X
San Luis, Santiago del Estero, La Rioja, La Pampa y Tierra del Fuego pagarán más de 5 mil pesos. Santa Fe y San Juan ajustan por inflación. Chubut, Salta, Santa Cruz y Chaco por ahora lo descartan.
Redacción 12/11/2018 19:56

El bono que el Gobierno nacional decidió otorgar para fin de año a los empleados estatales quedó por debajo del monto extra que siete gobernadores opositores dispusieron para los trabajadores de la administración pública local. San Luis, Santiago del Estero y La Rioja duplicarán los 5.000 pesos que dará la administración de Mauricio Macri. Además, La Pampa y Tierra del Fuego elevarán el adicional habilitado por la Casa Rosada en un 20%, llevando el pago a 6.000 pesos. Mientras que Santa Fe y San Juan llevan la delantera en el ajuste salarial por cláusula gatillo.

El gobernador Gerardo Zamora fue uno de los primeros en anunciar el pago de un bono de fin de año, que será de 10.000 pesos y se pagarán en dos cuotas, hasta enero. Ese monto se suma a los 5.000 que el gobierno de Santiago del Estero ya había otorgado como adelanto para paliar la crisis.

 

 

En La Rioja, el gobernador Sergio Casas anunció un aumento salarial del 16% al salario básico y un bono de 10.000 pesos en dos cuotas de 5.000 (una en diciembre y la otra en enero) para los estatales. “Hemos tomado todo el tiempo necesario y prudencial para hacer este anuncio. Estamos en un año complicado. Hemos tomado la decisión en beneficio de todos los trabajadores”, dijo Casas.

 

 

En la misma línea, el gobierno de Alberto Rodríguez Saá abonó el último viernes 1.000 pesos correspondientes a la primera cuota de un bono de 9.000 pesos, que se terminará de cobrar en febrero. A fines de noviembre, los empleados estatales percibirán junto a sus haberes de noviembre una suma extra de 2.000 pesos, monto que también será entregado en los sueldos de diciembre, enero y febrero, según informaron desde San Luis.

 

 

Por su parte, los gobernadores de La Pampa, Carlos Verna, y de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, se comprometieron a abonar a sus empleados un plus de 6.000 pesos, un 20% más que lo dispuesto por el Gobierno nacional.

En tanto, en Santa Fe y San Juan los trabajadores estatales no recibirán bono de fin de año, ya que en las dos administraciones acordaron con los gremios la inclusión de la cláusula gatillo cuando cerraron la discusión paritaria. Según informaron a Letra P desde la provincia que gobierna el socialista Miguel Lifschitz, en noviembre los salarios de los empleados públicos llegarán al 33% de aumento, mientras que en territorio del peronista Sergio Uñac llegarán al 38%. En San Juan calculan que ese número estará entre el 42% y el 45% en el mes de diciembre.

Para los trabajadores de otras provincias peronistas en las que las finanzas están más ajustadas, la situación aún es incierta. En Entre Ríos, el gobernador Gustavo Bordet evalúa “una recomposición salarial”, pero aún no definió cómo se implementará ni cuál será el monto. Lo mismo sucede en Chaco, donde gobierna Domingo Peppo, y en Santa Cruz, administrada por Alicia Kirchner.  En Salta, el gobernador Juan Manuel Urtubey fue el primero en decir que la provincia “no está en condiciones” de pagar el plus de fin de año, aunque abrió la puerta para “seguir aumentando el piso salarial”.

 

 

Con el gobernador Juan Manzur de viaje en el exterior y Juan Schiaretti recién llegado de una gira internacional, las administraciones de Tucumán y Córdoba, respectivamente, aún no definieron si pagarán el bono. En Formosa, el gobernador Gildo Insfrán también evalúa otorgar una compensación aunque no trascendió de cuánto será.

Siete provincias opositoras le suben la vara al bono de Macri

San Luis, Santiago del Estero, La Rioja, La Pampa y Tierra del Fuego pagarán más de 5 mil pesos. Santa Fe y San Juan ajustan por inflación. Chubut, Salta, Santa Cruz y Chaco por ahora lo descartan.

El bono que el Gobierno nacional decidió otorgar para fin de año a los empleados estatales quedó por debajo del monto extra que siete gobernadores opositores dispusieron para los trabajadores de la administración pública local. San Luis, Santiago del Estero y La Rioja duplicarán los 5.000 pesos que dará la administración de Mauricio Macri. Además, La Pampa y Tierra del Fuego elevarán el adicional habilitado por la Casa Rosada en un 20%, llevando el pago a 6.000 pesos. Mientras que Santa Fe y San Juan llevan la delantera en el ajuste salarial por cláusula gatillo.

El gobernador Gerardo Zamora fue uno de los primeros en anunciar el pago de un bono de fin de año, que será de 10.000 pesos y se pagarán en dos cuotas, hasta enero. Ese monto se suma a los 5.000 que el gobierno de Santiago del Estero ya había otorgado como adelanto para paliar la crisis.

 

 

En La Rioja, el gobernador Sergio Casas anunció un aumento salarial del 16% al salario básico y un bono de 10.000 pesos en dos cuotas de 5.000 (una en diciembre y la otra en enero) para los estatales. “Hemos tomado todo el tiempo necesario y prudencial para hacer este anuncio. Estamos en un año complicado. Hemos tomado la decisión en beneficio de todos los trabajadores”, dijo Casas.

 

 

En la misma línea, el gobierno de Alberto Rodríguez Saá abonó el último viernes 1.000 pesos correspondientes a la primera cuota de un bono de 9.000 pesos, que se terminará de cobrar en febrero. A fines de noviembre, los empleados estatales percibirán junto a sus haberes de noviembre una suma extra de 2.000 pesos, monto que también será entregado en los sueldos de diciembre, enero y febrero, según informaron desde San Luis.

 

 

Por su parte, los gobernadores de La Pampa, Carlos Verna, y de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, se comprometieron a abonar a sus empleados un plus de 6.000 pesos, un 20% más que lo dispuesto por el Gobierno nacional.

En tanto, en Santa Fe y San Juan los trabajadores estatales no recibirán bono de fin de año, ya que en las dos administraciones acordaron con los gremios la inclusión de la cláusula gatillo cuando cerraron la discusión paritaria. Según informaron a Letra P desde la provincia que gobierna el socialista Miguel Lifschitz, en noviembre los salarios de los empleados públicos llegarán al 33% de aumento, mientras que en territorio del peronista Sergio Uñac llegarán al 38%. En San Juan calculan que ese número estará entre el 42% y el 45% en el mes de diciembre.

Para los trabajadores de otras provincias peronistas en las que las finanzas están más ajustadas, la situación aún es incierta. En Entre Ríos, el gobernador Gustavo Bordet evalúa “una recomposición salarial”, pero aún no definió cómo se implementará ni cuál será el monto. Lo mismo sucede en Chaco, donde gobierna Domingo Peppo, y en Santa Cruz, administrada por Alicia Kirchner.  En Salta, el gobernador Juan Manuel Urtubey fue el primero en decir que la provincia “no está en condiciones” de pagar el plus de fin de año, aunque abrió la puerta para “seguir aumentando el piso salarial”.

 

 

Con el gobernador Juan Manzur de viaje en el exterior y Juan Schiaretti recién llegado de una gira internacional, las administraciones de Tucumán y Córdoba, respectivamente, aún no definieron si pagarán el bono. En Formosa, el gobernador Gildo Insfrán también evalúa otorgar una compensación aunque no trascendió de cuánto será.