X

El ex montonero busca ser intendente de Bariloche, la ciudad más importante de Río Negro. En una charla con Letra P, describe sus ideas para un lugar complejo y alejado del poder central.

Por 27/06/2019 9:53

“Nos pasó lo mismo con el Gringo (Carlos) Soria en el gimnasio de Bomberos, que se largó una nevada muy fuerte en la campaña de 2011. Por cábala, estamos bárbaro”, cuenta Fernando Vaca Narvaja, flamante candidato a intendente de San Carlos de Bariloche por el partido vecinalista UMP, en diálogo con Letra P. A través de su fuerza vecinal, "El Vasco" resurge en la actividad política rionegrina luego de su último paso en la provincia por el gabinete de Alberto Weretilneck, en 2013, y como jefe del Tren Patagónico, la formación que une el mar y la cordillera. En un miércoles helado en la zona andina, vuelve a la actividad proselitista: ya está en acción para las elecciones locales del 1 de septiembre.

Aunque admite que su paso por Montoneros “mata cualquier cargo público” que haya tenido por la relevancia histórica que tuvo esa organización, este viejo activista del peronismo revolucionario persiste en la política partidaria. “Somos cuadros de acción, tiene que ver con la historia personal”, explica. Y repite: “Somos distintos en la forma de trabajo y acción; no hablamos en potencial como el resto de los candidatos”.

 

 

-¿Cómo toma este desafío de ser candidato a intendente de Bariloche?

-Es hermoso, porque nos planteamos una buena relación con el futuro gobierno de Arabela Carreras, a quien conocemos y con quien hemos militado juntos en otra época. Tengo diálogo con ella, es de Bariloche y, en Bariloche, sin respaldo provincial y nacional es muy difícil resolver los problemas estructurales. Pero, al margen de eso, no le sacamos la cola a la jeringa; mi equipo no elude los problemas.

-¿Tiene diálogo con Cristina? ¿Le contó de su candidatura?

-Sí, claro que tengo diálogo. Pero nunca van a ver una foto familiar con fines políticos. Tampoco usé lo que sufrió nuestra familia: hay más de 14 personas fallecidas y desparecidas, una bestialidad. Igual, no hago política con eso.

-¿Pero habló con ella sobre su candidatura?

-Sabe, pero tampoco pedimos permiso (risas). Tenemos pensamiento crítico, porque estamos formados así de chiquitos.

 

Una foto que trascendió este miércoles (Foto: Soledad Maradona).

 

DISPERSIÓN. El mapa del peronismo en Bariloche es complejo. La derrota en la elección de abril, en la que Carreras se impuso con comodidad, desató una revuelta y una catarata de candidaturas que incluye la de Vaca Narvaja. En total, son tres peronistas los anotados para Bariloche: Andrea Galaverna, que largó el Frente Unidos por Bariloche; el actual concejal Daniel Natapof, que llega por el Partido Justicialista (PJ), y La Unión Por un Movimiento Popular (UMP), un espacio vecinal que le dio al histórico dirigente de la guerrilla peronista una vía legal para postularse.

-¿Es posible un acuerdo de unidad para recuperar la ciudad más importante de Río Negro?

-Por suerte, a nivel nacional y provincial se logró un acuerdo. El tramo de senadores y diputados nacionales ya está. Pero, en Bariloche, son necesarias dos condiciones básicas: primero, que haya un liderazgo, que lo tiene Cristina Fernández de Kirchner. Y la propuesta: qué queremos hacer. En el caso de nuestra ciudad, no hay liderazgo (…) nadie tiene la capacidad para nuclear. También existe una ausencia total de debate político, algo que nos diferencia. Lamentablemente, se dará una especie de PASO (sic) con las otras dos listas presentadas.

-¿Es verdad que la senadora Silvina García Larraburu respalda su candidatura?

-Nosotros lanzamos nuestra candidatura hace un tiempo. Repartimos imágenes en conjunto, pero somos muy claros: lo que está disputando Silvina es algo diferente. Para ello, los compañeros de la fórmula no deben estar embanderados en ningún sector. En fin, el rol de Silvina es no casarse con ningún candidato. Tenemos que preservarla.