Política y negocios

Un amigo de Scioli celebra el lanzamiento del plan PRO de celulares 4G para todos

Es Rubén Cherñajovsky, dueño de la firma NewSan, una de las mayores ensambladoras de teléfonos inteligentes. El año pasado hizo campaña para el ex gobernador.

El pasado 27 de mayo, el ex presidente del Banco Central Javier González Fraga dijo que durante la gestión de Cristina Kirchner "le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior. Eso era una ilusión. Eso no era normal". Un mes y 21 días después -como adelantó Letra P el 8 de este mes- el gobierno de Mauricio Macri lanzó el plan “celulares 4G para todos y todas” a $2.200. Con el serio título de “Plan Federal de Internet”, alienta la compra de teléfonos móviles nuevos a precios accesibles y con financiamiento en 12 cuotas. Cualquier parecido con el modelo K es pura coincidencia. Pero uno de los mayores beneficiarios de este programa no es macrista ni kirchnerista, sino un viejo amigo de Daniel Scioli que, incluso, el año pasado hizo campaña para que el ex gobernador bonaerense llegara a la Casa Rosada.

 

En rigor, Rubén Cherñajovsky, dueño de la empresa NewSan, unas de las mayores ensambladoras de teléfonos inteligentes del país, parece llevarse bien con todos, como Scioli: el hombre sacó provecho de un régimen de aliento a la producción en Tierra del Fuego que fue instrumentado por el gobierno de CFK y ahora mantiene el de Mauricio Macri.

 

 

El plan se financiará como se financia todo en un Estado deficitario como el argentino, aunque luego se lo maquille: con emisión o endeudamiento. Otra sería la ingeniería financiera si las cuentas públicas dieran superávit. Por ahora eso está lejos de concretarse, según admite el propio Gobierno.

 

El Gobierno aseguró que el objetivo es que unos ocho millones de personas dejen de usar servicios móviles de 2G, que sólo brindan voz y mensajes de texto, y 3G, apto para redes sociales, correo electrónico e imágenes, para pasar a 4G, es decir, internet móvil. Además, señaló que hay que “descomprimir” las bandas de 2G y 3G. Aunque no explicó muy bien para qué. Ni Macri ni los ministros de Comunicaciones, Oscar Aguad, y de Producción, Francisco Cabrera, quienes fueron los encargados de anunciar el plan, dieron señales que no fueran sólo un guiño para las empresas prestadoras del servicio.

 

Serán sólo tres los modelos que ofrecerán las empresas Personal, Claro, Movistar y Nextel para la migración al 4G y las ventas se centrarán exclusivamente en puntos de las marcas, no en tiendas de retail (las comercializadoras minoristas de electrónica y electrodomésticos).

 

Los integrantes de la Asociación de Fábricas Argentinas Terminales de Electrónica (AFARTE) salieron rápidamente a festejar la iniciativa, porque serán los principales beneficiarios.

 

Los tres modelos en cuestión (Samsung J1 Ace, el Nokia Lumia 640 y el LG León) son producidos en Tierra del Fuego por las empresas Brightstar, Iatec, BGH, Solnic y Electronic System.

 

Hay que marcar la diferencia: esos aparatos son producidos, no fabricados en Tierra del Fuego, ya que lo que se realiza allí en realidad es un ensamble de piezas traídas desde el exterior con amplios beneficios fiscales para las empresas y multimillonarios costos fiscales para el Estado.

 

LOS AMIGOS. Este régimen que impulsó el gobierno kirchnerista como ley tiene un pequeño grupo de beneficiarios que siguen siendo los propietarios de las empresas ensambladoras. Uno de ellos es Cherñajovsky, que, a través de NewSan, elabora –entre otros- productos LG, Noblex, Huawei, JVC, Sony, Motorola, Alcatel, Panasonic, Pioneer, Pace, Arris, Compaq, Duracell, Fagor, Braun, Microlab, Philco, Atma, Sanyo y Siam.

 

El empresario, que viaja al sur en jet privado propio –según aseguraron a Letra P allegados a la industria electrónica- tiene también un conglomerado de negocios vinculados a la industria de la alimentación y, aseguran, campos propios con producciones diversificadas.

 

Lo dicho: Cherñajovskyno es macrista ni kirchnerista. Más bien sería un típico empresario argentino que ata sus negocios a las ventajas que le ofrece un estado laxo, permeable y ávido siempre de fondos.

 

Por eso no debería extrañar su estrecho vínculo con Daniel Scioli, con quien lo une un largo lazo y a quien, durante la campaña del ex motonauta, los allegados al ex gobernador lo definían como un “integrante del comité de campaña, con peso en la mesa chica”.

 

Cherñajovsky tiene, a través de NewSan, ocho fábricas, de las cuales seis están en Tierra del Fuego, la provincia apoyada por el Estado nacional para que produzca tecnología a base de insumos importados.

 

Otra parte importante del negocio se lo lleva Nicolás Caputo, amigo personal del presidente Macri, a través de su empresa Mirgor, fabricante de la marca Samsung, entre otras.

 

Como se ve, el mapa de concentración y beneficios en un área clave del consumo masivo aún no ha cambiado.

 

La referente de LLA en Santa Fe Romina Diez.
pettovello gate: delich, scasso y la chispa que detono la bomba oei

También te puede interesar