X
Esquiva su despacho en La Plata, en medio del malestar de sus intendentes por falta de recursos. Antes, había llevado un acto de gestión al Colón. El alejamiento de Macri y su afinidad con Larreta.
Por 18/09/2019 14:09

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, sigue mudando sus actividades a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires: el lunes llevó al Teatro Colón una actividad de gestión y este miércoles, la reunión de gabinete a sus oficinas en el barrio porteña de Retiro. Aunque no es la primera vez que la mandataria desarrolla el encuentro semanal con sus ministros fuera del distrito que gobierna, cobra relevancia en esta etapa, donde su comportamiento se asemeja más a un proceso de transición hacia un cambio de gobierno que a uno de campaña en busca de su reelección. Y durante el cual –luego de la derrota en las PASO– la propia gobernadora dijo públicamente que no posee “más herramientas” para asistir a los bonaerenses en la crisis, como sucedió en un encuentro con comerciantes en Junín.

Vidal parece haber abandonado ciertas rutinas de trabajo en territorio bonaerense –para mudarlas a la Ciudad–, en el marco de un claro alejamiento de Mauricio Macri y mientras consolida su relación con el jefe porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Y cuando también comienzan a hacer reclamos intendentes de Cambiemos, quienes piden más asistencia para encarar la defensa de sus territorios de cara a octubre.

 

 

El viernes pasado, el Presidente realizó su primera actividad de campaña en la provincia de Buenos Aires tras las PASO. A esa misma hora, en la otra punta del territorio bonaerense, Vidal encabezaba su propio acto. Vidas paralelas.

Dos días después, el lunes por la tarde, la mandataria llevó un acto de gestión al territorio que comanda Rodríguez Larreta, el único –de las tres patas de la mesa PRO– que podría salvar la ropa en octubre. Encabezó el acto de entrega de postítulos universitarios a 2 mil directores de escuelas bonaerenses en el Colón.

La elección del coliseo porteño implicó la exclusión del Teatro Argentino de La Plata, el segundo más importante del país y uno de los principales complejos artísticos de Latinoamérica pero que, y según denuncian los profesionales que trabajan allí, se encuentra en un proceso de deterioro, sin inversiones y con una magra o nula agenda de espectáculos.

La semana siguiente a las PASO, en la reunión que la gobernadora mantuvo con sus legisladores y que se desarrolló en la residencia de La Plata, se escucharon planteos sobre el “error” de haber envidao de forma directa a los movimientos sociales -que “juegan” con el Frente de Todos- los bolsones de alimentos y otras ayudas de emergencia. El mismo planteo se escuchó también en boca de muchos jefes comunales, que alegaron la competencia “desleal” que terminan sosteniendo con sus adversarios del peronismo.

 

 

A esto se suma la decisión de la gobernadora de explicitar de forma pública la falta de recursos de la provincia y a su vez, puertas adentro de Cambiemos, dejar en claro que no realizará ningún gasto extra que pueda alterar el pago de salarios, aguinaldos y deudas ya contraídas, en pos de entregar una provincia con los números al día.

Esta situación quedó en evidencia días atrás, cuando durante una recorrida por el centro del municipio de Junín la mandataria le aseguró al titular de Comercio e Industria local, Raúl Parejas, que ya no tenía qué ofrecer: “Todo lo que yo pude hacer desde la Provincia ya lo hice, no tengo más herramientas”, se la oye decir a los comerciantes (ver video). Y se sostiene en cada declaración de sus ministros, quienes ante consultas sobre adecuaciones salariales y asistencia social reclamadas por diversos sectores responden que no prometerán más dinero sin tener la certeza de poder cumplir con el pago.