Elecciones 2017

Ovejas negras de Vidal: intendentes de Cambiemos que perdieron contra UC

Representan el 13% del total de comunas de Cambiemos. Resultó una decepción para la gobernadora bonaerense, que se puso al frente de la campaña. Quilmes, uno de los casos más emblemáticos.

El resultado del escrutinio final de las PASO, conocido la semana pasada, despejó cualquier duda. La gobernadora María Eugenia Vidal, figura central de la campaña, había logrado ganar en la mayoría de las comunas gobernadas por Cambiemos, pero el 13 por ciento de ellas había perdido frente al avance de Unidad Ciudadana.

 

El oficialismo, jefe de 69 de los 135 municipios bonaerenses, sucumbió en nueve distritos donde la nómina que comanda la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner (candidata a senadora nacional) ganó la pulseada.

 

Los casos más preocupantes para Cambiemos fueron los registrados en la Tercera sección electoral, primeros cordones que rodean a la Ciudad, donde el oficialismo intenta avanzar sobre el histórico dominio peronista.

 

Allí, sobre siete municipios oficialistas, perdió en cuatro.

 

Martiniano Molina, el jefe comunal de Quilmes, no pudo superar la sumatoria de las tres listas internas que presentó Unidad Ciudadana.

 

El intendente, que desde el comienzo de su gestión mostró una llamativa fragilidad de acción y varias torpezas mediáticas, como cuando confundió un ex centro clandestino con un bache, sacó el 35,12 por ciento de votos contra el 37,09 de UC.

 

Molina y Néstor Grindetti, de Lanús, son los dos jefes comunales Pro de la Tercera que han tenido una fuerte atención de los gobiernos nacional y provincial durante toda la campaña.

 

Este incentivo resultó positivo en Lanús, donde Grindetti ganó y ahora se reposiciona como jefe macrista, pero rebotó de forma negativa en Quilmes, donde Molina deberá enfocar su campaña si no quiere repetir el papelón electoral.

 

 

Atenta, Vidal ya inició un desembarco prematuro en esa comuna y se esperan muchos refuerzos de acá a octubre.

 

En esta línea, se observó la performance electoral de Jorge Nedela, el intendente de Berisso. Al igual que el quilmeño, el jefe comunal de la UCR había transitado varias crisis políticas internas con un peronismo local en plena reconstrucción. El total de votos de la interna de Unidad Ciudadana, que llevó tres nóminas, alcanzó el 33,99 por ciento de los votos, contra el 32,3 que logró la lista de Cambiemos.

 

Sus correligionarios de Brandsen y San Vicente tuvieron peor suerte, aunque en distritos donde el impacto electoral es menor.

 

En el primer caso, el radical Daniel Cappelletti obtuvo el 32,39 por ciento contra el 53,8 que sumaron las dos listas de Unidad Ciudadana, aunque, en votos, el jefe comunal superó los votos del ganador de la interna opositora.

 

Y en San Vicente, el intendente Mauricio Gómez alcanzó el 22,01 por ciento de los votos, contra la victoria de UC, que obtuvo el 34,3 por ciento (la suma de las dos listas presentadas).

 

 

 

En el conurbano norte, la región donde el PRO apostó fuerte en 2015 y obtuvo cinco intendencias propias, además de las radicales, los aliados y las que se anexaron en 2016, el escrutinio final arrojó varias decepciones.

 

La principal fue Pilar, donde el joven macrista Nicolás Ducoté no pudo contrarrestar el avance del PJ K y perdió contra Unidad Ciudadana.El jefe comunal, que durante toda la campaña recibió la visita de la gobernadora, de la Nación y la Provincia, obtuvo el 34,41 por ciento contra el 36,57 de UC, que llevó cuatro listas a las PASO.

 

En General Rodríguez, el jefe comunal, Darío Kubar perdió contra Unidad Ciudadana y su mujer, cabeza de la nómina oficial, obtuvo menos votos que el ganador de las PASO del kirchnerismo.

 

De esta manera, Natalia Ruiz de Kubar obtuvo 16.649 votos, una cifra menor a la que cosechó el ganador de UC, Mauro García, quien recaudó 17.390 votos.

 

 

 

En total, la lista oficialista logró el 32,6 por ciento contra el 36,07 de la oposición.

 

En Suipacha, el radical Alejandro Federico obtuvo el 38,47 por ciento contra Unidad Ciudadana, que ganó con el 45,24 (sumatoria de las dos listas presentadas).

 

En la Quinta sección, Arnaldo Harispe, jefe comunal de Lezama, fue el único intendente del oficialismo que perdió en su región.

 

En esta joven comuna de pocos habitantes, el dirigente radical no pudo superar el 51,1 por ciento de los votos obtenidos por la sumatoria de las dos listas presentadas por Unidad Ciudadana y quedó en segundo lugar con el 46,15 por ciento. Aunque aventajó al ganador de las PASO del kirchnerismo.

 

Algo similar le sucedió al jefe comunal de Patagones, José Luis Zara, cuya intendencia fue la única de Cambiemos que perdió en la Sexta sección electoral.

 

 

 

El jefe comunal del PRO obtuvo el 36,43 por ciento de los votos contra la UC, que presentó tres listas y sumó el 42,52.

 

En el resto de las secciones -la Segunda, la Cuarta, la Séptima y la Octava, el gobierno de Cambiemos pudo sostener el triunfo en sus comunas, la mayoría conquistadas en 2015.

 

Santiago Santurio, diputado de La Liberad Avanza. 
Juliana Santillán criticó al kirchnerismo por los incidentes en el Congreso

También te puede interesar