26|11|2021

Lobby evangélico y la previa electoral presionan el voto de Weretilneck

28 de diciembre de 2020

28 de diciembre de 2020

El senador recibió una carta de los pastores de su provincia, que prevén una abstención. El sector celeste de su partido marca resistencia en la previa de 2021.

El cambio de postura del senador rionegrino Alberto Weretilneck respecto del proyecto de legalización del aborto tiene un entramado netamente provincial con ribetes electorales. Dos vertientes parecen torcer la postura del exgobernador, positiva de antemano, para inclinarlo hacia el terreno de la abstención en la histórica sesión prevista para este martes en el Senado.

 

A través de una nota enviada al presidente de la comisión de Salud de la Cámara alta, el radical jujeño Mario Fiad, Weretilneck planteó días atrás varias modificaciones al proyecto que cuenta con la aprobación de la Cámara de Diputados. Fuentes cercanas al legislador, quien habitualmente acompaña los expedientes impulsados por el Frente de Todos (FdT), dejaron trascender que el rionegrino "se abstendría si no modifican el proyecto". Las razones hay que buscarlas en el sur.

 

Un factor de presión sobre la decisión inicial de Weretilneck es partidario y tiene que ver con el sector celeste de Juntos Somos Río Negro (JSRN), el espacio gobernante que conduce el exmandatario. La otra pieza en este juego de pinzas es externa, aunque involucra a una organización con relevante peso territorial, aliada al oficialismo provincial: la Asociación de Pastores de Iglesias Evangélicas de Río Negro (Apier), que le envió una carta a Weretilneck en la que expone su rechazo a la iniciativa. Además, en el texto al que tuvo acceso Letra P, le solicitan que considere "manifestarse contrario al tratamiento del proyecto de ley o su postergación".

 

La disputa interna

Como contó este medio, en las elecciones legislativas de 2021 el oficialismo rionegrino buscará obtener una de las dos bancas en juego para sumar un diputado nacional que acompañe en el Congreso a Luis Di Giácomo, con mandato hasta 2023. Con solo un par de escaños en disputa, la pelea con el peronismo y con Juntos por el Cambio (JxC) será ardua y Weretilneck quiere un JSRN ordenado para afrontar la parada.

 

El debate nacional por la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) no contribuyó a amalgamar su fuerza y crece la resistencia dentro de su partido para que no vote el proyecto en la sesión del 29 de diciembre.

 

La fractura quedó expuesta en la Legislatura provincial. El FdT presentó un proyecto de declaración que solicitaba a los diputados y senadores nacionales de Río Negro que acompañen con su voto la iniciativa de legalización del aborto. El ala provida de JSRN declaró su disconformidad y el bloque votó dividido. La propuesta tuvo nueve votos en contra: el único legislador de JxC, Juan Martín, y ocho de los 28 miembros de la bancada oficialista: Fabio Sosa, Nayibe Gattoni, Marcela Ávila, María Elena Vogel, Silvia Morales, Soraya Yahuar, María Liliana Gemignani Graciela Vivanco.

 

Junto al descontento de un sector de su partido, Weretilneck debe tramitar la misiva de los pastores evangélicos advirtiéndole que no acompañe el proyecto. A través del legislador provincial Elbi Cides, el presidente de Apier, Fabio Huenchunao, remitió el comunicado que refleja el espíritu de las más de mil iglesias evangélicas rionegrinas.

 

"Alberto va a escuchar"

“Alberto escucha a la gente”, respondió Huenchunao al llamado de Letra P. Antes de una movilización en Viedma este sábado, el pastor que mantiene contacto estrecho con JSRN, sobre todo con legisladores del Alto Valle, citó el texto que le envió el 3 de diciembre al senador por Río Negro. “Estamos cruzando una pandemia que dejó comercios cerrados, un 44% de pobres y un grave problema habitacional. Esas son las prioridades, no el aborto. Eso se le transmitió a Weretilneck. Entendemos que el senador se va a abstener”, admitió.

 

El titular de la entidad evangélica se sustenta en ese diálogo mutuo de varios años. “Alberto es uno de los referentes rionegrinos indiscutibles, que hizo una muy buena gestión. Pero hoy estamos trabajando en esto con respaldo de legisladores como Graciela Vivanco, Elbis Cides o Marilín Gemignani”, contó Huenchunao.

 

La sintonía de los pastores evangélicos con el exgobernador aparece explícita, por ejemplo, en el cuestionamiento que la carta formula sobre el artículo 4 del proyecto de ley. Modificar la redacción que establece que el aborto se permite después de la semana 14 cuando estuviera en peligro la vida de la persona embarazada es uno de los cambios reclamados por Weretilneck a Fiad.

 

“Cuando era gobernador, me recibió en la Casa de Gobierno. Alberto va a escuchar a la gente y seguirá escuchando. Sabemos que hay dos campanas pero, hoy por hoy, somos más los que estamos a favor de las dos vidas”, completó el pastor.

 

En tanto, la organización multirreligiosa de Río Negro va por más y organiza otra movilización este lunes. El destino elegido no es azaroso. Los pastores evangélicos convocarán a marchar contra el aborto legal en San Carlos de Bariloche, la ciudad natal de la gobernadora Arabela Carreras.

 

Más allá de lo simbólico, el objetivo concreto es otro. Bariloche también es la ciudad de Silvina García Larraburu. La senadora en 2018 votó en contra de la legalización del aborto, pero el 17 de diciembre último firmó el dictamen favorable al proyecto y está contabilizada como uno de los votos verdes.