X
El jefe de Bridas quedó en una posición de fuerza para el año en el que el Gobierno desregulará el mercado de naftas: fuerte competencia con Shell en nuevas manos y una YPF defendiendo su porción.
Por 11/09/2017 15:03

El sábado por la tarde, día y hora atípicos para una operación de esta envergadura, se cerró la fusión de los grupos Bridas y BP. Para Alejandro Bulgheroni, acostumbrado a negociaciones extravagantes en diferentes lugares del mundo, fue un trámite común y corriente. Para el mercado, que se enteró de la integración de Pan American Energy (PAE) y Axion Energy a primera hora del domingo, la noticia fue un shock. Es que la concreción de la mega compañía Pan American Energy Group (PAEG), que posiciona a un histórico del rubro como el hombre con mayor perspectiva en el mercado energético, está directamente relacionada con lo que ocurrirá en 2018 con el negocio de los combustibles.

El próximo año, el Gobierno llevará a la práctica un viejo anhelo del hoy ministro de Energía, Juan José Aranguren: la liberalización del negocio de las naftas, tanto a nivel precios como a nivel competencia. Una obsesión del funcionario desde sus años como CEO de Shell, cuando soñaba con ingreso irrestricto de competidores en el downstream y con precios movidos por la pelea entre compañías.

En este escenario, con Bulgheroni fortalecido, se abre un escenario de disputa por las estaciones de servicios y la venta de combustibles, dado que 2018 será un período mucho más apetecible para los que disputen los surtidores. Con el ordenamiento de la nueva compañía, sujeto a condiciones legales, PAEG quedaría como el principal productor, empleador e inversor privado del sector petrolero. Y con un fuerte potencial para sumar participación en el mercado de los combustibles.

Hoy, el 60% de la participación en estaciones es de YPF y un poco más del 30% restante se divide en partes iguales entre la angloholandesa Shell y Axion. Muy por debajo vienen la Pampa Energía, de Marcelo Mindlin, y la Oil de Cristobal López. Pero ese ordenamiento se modificará el año próximo con la liberación del mercado y una pulseada feroz por los lugares de privilegio. Básicamente, de los tres jugadores fuertes, hay uno que deberá pelear por sostenerse en el segmento de las Premium, como YPF; uno que buscará reforzarse con un posible socio brasileño, la Shell; y un tercero que ya prevé comerle mercado a sus dos competidores, la mega empresa de Bulgheroni. La liberalización del segmento, un fantasma para muchos, está muy bien vista por el Gobierno y los privados. Se entusiasman con los números: en los despachos de Energía observan que más allá de los tarifazos a las naftas, la demanda se ha mantenido. Una especie de test para confirmar que si el precio es flotante el negocio seguirá igual en alza. Si bien hoy, en la práctica, los precios son casi libres, lo que pasará en 2018 es que dejará de ocurrir incluso la negociación mínima entre Estado y privados.

 

Macri y Bulgheroni. Es clave la liberalización del mercado que prevé la Nación

 

Por el lado de PAEG, prevén continuar con la ampliación y modernización de la refinería en Campana, provincia de Buenos Aires, con una inversión prevista de 1.500 millones de dólares. Y “en las estaciones de servicio, se avanzará con la identificación de la marca Axion, que ya está presente en más de 300 de las 751 bocas de expendio que tiene la compañía en Argentina, Uruguay y Paraguay”. Habrá una fuerte apuesta a las estaciones.

Por el lado de Shell, se especula con que venda su parte a la brasileña Raizen, que es su operador en el país vecino. De hecho, el sucesor de Aranguren en la petrolera, Teófilo Lacroze, eran anteriormente el vice ejecutivo del área comercial de Raizen, una unión de negocios entre Shell y el gigante brasileño Cosan.

En este contexto, con Pampa y Oil como un enigma, tanto Shell como PAEG están en condiciones de crecer sacándole mercado a YPF. Expertos del sector contaron  Letra P que es muy difícil crecer más de lo que ha alcanzado YPF, y que los perseguidores están en condiciones de sacarle una porción del mercado, más estando liberado a la competencia. Pero, naturalmente, hay algunas contras; si bien PAEG tiene producción, si llegan a crecer con Shell con más estaciones, se verán obligados a importar combustibles. Lo de la angloholandesa es más grave porque no produce en la Argentina.

QUIÉN ES QUIÉN EN LA FUSIÓN. La compañía BP opera en más de 70 países y cuenta con cerca de 18.000 millones de barriles de crudo equivalentes en reservas probadas de petróleo y gas. En el mundo, tiene actividades en 11 refinerías, 16 plantas petroquímicas y 18 mil estaciones de servicio. Continuadora de Amoco en Argentina, BP está presente en el país desde 1958.

Bridas, la firma de los Bulgheroni, trabaja en el país desde hace casi 70 años.En 1997, de la fusión de las actividades de upstream que desarrollaban Bridas y Amoco (hoy BP) en Argentina y Bolivia, nació Pan American Energy, la compañía de explotación y producción de hidrocarburos con mayor crecimiento de producción y mejor índice de reposición de reservas del país entre 2001 y 2016. En 2010, CNOOC Limited (China National Offshore Oil Corporation Limited) se incorporó a Bridas con el 50% de participación. En 2012, Bridas adquirió los activos de Exxon Mobil en Argentina, Uruguay y Paraguay, dado lugar al nacimiento de Axion Energy.

Axion, por su parte, participa en el mercado de refinación de petróleo y comercialización de combustibles y lubricantes tras la adquisición de los activos de Exxon Mobil en Argentina, Paraguay y Uruguay, efectuada por Bridas en 2012.

PAE es la empresa de hidrocarburos con mayor tasa de reposición de reservas de la Argentina: 150% entre 2001 y 2015. Tiene las principales reservas comprobadas de petróleo del país: 983 MMBOE a 2015.