Elecciones

Vidal: “No hay aparato que le gane a la vocación de cambio de la gente”

La candidata a gobernadora habla sobre los planes del PRO para la provincia de Buenos Aires y explica por qué el macrismo rechaza a Massa: “Su propuesta se desvirtuó”. Intendentes y campaña.

Apenas habían pasado pocos días desde las elecciones de 2013 cuando María Eugenia Vidal escuchó el pedido de su jefe político. El PRO había dejado desiertas las listas de la provincia de Buenos Aires y Mauricio Macri necesitaba construir, pensando en 2015, una candidatura con sello propio para la gobernación bonaerense. La vicejefa de Gobierno, nacida en la Ciudad pero residente en la provincia de Buenos Aires desde hace más de diez años, se puso la tarea al hombro.

 

Vidal se convirtió en una todoterreno del macrismo y lleva casi dos años caminando incansablemente la provincia para instalar su nombre en un territorio hostil, que concentra el 40 por ciento del padrón nacional y es pieza fundamental para cualquier candidatura nacional. 

 

Sin embargo, la vicejefa no descuida su sillón porteño. Funcionaria de máxima confianza de Macri, también se convirtió en la portavoz de la Ciudad cada vez que algún error de la administración le juega una mala pasada política al PRO. “Cuando uno gestiona tiene que dar la cara en los momentos difíciles. Para la cinta de inauguración estamos todos pero también hay que estar cuando la gente la está pasando mal, cuando hay inundaciones, un problema de inseguridad o de salud”, le dice a Letra P en su despacho de la nueva sede del Gobierno porteño, en Parque Patricios. 

 

-¿Cómo ven desde el PRO este proceso de abandonos que viene sufriendo Sergio Massa?

 

-Nosotros hemos construido siempre nuestro camino sin mirar demasiado lo que hace el de al lado. Respetamos lo que el Frente Renovador hizo y en su momento apoyamos la decisión de Massa de presentarse en la provincia para frenar la re-reelección de la Presidenta, pero desde hace mucho tiempo tomamos caminos distintos.

 

-¿Por qué el PRO pudo trabajar con Massa en 2013 y ahora no?

 

-Siento que se desvirtuó lo que Massa intentó proponer en ese momento. Por un lado creo que el objetivo por el cual fuimos juntos se cumplió. Hoy el tema de la re-reelección no está en juego. Lo que pasa es que en la Argentina las cosas pasan tan rápido a veces que nos olvidamos.  Pero en ese momento se discutía eso. La cantidad de diputados nacionales que entraba por la provincia definía si Cristina tenía los votos para reformar la Constitución, así que era muy importante la decisión que tomáramos. Podíamos haber ido con una boleta propia y hacer que Massa perdiera o entender que había un objetivo mayor y resignar nuestras candidaturas. Eso fue lo que hicimos.

 

-¿A qué se refiere con que se desvirtuó?

 

-Porque en ese momento era un grupo de intendentes quería hacer algo distinto. Después obviamente Raúl Othacehé no representa eso. Tampoco Alberto Fernández ni Juanjo Alvarez. La mejor muestra de eso es que están volviendo todos al kirchnerismo. Nosotros seguimos siendo un espacio abierto. Hoy somos PRO más Unión Cívica Radical, más Coalición Cívica, más vecinalismos.  

 

-¿El PRO no podría haber aprovechado de otra forma la huida de dirigentes del Frente Renovador?

 

-No creo esto de que porque sumás dirigentes, sumás votos. Los votos son siempre de los vecinos. Y los que eligen son ellos.

 

-Pero sumaron a la UCR.

 

-Ahí se trata más de que en una misma vereda estemos aquellos que expresamos el cambio, que quede claro que tenemos los mismo valores. Queremos un cambio cultura, más profundo. La política que viene es distinta y por eso estamos conformando un mismo frente.

 

-¿Cuál es su principal crítica a la gestión de Daniel Scioli?

