X
“En política, la suma a veces resta, y Massa ganó una elección en oposición a CFK”, explica Roberto Costa. Vaticina un “Boca-River”. El vidalismo deberá trabajar para “mostrar todo lo bueno” que hizo.
Por 10/06/2019 13:44

El jefe del bloque de senadores bonaerenses de Cambiemos, Roberto Costa, analiza el inminente pase de Sergio Massa al post kirchernismo, una jugada que, considera, podría restar más que sumar ya que el jefe del Frente Renovador ganó las elecciones de 2009 en oposición a Cristina Fernández de Kirchner. Habla de la estrategia que deberá profundizar la gobernadora María Eugenia Vidal a partir de esta situación y observa la situación del radicalismo, posicionado a nivel federal y con reclamos de espacios en la fórmula presidencial y en las listas legislativas.

“El movimiento de Sergio Massa estaba dudoso en el último tiempo y podía terminar de esta manera, ahora falta que lo confirme”, dice Costa en diálogo con Letra P. Y afirma que, ahora, lo que viene “es un tema de campaña” en el que la fuerza de la que forma parte “debe explicar bien todo lo que hizo; hay que explicar cuál es nuestro plan”, remarcó.

-¿Cambiemos va a readecuar la estrategia? ¿Cómo será?

-Nosotros vamos a defender una gestión que tiene cosas muy buenas y errores marcados que se notan todos los días en el bolsillo. Vamos a tratar de hacer que interesen más las cosas que son para siempre, que son decisiones importantes como el respeto a las instituciones, la búsqueda de la verdad, una justicia independiente y ellos (el peronismo) seguramente van a bombardear desde el tema económico, con su relato particular, como nos tienen acostumbrados. Pero en nuestro caso tenemos que trabajar para mostrar a la sociedad todo lo bueno que hicimos y reconocer y decir cómo vamos a cambiar aquellos que nos hemos equivocado.

 

 

-¿Cree que Massa, al buscar integrarse al post kirchnerismo eligió el mal menor para él?

-A veces, a algunas personas las mueven más las sensaciones que la razón, son formas de ver la política. Se toman resoluciones rápidas que no siempre marcan el mejor camino, pero él sabrá lo que decide, porque si hay una cosa que tiene Massa es que toma decisiones… decisiones que pueden o no ser acertadas.

-La decisión de Massa cambia rotundamente el escenario…

-Si se confirma lo de Massa y CFK seguramente va a ser una elección más Boca – River.

-¿Cómo afecta a Cambiemos?

-En política la suma a veces resta. Y Massa ganó una elección en oposición a Cristina. No es una cuestión de números, sino muchas de las cuestiones que pasan no pasarían, las sumas no son directas. Según las encuestas, Sergio tiene votos cercanos al peronismo K que irían directamente, pero no nos olvidemos de 2009, cuando le ganó la elección al kirchnerismo. Lo hizo planteando una clara posición en contra de CFK y de eso no se vuelve fácil.

 

 

-¿Cree que esos votos anti K irán a Cambiemos?

-No van a ir todos al mismo lugar, eso es seguro. Aparte, todavía no sabemos cuántos son los candidatos y cómo terminarán construidos los espacios. Lo que está claro es que en la campaña van a empezar a superponerse los videos que nos recuerden instancias electorales que no pasaron hace mucho tiempo, y vamos a ver que no todo es tan fácil de explicar para la sociedad.

-El radicalismo está pidiendo mayor participación…

-Es una posición lógica. En momentos en los cuales todos estamos tratando de hacer valer nuestras opiniones y nuestros derechos en la coalición de gobierno. La UCR lo hace de distintas maneras, algunos con una clara posición de sumar, otros con un exclusivo reclamo de lugares. Creo que el radicalismo aporta en todo el país un importante grupo de dirigentes y militantes que trabajan en cada uno de los comités. Ahora, el resultado del domingo (fue reelecto el gobernador radical de Jujuy, Gerardo Morales, y también ganaron gobernadores del peronismo en otras provincias) pone de manifiesto que se les está haciendo un poco más cómodo a los oficialismo el manejo de las provincias. Y esto queda claro porque pasa de los dos lados: oficialismo y oposición nacional. Y porque aumentó el 67% la coparticipación federal que marca un manejo seguro y tranquilo de las finanzas en cada territorio.