguimos Educando es uno de los pilares de esos medios en este momento.

 

 

La pata audiovisual de la iniciativa incluye 14 horas de programación por día en la televisión, que se dividen en seis horas en la TV Pública, ocho en Pakapaka y seis en Encuentro. Los programas son teleclases que combinan dinámicas del aula con el formato televisivo. Además, hay siete horas diarias de contenido curricular en Radio Nacional. Estas emisiones son retomadas por algunas radios comunitarias y universitarias. A esto se suma la circulación de piezas en internet.

Las señales estatales educativas pertenecen a Contenidos Públicos Sociedad del Estado. Su gerenta general, Jésica Tritten, hizo una evaluación positiva de la experiencia: “Pudimos responder al aislamiento el mismo día en que se suspendieron las clases. La segunda etapa ya fue trabajada más específicamente con maestros y con los directores de niveles del Ministerio de Educación para continuar con el vínculo pedagógico, que es muy importante en Seguimos Educando. Es un trabajo muy arduo, porque son muchas horas. Vemos que hay un uso específico y concreto, como la descarga de cuadernillos”.

 

 

El nuevo proyecto de los medios estatales recién iniciaba cuando debió adaptarse a las exigencias de la cuarentena. El subdirector artístico de Radio Nacional, Gustavo Campana, reconoció el desafío: “Es poner patas para arriba la programación que había comenzado un semana antes. Implica ser solidarios ante la emergencia y cumplir con nuestra hermosa obligación”.

La inclusión de los contenidos educativos obligó a trasladar programas de la AM 870 a la FM Nacional Folklórica. Las emisiones se escuchan en la cabecera y en las AM de las 49 filiales. Campana reflexionó sobre el rol de esa red federal: “La Secretaría Medios inició conversaciones con todas las radios del país. Nadie entregó una hora de su programación. Desde Radio Nacional se hace lo que se debe hacer. En el acierto-error cotidiano vamos encontrando formatos que van creciendo. Las repercusiones son espectaculares, sobre todo en las provincias”.


 

 

Los datos preeliminares de la iniciativa muestran que la web oficial había recibido casi tres millones y medio de visitantes únicos antes de finalizar abril. Pero, además, el promedio del tiempo en las visitas al portal era de seis minutos. De estas, 61% fueron desde el teléfono móvil y 37%, desde la computadora. Estos datos realzan el valor del acuerdo entre el Gobierno y las telefónicas para facilitar el acceso gratuito (sin cobro de datos) a este espacio virtual. Allí conviven juegos, libros digitales, clases on line y guías para padres y docentes. Estos contenidos se vinculan con los siete millones de cuadernillos impresos.

La conducción del proyecto comprobó que sólo en la TV Pública hubo un promedio de 134 mil televidentes diarios entre el 1 y el 10 de abril, dos mil más que el promedio de las dos semanas previas. Según los horarios, el promedio del rating fue de 0,7 a 1,53%. El retorno de Pakapaka a la franja infantil del abono básico de Cablevisión fue otra puerta abierta para llegar a los programas.

 

 

Durante el macrismo, Pakapaka, Encuentro y Deportv dejaron su enfoque educativo legalmente y en los hechos. A partir del cambio de gobierno, si bien se mantuvo a Contenidos Públicos como empresa administradora, una silla de su directorio quedó para Gabriela Diker en representación del Ministerio de Educación. Fue un gesto de la nueva gestión para marcar su voluntad de recuperar el rol educativo. Tritten, vicepresidenta de esa entidad, planteó que el aislamiento sirvió para retomar esa línea. “Fue la posibilidad para que Encuentro y Pakapaka volvieran a concebirse como herramientas del sistema educativo. Pudimos responder rápidamente por la experiencia previa. Los productores delegados y las jefas de producción supieron cómo responder porque tenían ese conocimiento y esa memoria”, señaló. Un ejemplo de esa capacidad construida lo encarnan los conductores que acompañan a docentes en las teleclases. La mayoría de ellos fueron reconocidos animadores de programas y series de esos canales en el pasado reciente.

A dos meses de su aparición, Seguimos Educando demostró ser una respuesta veloz que aprovechó aprendizajes previos y capacidades estatales dañadas pero todavía vivas.