X
El mismo día, el gobernador tucumano determinó que la era K “ya pasó” y fue sobreseído por Bonadio. Además, destacó su relación “positiva” con Macri y su expectativa de que “le vaya bien”.
Redacción 27/06/2016 18:14

El gobernador de Tucumán y ministro de Salud del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, Juan Manzur, consideró este lunes que el kirchnerismo “ya pasó” y que "se inicia una nueva etapa en el peronismo". Además, calificó de "positiva" la relación del gobierno de Mauricio Macri con la provincia de Tucumán. El mandatario provincial formuló esas declaraciones en un buen día para él: el juez federal Claudio Bonadio –archienemigo de CFK- lo sobreseyó en la causa que investiga la presunta comisión del delito de defraudación en la administración del Plan Quinita.

"El kirchnerismo es una etapa que ya pasó y ahora el peronismo, conducido por (el diputado nacional) José Luis Gioja, debe buscar las mejores alternativas”, enfatizó Manzur casi al mismo tiempo en que Bonadio firmaba su desvinculación de la causa por la compra de kits para bebés y cerraba la etapa de investigación, en la que quedó procesado el ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández, compañero Manzur en la administración K.

El magistrado entendió que no se sumaron nuevos elementos para avanzar sobre la responsabilidad de Manzur, con lo cual lo despegó definitivamente del caso.

Manzur integra el elenco de gobernadores peronistas que, por sus urgencias financieras, mantiene una conducta amigable con el Gobierno nacional. De hecho, el tucumano viene instruyendo a los legisladores nacionales por su provincia para que voten a favor de proyectos clave que la Casa Rosada mandó al Congreso. Por caso, la diputada Miriam Gallardo, esposa del secretario de Grandes Comunas de la provincia de Tucumán, César Dip, y los senadores José Alperovich y Beatriz Mirkin prestaron sus votos al endeudamiento para el pago a los fondos buitres. Alperovich  y Mirkin, además, aprobaron los pliegos de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, los candidatos de Macri para cubrir las dos vacantes que había en la Corte.

Gallardo no es la única diputada por el peronismo tucumano, pero los demás pertenecen a las agrupaciones La Cámpora (conducida por Máximo Kirchner) y Kolina (de Alicia Kierchner)

Manzur calificó de "positiva" la relación que mantiene con la Casa Rosada, y la describió como un vínculo “de respeto, de coordinación, de trabajo en forma conjunta".

"Hay un objetivo claro que es trabajar en conjunto y de sumar. Ése es nuestro gran desafío: sumar desde el lugar donde está cada uno y aportar todo lo que está a nuestro alcance para que al Presidente le vaya bien", manifestó. El mandatario norteño cree que “así le irá bien al país”.

CUENTA NUEVA. En línea con su convicción de que el kirchnerismo “ya pasó”, el gobernador consideró que se está produciendo "un proceso de reestructuración que se está dando en todo el peronismo en Argentina", y habló de "convocar a los mejores hombres y mujeres para generar propuestas superadoras".

Las declaraciones de Manzur no fueron dichas a la pasada en un contacto fortuito con la prensa. El mandatario las escribió en un comunicado que envió a los medios. No obstante, no es la primera vez que dice lo que dijo: había anticipado su diagnóstico sobre el kirchnerismo la semana pasada en una entrevista con radio Mitre, del Grupo Clarín.

El Consejo Nacional del Partido Justicialista se reunirá el próximo jueves para analizar la posibilidad de que sus bancadas parlamentarias abandonen la denominación Frente para la Victoria y se alineen con la conducción partidaria. Es una instancia clave en el marco de una profunda crisis que sacude al peronismo desde la salida del poder, el 10 de diciembre pasado. La semana pasada fue profusa en novedades en este sentido: los diputados del peronismo más ortodoxo dejaron solos a los de extracción más claramente kirchnerista en la votación que terminó por habilitar el allanamiento de la charca del ex ministro Julio De Vido. En la misma tarde, seis diputados del Movimiento Evita limaron un poco más el bloque del Frente para la Victoria-PJ al pegar un portazo ruidoso en virtud de tratarse de una agrupación de pura cepa K. Y, también en esa jornada, se conoció la convocatoria al Consejo del partido y sus motivaciones.

Las tensiones al interior del FpV terminaron de estallar a partir del escándalo protagonizado por el ex secretario de Obras Públicas José López, detenido en el partido bonaerense de General Rodríguez cuando lanzaba valijas con nueve millones de dólares al interior de un convento. Manzur dijo este lunes que ese episodio le genera "muchísima tristeza, dolor e indignación".