X
Con la voz quebrada, la senadora PRO criticó la penalización, justificó su cambio de postura en favor de la interrupción voluntaria y destacó a Macri por avalar el debate en el Congreso.
Redacción 09/08/2018 10:32

La senadora de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires Gladys González realizó un encendido discurso "pro vida" para justificar su cambio de posición ante la interrupción voluntaria del embarazo y, entre lágrimas y visiblemente emocionada, argumentó su voto a favor de la legalización del aborto porque "legalizar nos da la oportunidad de salvar la vida".

 

 

"Como buena parte de la sociedad, yo también he madurado y, después de todos estos meses y sin traicionar ningún juramento, entendí que, frente a la realidad de los abortos clandestinos, la única forma de defender las dos vidas es abriendo las puertas del sistema de salud a nuestras mujeres", justificó la senadora por el PRO.

"Nuestras mujeres pobres que son madres mueren porque el Estado aún no ha podido dar el pleno acceso de la salud a toda la población, mueren por falta de controles e infecciones durante el embarazo, por hemorragias internas, por enfermedades relacionadas al posparto, mueren por abortos clandestinos. Frente a todas estas causales de muerte, a excepción del aborto, el Estado permite que las mujeres se acercan al sistema de salud. Frente al aborto no, está prohibido", explicó González.

 

 

En ese sentido, cuestionó que, de acuerdo a la legislación vigente, "las mujeres ni siquiera pueden acerarse al Estado ante casos de aborto". "Esa es la realidad que yo antes no veía. Lo que no veía es que nos estábamos perdiendo una oportunidad, la de salvar a esa mujer que, pudiendo acercarse al Estado, no lo hace porque está prohibido", subrayo.

"Queremos salvar las dos vidas y no estamos salvando ninguna. Todos sabemos que se trata de muertes evitables. No podemos esperar un minuto más. Sin duda, desde todos los ángulos en los que se lo analice, el aborto es un drama. Nadie quiere el aborto, pero el aborto clandestino es una tragedia social", argumentó González, que durante la campaña para las elecciones de 2017 se había manifestado en contra de la interrupción voluntaria del embarazo.

 

 

De acuerdo a la senadora, la situación actual de la legislación en torno a la penalización del aborto "es la mayor expresión de la hipocresía que sufren las mujeres por la enorme inequidad social" y sostuvo que "legalizar nos da la oportunidad de salvar la vida". "Una oportunidad que hoy no tenemos. No quiero mirar para otro lado. La ley no obliga a ninguna mujer a abortar, pero evita que la mujer que decide interrumpir su embarazo sea condenada a morir", agregó.

Por otra parte, la legisladora por el PRO destacó la decisión del presidente Mauricio Macri de habilitar el debate y cuestionó al kirchnerismo por evadir la discusión durante 12 años. "Macri ha entendido la madurez de los argentinos y el deber del Congreso de dar este debate. Como jefe de partido nos dio una libertad de conciencia, a pesar de su postura personal. Acá hubo libertad que no existió en los años del anterior gobierno, que impidió este debate. Quiero recalcar la importancia de que nuestro Presidente haya propiciado y no se haya opuesto a que hoy estemos dando este debate, que es un antes y un después en la conquista de derechos", subrayó.

En ese sentido, sostuvo que los legisladores "tenemos la responsabilidad de dar una respuesta de política pública frente a este drama que todos coincidimos que existe".

La emoción de Gladys González en un discurso pro aborto entre sollozos

Con la voz quebrada, la senadora PRO criticó la penalización, justificó su cambio de postura en favor de la interrupción voluntaria y destacó a Macri por avalar el debate en el Congreso.

La senadora de Cambiemos por la provincia de Buenos Aires Gladys González realizó un encendido discurso "pro vida" para justificar su cambio de posición ante la interrupción voluntaria del embarazo y, entre lágrimas y visiblemente emocionada, argumentó su voto a favor de la legalización del aborto porque "legalizar nos da la oportunidad de salvar la vida".

 

 

"Como buena parte de la sociedad, yo también he madurado y, después de todos estos meses y sin traicionar ningún juramento, entendí que, frente a la realidad de los abortos clandestinos, la única forma de defender las dos vidas es abriendo las puertas del sistema de salud a nuestras mujeres", justificó la senadora por el PRO.

"Nuestras mujeres pobres que son madres mueren porque el Estado aún no ha podido dar el pleno acceso de la salud a toda la población, mueren por falta de controles e infecciones durante el embarazo, por hemorragias internas, por enfermedades relacionadas al posparto, mueren por abortos clandestinos. Frente a todas estas causales de muerte, a excepción del aborto, el Estado permite que las mujeres se acercan al sistema de salud. Frente al aborto no, está prohibido", explicó González.

 

 

En ese sentido, cuestionó que, de acuerdo a la legislación vigente, "las mujeres ni siquiera pueden acerarse al Estado ante casos de aborto". "Esa es la realidad que yo antes no veía. Lo que no veía es que nos estábamos perdiendo una oportunidad, la de salvar a esa mujer que, pudiendo acercarse al Estado, no lo hace porque está prohibido", subrayo.

"Queremos salvar las dos vidas y no estamos salvando ninguna. Todos sabemos que se trata de muertes evitables. No podemos esperar un minuto más. Sin duda, desde todos los ángulos en los que se lo analice, el aborto es un drama. Nadie quiere el aborto, pero el aborto clandestino es una tragedia social", argumentó González, que durante la campaña para las elecciones de 2017 se había manifestado en contra de la interrupción voluntaria del embarazo.

 

 

De acuerdo a la senadora, la situación actual de la legislación en torno a la penalización del aborto "es la mayor expresión de la hipocresía que sufren las mujeres por la enorme inequidad social" y sostuvo que "legalizar nos da la oportunidad de salvar la vida". "Una oportunidad que hoy no tenemos. No quiero mirar para otro lado. La ley no obliga a ninguna mujer a abortar, pero evita que la mujer que decide interrumpir su embarazo sea condenada a morir", agregó.

Por otra parte, la legisladora por el PRO destacó la decisión del presidente Mauricio Macri de habilitar el debate y cuestionó al kirchnerismo por evadir la discusión durante 12 años. "Macri ha entendido la madurez de los argentinos y el deber del Congreso de dar este debate. Como jefe de partido nos dio una libertad de conciencia, a pesar de su postura personal. Acá hubo libertad que no existió en los años del anterior gobierno, que impidió este debate. Quiero recalcar la importancia de que nuestro Presidente haya propiciado y no se haya opuesto a que hoy estemos dando este debate, que es un antes y un después en la conquista de derechos", subrayó.

En ese sentido, sostuvo que los legisladores "tenemos la responsabilidad de dar una respuesta de política pública frente a este drama que todos coincidimos que existe".