El relato PRO

La agencia de (buenas) noticias que trabaja sin descanso en la Casa Rosada

Es una redacción febril que funciona –al margen de los accidentes comunicacionales oficiales- a pocos metros del despacho de Macri. Busca saturar las redacciones de títulos positivos para el Gobierno.

La Casa Rosada tiene su propia agencia de noticias para la comunicación presidencial. Funciona en la planta baja de Balcarce 50 desde el 10 de diciembre pasado, cuando Mauricio Macri desembarcó al mando del Poder Ejecutivo Nacional. Desde entonces, difunde noticias a los medios con el mismo plantel de profesionales que tuvo en sus manos el pulso diario de la agenda de Cristina Fernández de Kirchner. “Antes se mandaban las taquigráficas y algunos comunicados más interpretativos, pero ahora sólo trabajamos un formato informativo que puede ser aprovechado por cualquier medio”, explicó a Letra P un funcionario de la secretaría de Comunicación Pública, a cargo de Jorge Grecco. Es una maquinaria que trabaja sin descanso al margen de la marcha accidentada de la comunicación oficial, por estas horas marcada por la dinámica de ensayo y error en la que navega el Gobierno.

 

Con un ritmo promedio de 10 a 15 cables (o comunicados diarios), la redacción presidencial funciona de domingo a domingo, bajo el mando de Carlos Galligani, actual director general de Prensa de la Presidencia de la Nación, uno de los primeros funcionarios que desembarcó en la Casa Rosada cuando concluyó el fugaz mandato de Federico Pinedo.  El hombre, recuerdan en los pasillos de la Rosada, llegó a su oficina antes de las 7 de la mañana para estrenar su cargo y fue el primer adelantado del equipo de comunicación macrista. Reporta directamente a Grecco y al subsecretario del área, Juan Gabriel “Juano” Gentile, vocero del jefe de Gabinete de Ministros, Marcos Peña.

 

Galigani fue jefe de redacción de la agencia Noticias Argentinas y, así como desembarcó en la Rosada, hizo lo mismo ocho años antes, cuando llegó al área de prensa del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, pocas horas antes de que Macri tomara el mando de la comuna, tras ganar las elecciones porteñas en 2007.

 

El esquema de transformar los comunicados oficiales en despachos noticiosos data de aquellos albores del PRO en el poder, pero en su prehistórica fase porteña. Por aquellos días, la redacción de NA no sólo aportó a su ex jefe de redacción Galigani, sino también a Ivan Pavlovsky, ex redactor deportivo de la misma agencia que desde entonces comenzó a cumplir funciones como portavoz personal del alcalde Macri. Antes de llegar a la función pública, Pavlovsky fue el vocero de Macri en el Club Boca Juniors. Hoy cumple la misma función, pero con rango presidencial y en forma coordinada, dicen en la Rosada, con Peña, Grecco y Gentile.

 

CERCA DE DIOS Y LEJOS DE MDG. Durante el primer semestre de Macri en el poder presidencial, el equipo de comunicación que coordina Peña trasplantó el esquema de funcionamiento que mantuvo en la jefatura de Gobierno porteña, pero sin Miguel De Godoy, actual titular del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), creado por decreto presidencial para reemplazar a la Agencia Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) luego de un largo conflicto fundacional. Por alguna razón, que todavía está guardada bajo siete llaves, De Godoy no pasó al mismo cargo nacional y fue enviado a “conquistar” el ex COMFER. En algunas oficinas porteñas confían que el desempeño de De Godoy en la última etapa del segundo mandato capitalino de Macri “no fue el mejor, especialmente en el manejo de la pauta publicitaria”. Un defensor de De Godoy niega tal versión y advierte a Letra P que el manejo de ese dinero estaba en manos de Pablo Gaytán, ex secretario de Comunicación Social de la Ciudad, que ahora cumple funciones como subsecretario de Obras Públicas de la provincia de Buenos Aires, bajo la batuta del poderoso ministro de Infraestructura y Servicios Públicos, Edgardo Cenzón, reconocido dentro del PRO como un auditor de confianza de Macri que revisa distintas áreas sensibles en términos presupuestarios desde que el entonces alcalde lo mandó a revisar las cuentas de la Policía Metropolitana en 2010, poco después de la traumática partida del ex comisario de la PFA Jorge “Fino” Palacios como primer jefe de esa fuerza policial porteña. Luego de auditar los números del “Fino”, Cenzón fue designado ministro de Ambiente y Espacio Público para reformar y reordenar el contrato de recolección de residuos urbanos que había diseñado Diego Santilli. Cuentan que la llegada de Pablo Gaytán al área de comunicación porteña fue para hacer lo mismo que había hecho su jefe Cenzón con la basura: controlar los números y evitar “desbordes”.

 

En el cargo porteño que “El Gordo” ocupó hasta el 9 de diciembre del año pasado, quedó Marcelo Nachón, actual secretario de Medios del alcalde Horacio Rodríguez Larreta y el hombre que tiene en sus manos la comunicación pública del Gobierno porteño. Todos los funcionarios que trabajaron junto a él hasta diciembre, ahora transitan sus días por la Casa Rosada, con De Godoy bien lejos de sus despachos y con Galligani al frente de la agencia de noticias presidencial, que, con el correr de las semanas, envía despachos a un ritmo casi febril.

 

“Si los textos son delicados, como los que difundimos este fin de semana sobre la salud del Presidente, son supervisados por Peña o por Grecco, pero siempre a propuesta de Galligani, que es el que garantiza una producción cada vez mayor de comunicados con el mismo equipo de trabajo que recibió cuando llegó el 10 de diciembre”,  cuentan en la Rosada, para graficar el funcionamiento de una agencia de noticias que llega a todos los medios del país y tiene sede a escasos metros de la oficina del Presidente, además de la misión de compensar las malas que surgen de la aplicación del sinceramiento de la economía.

 

milei busco una foto con la familia militar en un desfile que lo relego a un segundo plano
lo que dejo el desfile: el paseo en tanque de milei y villarruel y la selfie de la interna

También te puede interesar