 

-Los problemas los definen los vecinos. La inseguridad es el número uno. Cuando sentís que tu familia está en riesgo y que en cualquier momento te puede tocar a vos, ese problema está en primer lugar. Después viene la educación pública. También tenemos vecinos sin cloacas, después de más de 25 años en los que han gobernador los mismos, con períodos de crecimiento enormes. Hay cosas que no tienen justificación.

 

-¿Cómo se hace para gobernar una provincia que está tan sujeta la Nación con el tema de los recursos?

 

-Primero porque hay que cambiar una relación de subordinación de la provincia a la nación a un trabajo en equipo. Es lo que vamos a hacer cuando Mauricio sea presidente y yo gobernadora. En ese sentido creo que va a haber un antes y un después para la provincia.

 

-¿Cómo se gobierna sin el apoyo de los intendentes de los municipios más grandes?

 

-Los intendentes han sido quienes han puesto el cuerpo muchas veces, quienes están en las inundaciones sin ser responsables de la falta de obras de infraestructura hidráulica. Los que ponen la cara a la inseguridad aunque no manejan la policía, quienes están frente a los vecinos cuando hay un problema grave y la provincia no aparece. Hacen más de lo que les corresponde como intendentes frente a la ausencia del gobierno provincial.

 

-¿Qué pasa si los municipios con más peso quedan en manos del peronismo?

 

-En el PRO estamos acostumbrados a dialogar. Como ministra de Desarrollo Social de la Ciudad tuve diálogo con todos los líderes de las corrientes piqueteras, que no pensaban como yo, que venían de un lugar político muy distinto y sin embargo el diálogo fue permanente, con acuerdos y desacuerdos.

 

-Si llega a ser gobernadora y Macri presidente, ¿discutiría la coparticipación?

 

-Creo que hay que rediscutir el tema del fondo del conurbano. La coparticipación siempre es una trampa porque en realidad estás planteando a qué provincia le vas a sacar para que Buenos Aires tenga más. Creo que hay que dar batalla en el fondo del conurbano, que fue pensado para la provincia y está congelado en 650 millones desde medianos de los ´90.

 

-Jaime Linares criticó en una entrevista la modalidad del PRO de enviar mails a los vecinos preguntando cuáles son los problemas y decía que el PRO cree que gobernar la provincia es igual a la Ciudad.

 

-La provincia no es igual a la Ciudad, claramente. Me parece que esa crítica tiene que ver con una mirada de la vieja política, del político que cree que sabe todo y que no le tiene que preguntar al vecino. Yo creo que la provincia y la Argentina que vienen son con un equipo de gobierno que incluye al vecino. No podés hacer política detrás de un escritorio.

 

-¿Cómo ve la candidatura presidencial de Macri?

 

-Creciendo. Como dice Mauricio, no crece una candidatura en términos personales sino que crece la idea de cambio.

 

-Si Massa bajara su candidatura presidencial, ¿a quién beneficia?

 

-Pienso que el voto no es de nadie, es del vecino.

 

-En la provincia ¿no pesa cómo juegan los intendentes?

 

-No creo en la construcción de votos por cantidad de dirigentes, sino en el voto que se busca casa por casa, sin intermediarios. No hay aparato que gane a la vocación de cambio de la gente.

 

-Las encuestan muestran un repunte del kirchnerismo en las encuestas y el  25 de mayo se vio un gran apoyo a la Presidenta  ¿El Gobierno logró revertir un humor social negativo?

 

-Yo nunca pensé que este gobierno estaba débil, con lo cual no me sorprendí. Hay un sector de los argentinos que piensa que este modelo está bien y va a apoyar la continuidad. Pero también pienso que la inmensa mayoría va a apoyar el cambio.

 

-El vicepresidente de la  UIA, Juan Carlos Sacco dijo que Macri y Scioli son parecidos que los dos saben que hay que hacer un ajuste, ¿qué opinión le merece?

