X

Vidal vuelve al primer amor y activa una red social en el conurbano peronista

En tiempos antigrieta, lanzó una web para ayudar a organizaciones barriales donde la pandemia golpea más. Reedita su tono moderado y se aleja del núcleo duro PRO. Clases virtuales y encierro activo.

Por 31/03/2020 14:13

Desde que dejó el sillón de Dardo Rocha en la Gobernación bonaerense, María Eugenia Vidal cultivó el bajo perfil y su vínculo con la política lo continuó, fundamentalmente, a través de un puñado de dirigentes de su máxima confianza. Ahora, en medio del aislamiento ampliado, volvió al ruedo a través de una iniciativa personal con terminales en las barriadas del conurbano profundo, con cuyos referentes nunca perdió contacto. En las últimas horas lanzó el sitio ayudardesdecasa.com, con el que promueve donaciones para diversas organizaciones sociales y que en unos meses será parte de su ONG. En tiempos de antigrieta, Vidal vuelve su mirada al terreno que conoció cuando era ministra de Desarrollo Social de la Ciudad de Buenos Aireas, mientras gobernaba Mauricio Macri. En temporada de encierro, regresa al primer amor y de manera virtual hace pie en populosos distritos donde manda el peronismo.

Lanzó la convocatoria el domingo y pretende recaudar fondos para colaborar económicamente con 27 comedores ubicados en catorce distritos de la Primera y la Tercera secciones electorales. Fuentes de su entorno explicaron a Letra P que tiene puesta toda su atención en la problemática social de esas regiones de Buenos Aires.

El sitio web destaca la importancia de respetar la cuarentena dispuesta por el presidente Alberto Fernández pero remarca que “el aislamiento no es igual para todos”. Del encierro en la comodidad de una casa de familia de clase media o alta al hacinamiento en barrios periféricos donde la gente le ve de cerca la cara al hambre. En su página, Vidal le puso nombre y rostro a cada referente para los que pide ayuda. Allí figuran también los datos de cuentas bancarias, ubicación, teléfono y el número de beneficiarios, muchos de los cuales son niños.

 

 

SIN PARTIDO. La exministra de Macri mantiene distancia de las actividades de Juntos por el Cambio. No organiza ni encabeza ninguna de las que participa. Se mantiene al margen de la orgánica del partido que la llevó a gobernar la provincia más importante del país en términos productivos y electorales.

Su entorno afirma que solo acude a las reuniones a las que es convocada. Su incomodidad es evidente. En el último cónclave virtual que mantuvo con Macri, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Humberto Schiavoni y su exministro Cristian Ritondo marcó diferencias con la agenda de la reunión.

 

 

Allí, el expresidente insistió con la idea de “rescatar a los argentinos varados” en el exterior. Vidal, en cambio, se alineó a la postura de Fernández de darle prioridad a las problemáticas locales. “No pueden haber grietas en la lucha contra el coronavirus, ni ningún tipo de rispideces. Ella está completamente alineada con la estrategia del Gobierno”, apuntó a este medio un hombre que habla con ella casi a diario.

Vidal piensa –y lo expresa públicamente– que la crisis en los barrios populares del conurbano requiere una atención urgente. Su posición recibió el respaldo de Larreta, el único partícipe de la reunión con responsabilidades de gestión, quien sumó su preocupación por el desborde del sistema de salud público que acarrearía una repatriación de todos los argentinos que permanecen en el exterior.

 

 

GOLPE DE TIMÓN. El giro en su estrategia política hacia el interior de la alianza conformada por el PRO, la UCR, la CC y un sector del peronismo fue puesto en marcha tras las elecciones PASO, cuando Vidal se quitó el traje de gobernadora para encarar el tramo final de su campaña a octubre en modo vecina de a pie. Y se intensificó luego, tras la esperada derrota de octubre. Apenas dejó el poder se fue de vacaciones y comandó desde Europa a un grupo de legisladores de Juntos por el Cambio en la pelea por la aprobación de la Ley Impositiva, el primer dolor de cabeza para el gobernador Axel Kicillof. Lo hizo en tono moderado y alejado de los grandes reflectores.

Esa conducción a distancia a fines de 2019 le valió numerosas críticas en el macrismo. En parte por eso se recluyó en sus hombres de confianza. El exjefe de Gabinete provincial Federico Salvai, los diputados Alex Campbell y Maximiliano Abad y el propio Larreta. No mucho más.

 

 

Si bien preserva su relación con Macri, su vida cotidiana camina -en parte- por un costado de la política partidaria y sus antiguos vínculos. Antes de dejar de ser gobernadora dijo que no quería vivir de la política en años siguientes y que volvería a trabajar en el ámbito privado, recordó uno de sus íntimos.

¿De qué vive Vidal? De momento se prepara para dar clases virtuales para la Universidad de Buenos Aires (UBA), la Universidad de San Martín y la Universidad Torcuato Di Tella. Una suerte de síntesis entre su pie en la esfera pública y la privada. También trabaja como consultora para algunas firmas y brinda charlas a sus empleados en torno a su experiencia en gestión y desarrollo.

En ese marco, los intendentes bonaerenses se mantienen expectantes sobre los próximos pasos de la exmandataria. Mientras definen su lado de la mecha en la interna entre Vidal y Macri, algunos ya participaron de una videoconferencia vía Zoom con la futura presidenta de la ONG Ayudar en Casa.