ENTREVISTA. Daniel Salvador

"La oferta que les hacemos a los docentes es la que podemos cumplir"

El vicegobernador bonaerense reproduce la línea oficial en la negociación paritaria y dice que los maestros “merecen” un mejor salario. Repaso y balance por los dos años de Cambiemos en el poder.

“Estaba tomando un café en Los Angelitos”, recuerda el vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, Daniel Salvador, cuando el 19 de junio del 2015 sonó su celular y le ofrecieron ser compañero de fórmula de María Eugenia Vidal. Era el génesis de Cambiemos, una nueva coalición electoral que se preparaba para enfrentar al peronismo en las elecciones ejecutivas de ese año y el radical dijo que sí. Ese mismo día se reunió con Vidal y se sacaron algunas fotos juntos. El resto es historia conocida. Hoy preside el Senado bonaerense y es el titular del Comité bonaerense de la Unión Cívica Radical. Desde ese lugar contuvo el enojo de algunos intendentes y dirigentes boina blanca por el rumbo y las decisiones de gestión y electorales que fue tomando Cambiemos con el PRO como principal motor. Aclara que eso quedó atrás y que “Cambiemos es con la UCR, con la Coalición Cívica, con el PRO, con el partido FE. Todos somos parte integrante y determinantes”. 

 

En el despacho de Salvador en el Senado provincial casi no hay fotos. Hay revestimientos, pisos, y muebles de madera. En el escritorio principal se apoya un mini busto del ex presidente Raúl Alfonsín. Es más grande y luminoso que cualquier dos ambientes de la zona. Las ventanas dan contra la avenida 51 y por esa vereda pasan casi todas las movilizaciones que se dirigen a Casa de Gobierno. A dos años de gestión, el número 2 en el orden de sucesión de Vidal remarca que tanto el Gobierno nacional como el provincial “van por el camino correcto”. 

 

BIO. Abogado, 66 años. Vicegobernador de la provincia de Buenos Aires desde el 10 de diciembre del 2015. Inició su carrera política dentro del radicalismo a los 22 años cuando fue nombrado Secretario Político del Comité de la UCR de San Fernando. En 1983 fue nombrado por el entonces presidente de la Nación, Raúl Alfonsín, como Secretario de la CONADEP. En 1985 fue electo senador provincial y presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales. De 1989 a 1993 fue diputado nacional por la UCR. En 1995 asume como diputado provincial y cuatro años más tarde es candidato a intendente de San Fernando por la Alianza. También es el presidente de la UCR bonaerense. 

 

 

-¿Cómo describe los dos años de Cambiemos?

 

-Hubo un complemento bueno entre el Ejecutivo y el Legislativo en la provincia de Buenos Aires, donde se votaron proyectos trascendentes desde el punto de vista de la calidad institucional, como el que impide la reelección de intendentes, concejales y legisladores, o la ley de paridad de género, o la presentación obligatoria de las declaraciones juradas. También lo que hace a los objetivos que debe tener un Presupuesto. Rescato un presupuesto con objetivos claros, en la búsqueda de disminuir la presión tributaria, especialmente en ingresos brutos y el impuesto a los sellos, además de reducir el déficit fiscal.

 

-Sin embargo, la oposición y el campo critican el impacto de los revalúos, tanto inmobiliario como rural.

 

-La decisión es la disminución de Ingresos Brutos y del impuesto a los sellos, que hace a la actividad económica y productiva de la provincia. Eso tuvo un costo superior a los 15 mil millones de pesos, de tal manera que la explicación del impuesto inmobiliario es una actualización sobre un revalúo que estaba postergado, con un montón de consideraciones que no pueden estar ausentes en el análisis para las propiedades que tienen menor valor o mediano valor, como también en el rural que depende de cuántas hectáreas se tienen. Se han tenido en cuenta muchas cosas sobre la base de la necesidad de ir fortaleciendo la actividad productiva de la Provincia.

 

-¿Qué objetivo a corto plazo no han podido cumplir?

 

-Uno siempre se pone los mayores objetivos. Con la gobernadora a la cabeza quisiéramos tener todos los hospitales a plenos pero, objetivamente y con los pies sobre la tierra, se están cumpliendo etapas hacia un objetivo mayor. Nosotros recibimos 79 hospitales en estado deplorable y nos pusimos como objetivo mejorar las guardias. Hoy hay 40 hospitales con guardias renovadas. La instalación del SAME, en muchos municipios está funcionando.

 


"Partimos siempre de la base de que no son los salarios que deseamos que tengan los maestros ni los que se merecen." 

-¿Cómo analiza la negociación paritaria que se inició esta semana?

 

-Con expectativas muy positivas. Descarto la voluntad del Gobierno de poner todo aquello que pueda para cumplir y que pueda haber un acuerdo rápido. Y doy por descartado que los sectores gremiales, más allá de pelear por lo que entienden les corresponde, van a tener un alto grado de madurez. Me permito escalonar las expectativas en dos niveles. Un primer nivel: poder alcanzar acuerdos definitivos antes del inicio de las clases, creo que hay que apuntar eso. Vamos con ese objetivo. Y si ese objetivo no se da previo al inicio de clases, hay que tener esa madurez entre el Gobierno y los gremios para que las consecuencias no la paguen los chicos. 

 

-¿Qué evaluación hace del 15% sin cláusula gatillo?