 

-Si uno mira la política educativa Macri en los últimos ocho años, ve que la Ciudad es el único distrito en el que las familias eligen más la educación pública que la privada. Si ves las escuelas de la provincia no podés creer cómo están. Si mirás la política de salud, más de la mitad de los pacientes que se atienden en la Ciudad son de la provincia de Buenos Aires, mientras que los hospitales bonaerenses no tienen insumos, ni personal. El Banco Ciudad es el primero en el país en préstamos hipotecarios: de cada 100 pesos que presta, 17 son para que las familias tengan su primera vivienda. Y el Banco Provincia, son tres de cada 100. Donde lo quieras mirar, se notan las diferencias. A eso se suma una política de transporte como la del Metrobus, que se tiene que extender a la provincia de Buenos Aires.

 

-En Vicente López se está haciendo pero las obras están mal hechas, los colectivos no entran en las plataformas.

 

-Cada vez que hicimos un Metrobus se intentó instalar polémica. Me acuerdo la discusión de los árboles de la 9 de julio. En pocas semanas se va a inaugurar y va a cambiar la dinámica de transporte para los vecinos.

 

-Usted mencionaba el tema de los créditos hipotecarios, pero la política de vivienda es uno de los puntos débiles de la gestión en la Ciudad.

 

-El tema habitacional, como el del narcotráfico, no son problemas que pueda resolver un gobernador. Son problemas a resolver en equipo con el gobierno nacional. De nada te sirve mandar a tu policía a buscar las cocinas de droga a las villas si por las fronteras siguen entrando toneladas. Vos podes tener una política hipotecaria eficiente pero si no hay una política general a nivel nacional, no sirve. En la ciudad de Buenos Aires eso se agrava porque es una ciudad que atrae a mucha gente a que venga a instalarse.

 

-Pero el presupuesto destinado a vivienda bajó en los últimos años.

 

-La Ciudad se hizo cargo con sus propios recursos del subte y de la Policía Metropolitana. Esa incorporación de dos funciones que no tenía, hace que todo lo demás en términos relativos haya bajado. Hay funciones nuevas dentro del reparto de la misma torta.

 

-¿La política habitacional no se podría resolver con una ley de alquileres?

 

-Nosotros sacamos un programa que se llama “Alquilar se puede”, con el que justamente damos a través del Banco Ciudad y del Instituto de la Vivienda, no sólo la garantía, sino también un adelanto para poder pagar las comisiones, y gastos inmobiliarios.

 

-Pero en la Ciudad hay más de 200 mil viviendas vacías.

 

-El problema habitacional de la Ciudad se resuelve  generando un crédito hipotecario masivo a nivel nacional con tasa subsidiada y con subsidios para un sector de la población que haga que cada uno pueda elegir donde vivir y pagarlo con su esfuerzo. Esa fue la historia de nuestros abuelos, de nuestros padres y eso hoy en la Argentina se perdió. No creo que forzando a que las viviendas vacías se ocupen se vaya a resolver el problema.

 

-¿El PRO quiere exportar el modelo de la Ciudad?

 

-No, porque cada lugar tiene sus particularidades. Lo que se puede replicar en toda la Argentina es la idea de armar equipos y gobernar de una manera cercana del vecino. Eso sí es exportable.

 

-¿Quién le gustaría que la acompañe en la fórmula para la gobernación? ¿Podría ser un radical, para cristalizar el acuerdo? También se habló de Fernando Niembro.

 

-Todavía no lo definimos, prefiero no hablar de nombres porque me parece un manoseo innecesario. Voy a priorizar una forma de trabajar. Yo he sido vice y creo que es muy importante que entre quien gobierna y su vice, haya una confluencia de valores para que después no pasen las cosas que vimos en otros espacios. Mauricio siempre eligió como vice a personas con las que tenía una mirada en común, por eso no tuvo problemas.

 

El presidente Javier Milei.
Margarita Stolbizer, diputada de HCF. Autora de un proyecto para juzgar en ausencia, que se aplicaría en el caso  AMIA. 

También te puede interesar