X
El intendente de Avellaneda le dio una victoria raspando a Cristina, de tan solo 2 puntos. En el tramo local tuvo un poco más de aire.
Redacción 23/10/2017 14:59

Como en las PASO, el intendente de Avellaneda ultra K Jorge Ferraresi no obtuvo los resultados que a priori se esperaban en el búnker de Unidad Ciudadana, teniendo en cuenta su grado de cercanía a Cristina Fernández de Kirchner. En el tramo de senadores, la ex presidenta ganó en ese distrito tan solo por una diferencia de 2,84% sobre Esteban Bullrich. Fue el municipio peronista de la Tercera en donde su victoria fue las más ajustada. Por el contrario, en el tramo local, el intendente ganó por casi 5 puntos.

En agosto, Ferraresi había sido el peor de los candidatos testimoniales de Cristina en la sección más populosa del conurbano bonaerense, en comparación con Mariano Cascallares -Almirante Brown-, Verónica Magario -La Matanza- y Mario Secco -Ensenada-. El jefe comunal había obtenido un triunfo de 6 puntos sobre Cambiemos (38,80% a 32,26%) en el Concejo Deliberante. Además, en el tramo a diputados nacionales tampoco se destacó: la diferencia en favor de UC fue de 37,58% a 33,08%, con su mujer y actual senadora bonaerense, Magdalena Sierra, como candidata en el puesto once.

Este domingo, Ferraresi empeoró la performance y estuvo cerca del papelón, porque la victoria de Cristina en Avellanada fue más que ajustada, cuando en realidad aquel era uno de los distritos en donde más esperaban marcar una diferencia contra los candidatos de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal.

Cristina obtuvo un 41,74% contra un 39,26% del ex ministro de Educación. Mientras que la candidata local de Unidad Ciudadana, Mónica Ghirelli, sacó un poco más de diferencia contra Sebastián Vinagre -Cambiemos-: fue 42,91% a 38,81%. Allí fue una diferencia de casi 11 mil votos.

Se trató de un acuerdo entre los intendentes del Frente Para la Victoria en el cierre de listas para postularse como candidatos testimoniales en el puesto 12. Se trató de una maniobra que aplicaron Secco, Ferraresi y Cascallares, ubicándose en una posición estratégica en la boleta, pero siendo testimoniales. El objetivo fue intentar traccionar votos para el armado que encabezó la ex presidenta.