 

-La propuesta que hace el Gobierno, es una propuesta que la hace contemplando los intereses de la situación real y el compromiso de lo que efectivamente podemos cumplir. Partimos siempre de la base de que no son los salarios que deseamos que tengan los maestros ni los que se merecen. Pero esto es potenciar y fortalecer la provincia para que llegue el momento de poder pagar los salarios que verdaderamente merecen. Nosotros hoy podemos demostrar que estamos en ese camino y hoy es hacer una propuesta que busque proteger el salario de ellos y que le permita a la provincia poder cumplir con lo que se compromete.

 


 


 

-¿Cómo se le explica a la sociedad los tarifazos?

 

-Es parte de esas decisiones difíciles. Vivimos 12 años en la Argentina que daba cifras que todos, sin ser economistas, sabíamos que no respondían a una realidad. Se construyó una economía con un índice mensual que mentía y, en paralelo, no se tocaron las tarifas. Irresponsablemente se instaba al consumo y no hubo inversión. Eso nos llevó a una situación deplorable en materia de energía. Podemos ser un país creíble, pero si no hay energía entonces necesariamente es un tema que hay que abordarlo. Eso hay que complementarlo con la tarifa social que es muy importante, tomando todo tipo de recaudos como se está haciendo. Pero era un tema que no podía estar ausente en este camino de poner a un país y una provincia de pie. 

 

 -¿Y la inflación?

 

-Contener la inflación es una pelea diaria, constante y permanente. Tuvo un éxito inicial importantísimo, que es haber bajado de 40 a 25 puntos la inflación, pero la otra lucha es llegar a un solo dígito anual.

 

-Está difícil esa lucha.

 

-A como recibimos la Argentina, creo que se eludieron todas las luchas difíciles y acá desde el primer momento se entendió que lo que nosotros queremos para el país y para la provincia es el camino más difícil en un montón de cosas. Cada cosa que enumeramos son obstáculos complejos, años y hasta cuestiones culturales que hay que decidir superar.
 

 


 

-La provincia de Buenos Aires va a tener una inyección de fondos a partir del acuerdo fiscal al que llegó con la Nación y con el resto de las provincias. ¿Vidal fue la gran ganadora de ese capítulo?

 

-Es una extraordinaria victoria de la institucionalidad del país. Creo que, como terminamos el año pasado, es empezar a transitar la alternativa de un país serio, coherente, de encuentro entre los gobernadores –a excepción de San Luis- y el Presidente, donde no se impuso nada sino que se acordaron cuentas ordenadas donde cada provincia se compromete a no tener más designaciones que el crecimiento vegetativo y de no gastar más que lo que ingresa. Podemos mostrar un país que vuelve a ser previsible, con cuentas claras, ordenado y poder haberlo proyectado en la provincia a las comunas, con el pacto fiscal es importante. Es apuntalar eso. Terminamos el año pasado con esa imagen y recuperando fondos para la provincia que se habían renunciado hace años. Se los peleó con seriedad y hubo un presidente con una visión federal que escuchó y una gobernadora que en vez de buscar protagonismo juntó todas las voluntades. Y ese fondo hoy le da mayor tranquilidad hasta a los opositores, que saben que el día que peleen por la gobernación la van a hacer con fondos, que no van a depender de la voluntad de un presidente. Eso es beneficio para la provincia. Eso es parte de un camino de la seriedad que no se veía en la Argentina.

 

 

Lo que nosotros queremos para el país y para la provincia es el camino más difícil en un montón de cosas. Cada cosa que enumeramos son obstáculos complejos, años y hasta cuestiones culturales que hay que decidir superar.

 

 

-¿Entiende que todavía hay dudas por el rumbo de la UCR dentro de Cambiemos?

 

-Es muy saludable que haya opiniones distintas.

 

-Ricardo Alfonsín dijo días atrás que si no estuviese en Cambiemos iría a la movilización a la que convocó Hugo Moyano. 

 

-Ricardo tiene el derecho de opinar como le parezca. No puedo opinar sobre una opinión de él. Estamos orgullosos de la decisión de formar Cambiemos y de animarnos al desafío, animarnos a tomar decisiones difíciles para lograr resultados que estaban postergados en la Argentina. La Argentina se recuperó en 1983 definitivamente en la democracia. Pero los valores implícitos de la democracia, menor pobreza, más seguridad, terminar con la impunidad, lamentablemente estaban postergados. Ahora estamos viendo que, de una vez por todas, se empiezan a cumplir. Y son valores que van a cumplirse si seguimos por este camino.

 

-¿La intención es que la UCR siga en un puesto expectante en la fórmula 2019?

 

-Cambiemos es con la UCR, con la Coalición Cívica, con el partido FE. Todos somos parte integrantes y determinantes para la existencia de Cambiemos. En la gestión somos un mismo espacio. Hoy por hoy, podemos mostrar a Cambiemos como un ejemplo en la provincia de Buenos Aires. No tengo dudas que es el camino a seguir.

 

-¿Este año se va a discutir una reforma jubilatoria en la provincia de Buenos Aires?

 

-No, categóricamente no. Lo que no quita estar siempre atento al funcionamiento del Instituto Previsión Social. Hay que pensar en el presente y en el futuro. Pero hoy no hay ninguna iniciativa, ni en lo inmediato. Tenemos la certeza de que no va a estar en tratamiento.

 

-¿Y una reforma electoral?

 

-Son temas a analizar. Nosotros lo hemos impulsado. Lamentablemente no se pudo lograr en su tiempo. No tengo dudas que hay que ir en búsqueda de mejorar un sistema electoral.

 

Héctor Stefani, el diputado del PRO que defiende Aerolíneas Argentinas. 
santiago caputo amplia su poder en la afi y enfrenta a mondino

También te puede interesar