RADICALISMO

Bronca con Salvador en Cambiemos por jugar a la interna en medio de la crisis

El vicegobernador desoyó los pedidos de suspensión y reunió al Comité de la UCR provincial para definir las elecciones internas, donde quiere ser ratificado como presidente.

Mientras Cambiemos afronta una crisis política y económica que intenta controlar y que afecta tanto al Gobierno nacional como a los gobernadores de sello oficial, el vicegobernador bonaerense, Daniel Salvador, juega la suya. En este caso, la suya es la organización de la elección interna de la UCR provincial, donde quiere ser ratificado como presidente del partido para, con esos pergaminos, buscar una nueva chance como compañero de fórmula en la reelección de la gobernadora María Eugenia Vidal.

 

Mucha bronca levantó en Cambiemos, en general, y en el radicalismo, en particular, la decisión de Salvador de desoir los pedidos que le llegaron desde varios lados para que suspenda la reunión del Comité provincial que había convocado para este martes. El número dos de Vidal no sólo no la suspendió sino que aprovechó el cónclave para tomar decisiones importantes. Entre ellas, fijar las elecciones internas para el 28 de octubre.

 

En el Gobierno nacional, y en el provincial también, entienden que no es momento de poner la cabeza en el armado 2019. O, dicho de otro modo, que el partido por el 2019 se adelantó y se está jugando ahora. Y que, para ganarlo, la prioridad ahora es la gestión, la comunicación y el control de daños del modelo económico. No las disputas internas y mucho menos las partidarias. "Cayó muy mal que se esté hablando de cuestiones internas cuando estamos todos trabajando para sacar el país adelante", explicaron desde la UCR nacional. Esta es la directiva que Salvador desoyó.

 

A ese cóctel se agrega que este martes no fue un día más para el radicalismo. Las principales cabezas del partido -y los de la capa media, también- se trasladaron en masa a Formosa para acompañar al senador nacional Luis Naidenoff, víctima de una tragedia familiar que conmovió a la provincia y a todo el universo de la política.

 

 

 

A la sede del Comité de La Plata, apenas si asistieron una docena de los delegados convocados. Ese vacío es un punto importante para que revise Salvador internamente.

 

Entre los puntos que resolvió el Comité, además de la fecha de elección, esta el llamado a una reunión con la mesa de la Convención provincial para revisar los padrones y analizar qué se hace con los reafiliados que no figuraban. Ese podría ser, a priori, un punto de conflictividad.

 

También se evaluó incorporar la paridad de género en el reparto de cargos internos, aunque por ahora sin agregar esa directiva a la Carta Orgánica.

 

Todo un temario, para los que traccionan la política del día a día, extemporáneo y fuera de registro. No se llevó a la mesa de debate ni la situación económica, ni la crisis por las tarifas que afecta muy fuerte a los intendentes radicales ni se elaboró algún documento de análisis económico que le permite a los dirigentes volver a sus pueblos con alguna precisión para transmitir. Esto fue lo que que disparó enojos y cuestionamientos que, por el momento, buscarán mantener fuera del ámbito público.

 

Abrazo de oso. El saludo del gobernador Maximiliano Pullaro con el presidente Javier Milei.
Maximiliano Pullaro encabezó el acto en el que lo acompañaron los principales referentes de Unidos.

También te puede interesar