X
La gobernadora Rosana Bertone agradeció el gesto de los gremios y habló de las gestiones para reactivar la actividad. Descargo ante la salida de estatales.
Redacción 02/02/2016 11:06

La gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, comenzó a darle un cierre al conflicto que congela la actividad petrolera en su provincia. Además, su jefe de Gabinete, Leonardo Gorbacz, se refirió a los despidos que tanto revuelo generaron y provocaron la renuncia del ministro de Trabajo, con apenas días en el cargo.

Al inicio de la semana, Bertone se reunió en Ushuaia con el secretario del Sindicato de Petróleo y Gas Privado, René Vergara, y agradeció “el esfuerzo” que los trabajadores hacen a la espera de que se reactive la actividad en el extremo sur del mundo.

Para informar las “distintas gestiones” con el Ministro de Energía de la Nación, Juan José Aranguren y autoridades de YPF, quienes ratificaron el compromiso que a partir del 20 de febrero se reanude la actividad fueguina, la mandataria reafirmó –una y otra vez– la intención para que el sector resurja de la mejor forma.

El secretario de Energía e Hidrocarburos, Omar Nogar, fue quien expresó la “urgencia” de un cambio en las políticas públicas más allá de la crisis internacional que golpea a todas las provincias petroleras. “Está el compromiso de que después del 20 de febrero se reactive el normal funcionamiento de los pozos de exploración en Tierra del Fuego”, afirmó el funcionario.

Vergara también agradeció las gestiones de la provincia, y hasta se animó a vaticinar un escenario favorable a finales del mes: “Más allá que los trabajadores estén cobrando normalmente, estamos acá porque queremos que nuestros compañeros vuelvan a trabajar, como corresponde”.   Según explicó, Bertone y su equipo les dio “tranquilidad” para “los 200 trabajadores que están en sus domicilios y para toda la provincia, ya que esto al reactivarse se vuelca a los comercios, a los negocios y estamos todos un poco más tranquilos”.  

Las justificaciones de los despidos

Letra P explicó la primera crisis que la Gobernación fueguina enfrentó. Daniel Rivarola, por entonces titular de Trabajo, decidió alejarse por lo que sucedía. El causa, según explicaron desde ATE, fue el despido de 250 talleristas, 800 trabajadores de la administración central y la reducción de sueldos, aplicando “medidas neoliberales” ya utilizadas en la provincia en la década del ´90.

“Lo único que hemos hecho en este tiempo es acabar con ciertos privilegios y con una serie de injusticias”, explicó Gorbacz en un extenso comunicado que difundió TDF.

“Nuestra provincia no presenta ninguna política de despidos masivos de trabajadores. Lo único que se está haciendo es revisar designaciones de la denominada planta transitoria política que fue incorporada como permanente por la gestión saliente en el último año. A tal punto que el personal cesanteado recibió asesoramiento en los locales partidarios de la ex gobernadora Ríos”, agregó.

“Lo único que hemos hecho en este tiempo es acabar con ciertos privilegios y con una serie de injusticias”, fue la frase más fuerte que utilizó.