X

Gestión, gestión, gestión

El Gobierno buscará contrarrestar el discurso opositor con una campaña centrada en "propuestas" de sus candidatos y las políticas sociales del Ejecutivo, especialmente enfocadas en el conurbano.
Por 14/08/2017 20:58

Mientras Unidad Ciudadana busque polarizar el voto “antimacrista” y profundice su discurso crítico sobre la gestión del presidente Mauricio Macri, Cambiemos lanzará una campaña “con propuestas”, en un camino hacia los comicios legislativos de octubre donde el gran protagonista será el Gobierno, y la batería de medidas que desplegará la Casa Rosada y la administración de María Eugenia Vidal para contener a los votantes afectados por la política económica. De ese modo, Cambiemos buscará responderle al discurso con gestión.

“Las primarias nos marcan una hoja de ruta sobre las zonas en las que hay que intervenir, pero además, como en todas las campañas de Cambiemos, las propuestas las impulsamos luego de las primarias y antes de la verdadera elección, porque hasta ahora no hemos ganado nada, salvo un buen posicionamiento”, detalló a Letra P un funcionario de la Casa Rosada.

Como sucede en todas las fuerzas políticas, los resultados provisorios de las primarias de este domingo serán estudiados en detalle, aunque en el caso de Cambiemos, parte de esa cartografía contará con una intervención más activa del estado, en una profundización del discreto despliegue que hizo el Ministerio de Desarrollo Social, conducido por Carolina Stanley, durante las últimas tres semanas.

La agenda incluye el anuncio de un aumento del 13% en la jubilación mínima, dentro del cronograma que establece la ley, pero que sería capitalizado discursivamente desde el Gobierno con otras medidas en materia social, como el desembolso de los fondos comprometidos para la aplicación de la ley de emergencia social, que todavía no ha sido reglamentada, y una nueva ronda de negociaciones con distintos movimientos sociales para “avanzar en la emergencia alimentaria”.

En la lectura de la jefatura de Gabinete, esos anuncios ocurrirán “en un momento donde efectivamente comenzará a percibirse el impacto de la recuperación económica, especialmente en materia de recuperación del empleo, y de la industria”, detalló un alto funcionario, que desestimó el impacto del incremento de la inflación.  

Un miembro del equipo de campaña, confió que “la búsqueda en esta etapa será transmitir el cambio de paradigma. Desde la política como aparato del pasado a una política con vocación de servicio real que se vuelca en hechos concretos, no simbólicos”, detalló, en referencia a un discurso público que anclará la polarización con el pasado desde las medidas del Gobierno, con el objetivo de rodear la problemática económica, uno de los mayores motores del descontento con el que debe lidiar el Gobierno para consolidar y mejorar los números obtenidos el domingo.

 “Esta vez el ciclo económico comenzará a mostrar sus frutos, y quedará demostrado en la recuperación del salario real frente a la inflación”, espetó una fuente del Palacio de Hacienda ante las consultas de este medio por las consecuencias electorales del incumplimiento de las metas inflacionarias y la suba del dólar, que fue materia de duras discusiones dentro del Gobierno en los últimos 15 días.

Este lunes, la Casa Rosada transitó una jornada marcada por los cuestionamientos de Unión Ciudadana por la manipulación en la carga de datos, un escenario que licuó la foto que Cambiemos intentó instalar el domingo en la noche, con una victoria nacional anticipada para rodear y minimizar el empate cabeza a cabeza en la provincia, un escenario que el Gobierno preveía desde hace 45 días, pero que comenzó a cambiar en una proyección de ventaja de tres o cuatro puntos. Esa diferencia duró hasta que comenzaron a ser cargados los datos provenientes de los territorios bonaerenses donde los escuderos de Cambiemos experimentaron amplias derrotas con el kirchnerismo.

En las aspiraciones del oficialismo, la gestión permitirá que parte del escándalo de este lunes comience a disiparse, aunque la Casa Rosada ya impuso un impasse de 10 o 15 días, hasta que se conozca el escrutinio definitivo, cuyo desenlace todavía es abierto. Hasta entonces, el fuego discursivo estará puesto en una agenda de gestión que arranca este martes, 48 horas después de las PASO, con la visita del vicepresidente de los Estados Unidos Mike Pence, que llegó este lunes por la noche, dentro de una gira que comenzó en Colombia y continuará en Chile y Panamá. La reunión con Macri, es uno de los platos fuertes de la gira, en materia comercial y de endeudamiento, pero también orientada a Venezuela.