X

Urtubey aplastó a Romero en las PASO y el kirchnerismo se anotó la primera victoria electoral del año

Por Gabriela Pepe (desde Salta).- El gobernador le sacó casi quince puntos al ex mandatario provincial. El Gobierno lo celebró como un triunfo sobre Sergio Massa y Mauricio Macri. En la capital salteña perdió el candidato del PRO. Romero denunció fraude.
Redacción 12/04/2015 20:09

El gobernador Juan Manuel Urtubey consiguió una aplastante victoria frente a Juan Carlos Romero en las primarias salteñas y el kirchnerismo se anotó el primer gran triunfo electoral del año. El gobernador obtuvo casi el 48 por ciento de los votos, casi 15 puntos más que su rival. Los presidenciables Daniel Scioi, Florencio Randazzo, Agustín Rossi, Sergio Urribarri y Aníbal Fernández volaron a Salta para participar de la foto ganadora. El ex gobernador denunció fraude.

“Gracias a todos los que dijeron que Salta no vuelve atrás”, cerró eufórico el gobernador desde el escenario del búnker ubicado en el hotel Provincial Plaza, donde celebró su victoria, acompañado por su compañero de fórmula, Miguel Isa, gobernadores y ministros del Gobierno nacional. El oficialismo había planteado la campaña en la previa como una batalla contra el pasado, simbolizado por el gobernador Romero. “Nuestra amada Salta estaba tan lejos del futuro como del pasado”, afirmó Urtubey.

Aunque en la previa se especulaba con un triunfo oficialista, la diferencia fue mucho más abultada de lo previsto. El gobernador contaba el sábado con obtener un margen de entre 11 a 14 puntos, aunque prefería hablar, con cautela, de siete u ocho. Entre los dirigentes oficialistas también reinaba el optimismo. “Ganamos tranquilos, por más de cinco puntos”, decía un operador. Pero los números finales superaron todas las expectativas.

Desde el cierre de la votación, el búnker de Urtubey se fue colmando de dirigentes oficialistas. Desde Buenos Aires volaron en un mismo avión los funcionarios nacionales, que se encargaron de adjudicarle al kirchnerismo el triunfo de Urtubey. “Fue un triunfo contundente, vinculado a las políticas nacionales”, dijo el ministro Randazzo. En la misma línea se expresó Rossi. Por su parte el gobernador Scioli, que llegó desde Jujuy con el gobernador y presidente del PJ, Eduardo Fellner, adjudicó el triunfo a la decisión de los salteños de “no perder los avances y las transformaciones que se llevaron a cabo estos años”. El gobernador también remarcó su pertenencia al “proyecto colectivo” de quienes forman parte del Gobierno nacional, aunque hizo mayor hincapié en el peso del PJ y los gobernadores que lo acompañaron. “Esperamos seguir transformando la Argentina”, agregó. En el hotel Provincial también estuvieron el diputado nacional Pablo Kosiner, el embajador Ginés González García, la senadora María Laura Leguizamón y el diputado y precandidato a gobernador de Mendoza, Guillermo Carmona, entre otros.

Urtubey contó, además, que habló varias veces durante el día con Cristina Fernández de Kirchner, que llamó para felicitar “al pueblo salteño” por su decisión. El lunes por la tarde el gobernador viajará a Buenos Aires, donde será recibido por la Presidenta.

Por su parte, el ex gobernador Romero esperó los resultados desde el búnker ubicado en el hotel Alejandro I, apenas a cuatro cuadras del comando del gobernador. Cerca de las siete de la tarde, cuando se empezaron a conocer los primeros resultados, el enorme salón del primero piso del hotel estaba casi vacío aunque algunos operadores ya adelantaban que el ex gobernador denunciaría irregularidades en el proceso electoral, algo que hizo al final de la jornada. “Las máquinas están precargadas para que la gente vote a Urtubey”, afirmaba un dirigente. Sin embargo, la secretaria del Tribunal Electoral de Salta, Teresa Ovejero, había explicado los mecanismos de seguridad del sistema de voto electrónico, que permite un doble control de los sufragios. “En las últimas elecciones tuvimos un margen de cero por ciento de error”, explicó el domingo por la mañana. Aunque en las enormes pantallas no se transmitían los resultados electorales, los operadores romeristas desconfiaban de los números oficiales. “Nosotros estamos ganando por nueve o diez puntos en la capital. No puede ser que ellos tengan quince puntos de diferencia”, decían en el entorno del ex gobernador.

Pese a las sospechas, para el cierre del día en el búnker de Romero estaba prevista la presentación de una banda de covers de funk y música disco sobre un escenario montado especialmente para la ocasión. “El camino hacia el cambio recién empieza. Si perdemos igual vamos a celebrar”, aseguraba una organizadora del show.

Para esa hora ya estaba en duda la presencia en el búnker de Sergio Massa, quien tenía previsto viajar para posar en la foto junto a Romero y a su candidato a intendente de Salta, Gustavo Sáenz. Sin embargo, a medida que se fueron conociendo los resultados y la diferencia abrumadora en favor de Urtubey, el líder del Frente Renovador decidió no volar y recibir a Sáenz el lunes por la tarde en Tigre.

“El gobierno hizo un fraude bochornoso”, denunció Romero pasadas las 21, acompañado por su compañero de fórmula, Alfredo Olmedo. El ex gobernador prometió denunciar el escrutinio y las elecciones en la Justicia. Por su parte, Urtubey respondió que “es lamentable que se sigan utilizando esas prácticas, pero la gente no se deja llevar de las narices”, en relación a la denuncia.

Derrota de Macri en la ciudad

En la capital salteña la disputa entre candidatos fue muy pareja. Para sorpresa del oficialismo, el más votado fue Javier David, con casi 23 por ciento de los votos. Pero la disputa más fuerte estuvo en el frente encabezado por Romero, donde el delfín de Massa, Gustavo Sáenz, se impuso frente al candidato apoyado por Mauricio Macri, Guillermo Durand Cornejo. Aunque la diferencia fue inferior a un punto (22,43 a 21,77) el Frente Renovador se anotó un triunfo frente al PRO, que tuvo una derrota sorpresiva ya que en la previa se especulaba con un triunfo de Durand Cornejo. La fuerza más votada en la ciudad fue el romerismo.

Con los candidatos a presidente muy activos durante la campaña, la elección salteña se nacionalizó y se convirtió una primera muestra de lo que puede ser la disputa por la Presidencia. Aunque aún resta saber qué pasará en las elecciones generales del 17 de mayo un triunfo tan amplio marca que será muy difícil una modificación drástica en el resultado.