X
Rolando Figueroa (Neuquén) y Pedro Pesatti (Río Negro) hablaron de coordinación para “que la retribución” de la Nación vuelva al sur. Críticas al Proyecto Patagonia.
Redacción 29/04/2019 18:28

Dos vicegobernadores volvieron a marcar distancia de los gobiernos provinciales y exigieron un frente para obtener “retribución” del Estado nacional. En el marco de un encuentro el último fin de semana en la capital de Neuquén, el anfitrión Rolando Figueroa recibió al rionegrino Pedro Pesatti, con el que coincidió en una serie de planteos contra la Casa Rosada. Ambos integran fuerzas provinciales como el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y Juntos Somos Río Negro (JSRN) y pugnaron por una candidatura al ejecutivo de sus provincias. A mediados del año pasado, respaldaron al chubutense Mariano Arcioni en los planteos contra la política de Cambiemos para la región.

“A la Patagonia la necesitamos unida, por eso debemos ser inteligentes y solidarios por eso los patagónicos debemos integrar un frente que ponga en valor y agenda los temas que interesan a nuestra gente. Debemos consolidar una región patagónica que pueda transformar esa fortaleza que es la generación de recursos, en la posibilidad de llevar adelante un desarrollo masivo de la República Argentina”, reclamó Figueroa, en el primer encuentro del ciclo de conferencias ‘Imagina la norpatagonia: otra región es posible’ que organiza la Legislatura del Neuquén en conjunto con la Legislatura de Río Negro y la Fundación para el Desarrollo del Sur Argentino (FUNDeSUR).

 

 

“Los patagónicos tenemos mucho para brindar, pero la retribución que debe venir del Estado Nacional debe estar presente en todos los aspectos. El desfinanciamiento que está teniendo nuestra Universidad Nacional del Comahue forma parte de un desbalance de la inversión sobre el futuro y desarrollo que se está haciendo desde el Gobierno Nacional”, denunció el vice de Omar Gutiérrez hasta diciembre. Como informó Letra P, el actual titular del Poder Legislativo neuquino decidió competir en la interna del MPN y se distanció de la cúpula partidaria.

Pesatti, quien fuera excluido de la fórmula oficial para la elección a gobernador, respaldó la teoría. “Somos parte de una región con enormes situaciones que nos hermanan y que nos obligan a encontrar caminos en conjuntos”, sostuvo. Y continuó: “Nos exige que seamos capaces de gestionar juntos las necesidades que tenemos para resolver, como la falta de empleo y la inequidad social que hoy se presenta como severo problema, en vías de profundización”.

“El Plan Patagonia quedó en el olvido, pero los patagónicos no nos olvidamos. Queremos el acompañamiento, sea cual sea el signo político del Estado Nacional, al desarrollo de nuestra región que pide a gritos la necesidad de expresarse en una propuesta política provincial y de integración patagónica. Los resultados electorales lo están demostrando, con partidos provinciales que han sido acompañados para seguir gobernando en Neuquén y Río Negro, y estoy convencido de que va a pasar lo mismo con Chubut Al Frente”, pidió Figueroa.

Ambas definiciones no concuerdan con lo que actuales y futuros gobernantes pregonan. Gutiérrez, al igual que Alberto Weretilneck y la electa Arabela Carreras, se mostraron mesurados a la hora de plantear diferencias con la Casa Rosada. Si bien esbozaron críticas, no comulgaron la idea que pergeño Arcioni (Chubut) de conformar una liga de gobernadores patagónicos.