X
Con el kirchnerismo jugando por afuera del PJ, Tassano, el candidato de Colombi y de Casa Rosada, se quedó ajustadamente con la intendencia en la previa de la elección a gobernador.
Redacción 04/06/2017 22:11

Lejos de la comodidad que esperaba el PJ, la elección en Corrientes capital terminó en un batacazo de Cambiemos. Así, mientras todas las encuestas auguraban un triunfo cómodo para la reelección del peronista Fabián Ríos, el ganador fue el médico, diputado provincial y candidato del frente Encuentro por Corrientes+Cambiemos, Eduardo Tassano, quien llegaba con el impulso del gobernador Ricardo Colombi, de la UCR y del Gobierno nacional.

 

Ríos salió bien entrada la noche a reconocer la derrota. “Reconocemos la derrota y felicitamos a los ganadores”, sostuvo el intendente, que esta vez decidió deshacerse del sello del Frente para la Victoria (FPV) con el que ganó en 2013 y armó el frente Haciendo Corrientes, con eje en el PJ correntino.

Escrutado el 73,6% de los votos, Tassano obtenía el 50,17% de los votos. Mientras que Ríos sumaba el 46,47%. Tercera quedó la dirigente comunista Sonia López, con el 3,36%, quien terminó siendo la clave para la derrota del peronismo tras ocho años al frente del municipio.

López aprovechó la decisión de Ríos de despegarse del kirchnerismo para competir con el sello del FPV. Su candidatura fue respaldada por Kolina, fuerza que lidera la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner. Sus votos, claramente opositores al oficialismo provincial, le hubieran permitido al PJ llegar a un virtual empate con un recuento final voto a voto. Con esto, Corrientes capital termina erigiéndose como un botón de muestra para el PJ y el kirchnerismo: divididos se exponen a nuevas derrotas como las de este domingo.

Tassano desafió a todas las encuestadoras a las 18:02, cuando publicó en su Twitter oficial una imagen con los colores y la tipografía habitual que utiliza Cambiemos en todo el país con el texto “Ganó Tassano”. De fondo, una foto del acto de cierre de campaña en el club Regatas, donde se lo ve junto al gobernador Colombi y al ministro de Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, quien viajó a la provincia en el cierre de la campaña para ponerle el sello de la Rosada al frente oficialista.

Aunque en el Gobierno nacional hablaban de una “elección peleada” en Corrientes, todas las encuestas daban a Ríos como amplio favorito. El rango, según la consultora, iba de los 19 a los 8 puntos a favor del intendente, que buscaba la reelección. Por lo que los comicios de la capital correntina pasarán a engordar la lista de previsiones erróneas que se vienen registrando en los últimos años.

La elección en la capital provincial es clave de cara a los comicios por la gobernación, que aún no tienen fecha pero serían entre septiembre y octubre. El senador nacional, Carlos “Camau” Espínola, esperaba la victoria de Ríos para posicionarse en la pelea por el poder provincial. Esta derrota del PJ, en el distrito concentra el 37% del padrón electoral de Corrientes, no es un buen punto de partida.

Batacazo de Cambiemos en Corrientes y alarma para el peronismo dividido

Con el kirchnerismo jugando por afuera del PJ, Tassano, el candidato de Colombi y de Casa Rosada, se quedó ajustadamente con la intendencia en la previa de la elección a gobernador.

Lejos de la comodidad que esperaba el PJ, la elección en Corrientes capital terminó en un batacazo de Cambiemos. Así, mientras todas las encuestas auguraban un triunfo cómodo para la reelección del peronista Fabián Ríos, el ganador fue el médico, diputado provincial y candidato del frente Encuentro por Corrientes+Cambiemos, Eduardo Tassano, quien llegaba con el impulso del gobernador Ricardo Colombi, de la UCR y del Gobierno nacional.

 

Ríos salió bien entrada la noche a reconocer la derrota. “Reconocemos la derrota y felicitamos a los ganadores”, sostuvo el intendente, que esta vez decidió deshacerse del sello del Frente para la Victoria (FPV) con el que ganó en 2013 y armó el frente Haciendo Corrientes, con eje en el PJ correntino.

Escrutado el 73,6% de los votos, Tassano obtenía el 50,17% de los votos. Mientras que Ríos sumaba el 46,47%. Tercera quedó la dirigente comunista Sonia López, con el 3,36%, quien terminó siendo la clave para la derrota del peronismo tras ocho años al frente del municipio.

López aprovechó la decisión de Ríos de despegarse del kirchnerismo para competir con el sello del FPV. Su candidatura fue respaldada por Kolina, fuerza que lidera la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner. Sus votos, claramente opositores al oficialismo provincial, le hubieran permitido al PJ llegar a un virtual empate con un recuento final voto a voto. Con esto, Corrientes capital termina erigiéndose como un botón de muestra para el PJ y el kirchnerismo: divididos se exponen a nuevas derrotas como las de este domingo.

Tassano desafió a todas las encuestadoras a las 18:02, cuando publicó en su Twitter oficial una imagen con los colores y la tipografía habitual que utiliza Cambiemos en todo el país con el texto “Ganó Tassano”. De fondo, una foto del acto de cierre de campaña en el club Regatas, donde se lo ve junto al gobernador Colombi y al ministro de Interior y Obras Públicas, Rogelio Frigerio, quien viajó a la provincia en el cierre de la campaña para ponerle el sello de la Rosada al frente oficialista.

Aunque en el Gobierno nacional hablaban de una “elección peleada” en Corrientes, todas las encuestas daban a Ríos como amplio favorito. El rango, según la consultora, iba de los 19 a los 8 puntos a favor del intendente, que buscaba la reelección. Por lo que los comicios de la capital correntina pasarán a engordar la lista de previsiones erróneas que se vienen registrando en los últimos años.

La elección en la capital provincial es clave de cara a los comicios por la gobernación, que aún no tienen fecha pero serían entre septiembre y octubre. El senador nacional, Carlos “Camau” Espínola, esperaba la victoria de Ríos para posicionarse en la pelea por el poder provincial. Esta derrota del PJ, en el distrito concentra el 37% del padrón electoral de Corrientes, no es un buen punto de partida.