Charlas de café

¿Tandil tiene un candidato bendito?

Es una idea que comenzó como una humorada y hasta casi un chiste fácil: a cada lugar que va, nunca falta quien le exprese su deseo de verlo comandando la ciudad en la que nació y se crió. Al principio esos piropos eran solamente chascarrillos; pero en este último tiempo aquello fue mutando hasta convertirse en una posibilidad concreta que el apuntado ya no miraría solamente de reojo.

“Este tipo no es diputado, más bien parece que trabaja de concejal de Tandil, porque se la pasa realizando proyectos para allá”, acusó por lo bajo un senador, mitad en broma y mitad en serio. Es que, dejando de lado sus iniciativas de índole provincial -su lucha por la inhabilitación de licencias de conducir en casos graves y una lista importante de recursos de amparo para que el ministro de Infraestructura Alejandro Arlía mejore o al menos emparche las rutas, entre otros proyectos-, el “abogado del pueblo”, como lo han apodado hace años, ha puesto mucho empeño en llevar a la práctica una serie de obras que tocan de cerca al lugar que lo vio nacer.

 

Y esa nostálgica pasión por sus raíces lo motivó a comprometerse casi como tarea obligada con su ciudad: expresó “un enérgico apoyo” a los vecinos de los partidos de Tandil y Ayacucho en la convocatoria que están llevando adelante a través del grupo “Víctimas de la Ruta 74”; pidió que Educación informe con detalle fechas y montos depositados durante el año pasado a los prestadores del servicio de transporte escolar rural correspondientes a la ciudad de Tandil; e impulsó dos proyectos, uno de declaración por la cuestión del agua potable para “La Elena”, también en aquella ciudad, y otro de resolución, para exigirle al gobierno provincial que tome cartas en el asunto en la búsqueda del vecino tandilense desaparecido, Abel Barbero, de 77 años. Esos son algunos ejemplos.

 

Hasta ahí, todo normal. La cuestión es que tanto chiste en torno a su trabajo “localista”, habría hecho activar en su entorno el motor de una entusiasta posible candidatura a la intendencia; algo que se estaría analizando seriamente.

 

Su ingreso a la política data de hace poco más de un par de años, previo a las elecciones de 2011, de la mano de aquella extraña fusión entre De Narváez y Alfonsín. Hoy, ya con varios kilómetros recorridos, respaldados por su simpática Agrupación La Bendita y sus divertidas exposiciones mediáticas, en donde es consultado –por su condición de abogado con trayectoria- sobre las cuestiones legales en los casos que toman conocimiento público.

 

“Considero que se puede hacer política sólo con acciones. Uno es quien es por sus hechos, no por sus palabras”, aclara Mauricio D´Alessandro en el CV de su página. Y hoy, cuando aún restan varios meses para las elecciones de 2015, lo que hasta ayer parecía utópico, por estos días no lo es tanto, afirman quienes rodean al diputado.

 

¿El juez de La Corte se animará a impartir justicia en Tandil y disputarle la intendencia al radical Miguel Lunghi?

 

Las Más Leídas

También te puede interesar