02|10|2021

Operaciones y reproches en el Gobierno por la extradición de Arbizu

24 de junio de 2016

24 de junio de 2016

La confusa detención del ex Morgan que capitaneó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Y la molestia en el entorno de la canciller Malcorra por la dilación en la entrega del banquero.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, sorprendió el jueves a propios y ajenos con el flyer que difundió por redes sociales sobre la detención del ex banquero del JP Morgan Hernán Arbizu. Pero la sobreactuación respecto de una figura que no se había profugado y que había solicitado la extradición tiene un explicación. En el Gobierno se preguntan cómo el Ejecutivo le puso la firma al trámite, cuando la idea era que Arbizu continuara en el país, donde atravesó los últimos ochos años sin cambios en su favor y con sus causas congeladas en la Justicia. De hecho, el juez Luis Rodríguez cursó antes de la autorización del Ejecutivo una circular a todos los juzgados que tenían causas en las que Arbizu estaba involucrado, para sondear si lo precisaban en el país. El “no” fue rotundo. Había caído la primera barrera de retención del ex Morgan.

 

El segundo escollo fue la Cancillería. Como los abogados de Arbizu venían trabajando en la colaboración internacional hace por lo menos dos meses, en Estados Unidos ya se empezaban a preguntar por qué no habían extraditado al banquero. Fuentes de la Cancillería consignaron que Susana Malcorra empezó a considerar que la dilación en la entrega del arrepentido le jugaría en contra de sus pretensiones de conducir la Organización de Naciones Unidas (ONU). Es que, en el pedido de extradición de Arbizu, se presentó -tal como adelantó Letra P- un documento membretado y con la firma del fiscal del Distrito Sur de Nueva York. Un papel formal y que obligaba al Gobierno a salir de la pasividad y resolver sobre la cuestión de fondo.

 

Estas desinteligencias fueron las delicias de la oposición, que teoriza sobre la falta de muñeca política del macrismo en diferentes frentes. El problema radica en qué dirá en el exterior Arbizu sobre los clientes argentinos con dinero negro, sobre su relación y vínculo con el ahora ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay, y respecto de los manejos de los bancos internacionales de especulación.

 

@leandrorenou